Recital

Tres olimareños que se imponen en la capital

Pepe Guerra & Copla Alta estarán el martes en el Auditorio

Nestor Moreno y Alejandro Silvera de Copla Alta junto a Pepe Guerra
Nestor Moreno, Pepe Guerra y Alejandro Silvera con el cancionero uruguayo en el Sodre. Foto: Darwin Borrelli

La química se nota. Será porque los une el origen y el folklore, pero hay energía campechana, amiguera. Pepe Guerra, que ya anda en los 74 años, es como el sabio para la juventud de Néstor Moreno y Alejandro Silvera (el dúo de Copla Alta), que parece que se van enterando en la entrevista de algunas anécdotas del referente, porque escuchan atentos.

“Yo no sé a quién se le ocurrió esto”, dice Guerra con humor cuando piensa en que está compartiendo escenario con Copla Alta, pero agrega, “fue un acierto juntarnos” y dice que de ellos aprende las “mañas de gurises”. Le cuesta evitar la broma y todos se ríen.

Tocar juntos fue una decisión que se dio naturalmente para este grupo que se encontraba seguido en los festivales del interior, además, en 2013, el dúo abrió un show de Pepe Guerra en el Sodre y él participó en dos canciones de Ahí nomás, el disco por el que se llevaron el Graffiti 2017 a Mejor álbum de folklore. Varios antecedentes, incluida una gira juntos por el interior desde octubre del año pasado, los trae al recital que darán el martes en la sala Eduardo Fabini del Auditorio Adela Reta, a las 21.00.

“Venimos recorriendo todos los festivales, tocando en el interior y la verdad que la pasamos bien. Nosotros por lo menos, él capaz la sufre un poco”, cuenta Silvera y agrega: “Nosotros tratamos de estar atentos la mayor parte del tiempo, de pescar lo más que podemos”.

Pepe Guerra y Copla Alta
"Vivian", Copla Alta con Pepe Guerra

Guerra dice que lo que más le gusta es la “nueva experiencia tímbrica. Las voces de ellos, frescas, nuevas y la voz vieja mía, cascada”. Cree que eso de la colaboración entre artistas es algo de ahora, que antes era más difícil, que no existía. Entonces Moreno le recuerda cuando Jorge Cafrune invitó a Los Olimareños a girar con él, “pero eso porque el ‘el turco’ era muy especial”, remata Guerra, y admite que con él aprendió un poco a controlar el miedo y la vergüenza que sentía antes de salir al escenario. “Yo antes de los nervios me ponía afónico”, confiesa.

Los tres, además de la música, comparten el origen, vienen de las cercanías del Olimar. Copla Alta de Santa Clara y Pepe Guerra de la ciudad de Treinta y Tres. Los tres dicen que al folklore llegaron porque no quedaba otra: “Es mucho más difícil que en un pueblo del interior haya una banda de rock. Generalmente te vas pa’ la milonga. porque te levantás y ves alambrado, campo, gente a caballo, olor a bosta. Te marca. En todo. Hasta en el hablar”, explica Guerra.

También dice que su niñez estuvo marcada por lo natural, pero que además en Treinta y Tres por aquella época había de donde absorber la cultura. “Había tres teatros independientes, Yupanqui había vivido ahí, había estado Unamuno. Treinta y Tres era una cosa rara. De ahí uno mamó mucho, también de gente como Rubén Lena, Victor Lima”. Le gusta recordar que la primera vez que cantó en público fue en una fiesta de fin de año de la escuela, “Luna tucumana”, de Yupanqui.

Sobre mudarse a la capital, todos admiten que no era cosa fácil pero Guerra cree que para las nuevas generaciones hay algo diferente, porque en su época venía con “una mochila cargada de canciones que no existían acá. Acá cantaban ‘Uruguayos campeones’ y entre unos cuantos poetas y cantores nos pusimos de acuerdo sin querer en hacer un cancionero que ahora está impuesto”, ese que ahora se proponen hacer frente al público de la capital.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º