Música

Trap, Donald Trump y fascinación distópica: así es lo nuevo de Justin Timberlake

El cantante lanzó el segundo corte de su nuevo disco, con un correspondiente y llamativo videoclip

Justin Timberlake
"Supplies", lo nuevo de Justin Timberlake

Fue un N'Sync, le rompió el corpiño a Janet Jackson en el Super Bowl, compatibilizó su carrera solista musical con el cine, está hace más de 10 años en pareja con la actriz Jessica Biel, es requerido por la prensa estadounidense y reconocido por su talento, ha ganado premios y ha estado nominado para los Oscar y los Globos de Oro, por la canción "Can't Stop the Feeling!" de la película Trolls. Al rubio de Memphis le ha ido bien y lo sabe.

¿Será por eso que sigue apostando exageradamente, porque sabe que puede hacer lo que quiera? Hoy, los interesados de la música están hablando de su última canción, "Supplies", y el correspondiente videoclip, adelanto del disco que editará en febrero, Man of the Woods. Y la pregunta que surge básicamente es: ¿qué le pasa a Justin Timberlake?

"Supplies" es desconcertante. En colaboración con Pharrell Williams (como el resto del álbum), este tema que para Timberlake está basado en una melodía country según explica en un EPK, mezcla elementos del trap con lo que podría ser una guitarra con efectos o un sitar —en cualquier caso, un instrumento de cuerda acústico— que hace pensar incluso en "Despacito", y un molesto "prrr" que está siempre presente. Los "ohh ohhh" bien graves evocan el "Uptown Funk" de Bruno Mars y Mark Ronson, lo que enfatiza aún más esa impronta negra que tiene la canción.

Toda esa masa de información a la que se suma la voz con efectos de Timberlake, de golpe se corta con un intermedio más discotequero que recuerda a aquel muchachito de N'Sync, y a toda esa cosa pop que tan bien ha sabido manejar en su carrera; intermedio que vuelve a un beat pesado.

En el fondo, esta es una canción de amor (¿a una pareja? ¿al prójimo? ¿a cada uno?) y de salvación, más bien de promesa de salvación —el típico "estoy acá y tengo para darte todo lo que necesitás"— y con otra instrumentación y otra estética, sería una balada de lo más romántica o una joyita pop que nos haría bailar a todos.

Sin embargo, cambia por el videoclip, dirigido por Dave Meyers, el aliado de Kendrick Lamar para sus comentados "HUMBLE" y "LOYALTY". Hay de hecho pequeños puntos de contacto con esos dos visuales —el fuego, la chica sexy o los autos, a modo general, y cosas más concretas como la masa vestida de negro y moviéndose al compás (que está en "HUMBLE" y está acá también), o el suelo que o absorbe a la gente o la deja salir (en el final de "LOYALTY" y en el de de este visual)—.

Eso, el trap, los ribetes hiphoperos y hasta que esté Pharrell Williams alimentan la idea de que este es Timberlake poniéndose negro, y con ganas de atender los temas de agenda. Porque al final, eso es lo que con un exceso de recursos y de presupuesto, hay en el video: una referencia a la crisis humanitaria, la lucha feminista, el racismo, la presidencia de Donald Trump, los escándalos alrededor de Harvey Weinstein y Kevin Spacey... Un terremoto que deriva en un mundo distópico con guiños cinematográficos, desde El precio del mañana protagonizada por el propio cantante, a La noche de la expiación y hasta Mad Max, sobre tres distopías.

Eso a la vez es un guiño a la sociedad actual, que parece ávida de historias distópicas (¿porque cada vez son menos imposibles?) según reflejan los éxitos de las series The Handmaid's Tale y Black Mirror en el mundoA esta última no sólo se hacen referencias visuales aquí sino en el anterior lanzamiento de Timberlake, "Filthy", con mucha más claridad.

Con todo esto, ¿cuál es la moraleja de la canción, teniendo en cuenta la letra romántica aplicada a un video tan apocalíptico? ¿Que el amor va a salvar a la humanidad? ¿Que es la única alternativa? ¿Qué él es nuestro salvador? Y en todo caso, ¿era necesario tanto de todo para dejar ese mensaje?

Man of the Woods, el nuevo disco de Timberlake, saldrá el 3 de febrero y a juzgar por los dos adelantos y el EPK mostrado, habrá de todo. Según el cantante, se trata de abrazar a sus orígenes pero mezclándolos con lo contemporáneo, con quién es él ahora: eso, asegura, es la vida misma.

Habrá que ver qué tan armado quedará ese concepto en el nuevo repertorio. Por lo pronto, "Supplies" como canción en sí misma deja gusto a poco, y entrevera todo con un video delirante. Tal vez en el contexto del Timberlake 2018 cobre un nuevo significado, pero por ahora parece difícil encontrarle algún sentido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)