ENTREVISTA

"El tren de los sueños": Así será la despedida de Contrafarsa en el Antel Arena

El viernes 5 de marzo, la murga Contrafarsa llegará al Antel Arena para presentar la décima y última función de "El tren de los sueños"

Contrafarsa en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Estefanía Leal.
Contrafarsa en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Estefanía Leal.

La resurrección de El tren de los sueños, el histórico espectáculo que la murga Contrafarsa ganó el concurso de carnaval del año 2000, se prepara para llegar a su última estación. Tras la seguidilla de nueve presentaciones agotadas en el Auditorio Nacional del Sodre —en realidad eran tres, pero la pandemia obligó a repartir los recitales—, el reencuentro de la murga nacida en el barrio Sayago está lista para su décima y última actuación.

En esta ocasión, el contexto será bastante distinto al que definió aquellos shows de noviembre. Es verdad que el aforo al 30% y el uso de tapabocas durante toda la función se mantiene, pero las circunstancias cambian. En vez de volver al escenario que fue sede de su regreso —y en el que ya se sentían cómodos—, la murga apostó por un cambio significativo y se animó al Antel Arena, el estadio cerrado más grande de Uruguay.

“Es una forma muy digna de despedirnos”, asegura a El País Carlos Melgarejo, uno de los miembros del conjunto que dejó de salir en carnaval en 2006. “La apuesta es por un lugar que ha generado controversia, pero que es maravilloso y de primer mundo”. El espectáculo que presentarán este viernes a las 21.00 (entradas en Tickantel) marcará la segunda vez en la corta historia del recinto inaugurado en 2018 en que una murga es la única protagonista de la noche —la primera fue Araca la Cana, en 2019—, así que esta será una fecha bastante especial.

Pero hay más. Además de presentar la última función de El tren de los sueños y de llevar a la murga al Antel Arena, el show de Contrafarsa carga con una energía aún más significativa. “Esta presentación surgió por la suspensión del carnaval”, resume Melgarejo. “Es una forma de que los de nuestra barra que no tuvieron carnaval pudieran tener un ingreso que se perdió por otro lado, y de regalarle un espectáculo al público carnavalero”.

Edú “Pitufo” Lombardo, quien supo dirigir el conjunto durante años, coincide con la visión de Melgarejo. “Sentir que nos estamos presentando en la fecha de carnaval, nos genera algo especial”, explica. “Nos llega de otra forma y al público también”.

Es por eso que la noche del viernes estará acompañada de una emoción aún mayor de la que se vivió en las nueve funciones del Auditorio Nacional del Sodre, que se convirtió en el más convocante del 2020. “Queremos que el público reciba un poco de carnaval y que se lo pueda llevar a su casa”, comenta Melgarejo.

Contrafarsa en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Pata Torres.
Contrafarsa en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Pata Torres.

Además de volver a sentir el ambiente de un tablado durante poco más de 90 minutos, los asistentes también se podrán llevar el disco doble El tren de los sueños 20 años, grabado durante una de la seguidilla de shows en el Sodre (ver recuadro). “Es una invitación más para tener un recuerdo de la murga para el día en que ya no haya forma de verla en vivo”.

Y justamente es el registro discográfico y audiovisual lo que permitió que su repertorio resista el paso del tiempo, e incluso los acercara a nuevas generaciones. “Me han llegado mensajes de adolescentes que dicen que crecieron escuchando a la murga, pero que nunca la habían visto en vivo”, dice Melgarejo. “Eso ayuda a que las generaciones nuevas tomen a Contrafarsa como referencia, así como nosotros teníamos como ejemplo a murgas de antaño”.

El secreto está en la vigencia de sus letras. Basta con volver a escuchar el cuplé “Hiperestación” para comprobarlo. Detrás de los chistes de Marcel Keoroglian sobre las novedades de la época —una computadora Windows 98 y una Pentium con escáner— se esconde una dura crítica a la sociedad de consumo. “Productos que te prometen días felices, / Que se consumen en un segundo, / Irónica carcajada registrada, / Supermentira para este mundo”, canta la murga sobre la melodía de “Milonga de pelo largo”.

“Todos los cuplés tienen algo que ancla en el futuro”, le dijo Gabriel Melgarejo, otra de las figuras de Contrafarsa, en agosto. “Fuimos una murga que dijo cosas que tal vez no fueron de llegada inmediata, porque tenía esa proyección de plantear las cosas por otro lado”.

Y esa es la clave de la vigencia de Contrafarsa. Quienes concurran al show del Antel Arena se van a encontrar con la estación “La nada”, un cuplé originalmente estrenado en 2003 bajo el título “El presidente”, que se adapta muy bien al hilo conductor de El tren de los sueños.

Lo que empieza con la imagen de una ciudad vacía —que se resignifica en época de pandemia— se termina convirtiendo en un crudo relato de un país que sufría las secuelas de la crisis desatada el año anterior. Basta con concentrase en la letra para encontrar varios puentes con el Uruguay del 2021. “Es muy conmovedor”, relata Lombardo. “Cuando lo presentamos en el Sodre se generó un momento muy especial. Hay algo flotando en el aire que es muy difícil de definir”, comenta.

un repaso al espectáculo

"El tren de los sueños 20 años"

Si bien la excusa de estas vuelta fue la celebración de los 20 años de El tren de los sueños, el espectáculo —dividido en dos partes— incluye un repaso por las presentaciones, cuplés y despedidas más memorables de la historia del conjunto.

El primer acto está centrado en una reinvención de aquel espectáculo del año 2000. Además de la actuación completa, se agrega el ya mencionado cuplé “El presidente” y el segmento “Estación 40”, protagonizado por Luciano Supervielle. Partiendo de un sample de la retirada de Un barrio de película (2002), el músico de Bajofondo logra un emotivo homenaje a los 40 años de la murga.

Luciano Supervielle en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Estefanía Leal.
Luciano Supervielle en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Estefanía Leal.

El segundo acto incluye la vuelta de la bellísima presentación del 2003 (“Remonta, la madrugada un viento frío del sur...”), el cuplé del “Pastor Martínez” y el de “Las chusmetas”, el más icónico de su historia. Junto a Alejandro Balbis como invitado, el grupo ofrece una hilarante mirada a una postal clásica que está en peligro de extinción:las chusmas del barrio.

Sobre el final, la cantante Mariana Ingold sube al escenario para cantar “Locura de murga” (1993) junto al conjunto, a quien se le suma el exministro de Economía, Álvaro García, quien supo ser letrista de Contrafarsa. “Murga, no te apartes nunca, / Nunca de mi lado, / Murga, / No bajes nunca del tablado”, dice la letra.

Será la despedida perfecta para un conjunto que se despide de los escenarios mientras celebra su legado. La de este viernes es la última oportunidad de subirse al Tren de los sueños y dejarse llevar por la alegría del carnaval. Luego habrá que conformarse con los discos.

Quienes compren su entrada para la despedida de Contrafarsa en el Antel Arena tendrán la posibilidad de comprar el disco doble El tren de los sueños 20 años con un 25% de descuento del precio que se verá en disquerías (o sea, 450 pesos en vez de 600), el cual se sumará al costo de la entrada elegida. El álbum, editado por Ayuí Discos, registra la actuación completa de uno de los nueve shows del Auditorio Nacional del Sodre y es una buena forma de atesorar de el reencuentro de la murga. “Estoy sumamente conforme con el resultado”, le dice Edú “Pitufo” Lombardo a El País. “Está grabado con la exigencia de la puesta en escena. Más allá de que nos estamos moviendo y alejándonos del micro por la puesta, suena muy bien afinado y es una maravilla. Capta la magia de lo que pasó ese día”.

En Spotify ya se pueden escuchar dos adelantos: la presentación del año 2000 y la del 2003.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados