MÚSICA

Traer los ochenta hasta el presente

Desayuno Continental presenta disco este sábado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desayuno Continental. Foto: Marcelo Bonjour

Cruce curioso entre el rock de los ochenta, el punk y el post punk, una veta pop más cercana a bandas argentinas del tipo Estelares e historias llevadas a la ficción con humor: en ese llamativo terreno y variado terreno, se mueve Desayuno Continental, banda uruguaya que este sábado presentará su ópera prima.

Todas las mentiras que querías escuchar se llama este primer trabajo que será estrenado en la sala grande del Cine Universitario a las 22:00, en el marco del ciclo de conciertos que devendrá en el documental Montefrío, de Jhona Lemole. Las entradas cuestan 150 pesos.

Detrás de las canciones de Todas las mentiras que querías escuchar, que fue grabado, mezclado y coproducido por Orlando Fernández, está Santiago Pepe, que hasta 2009 había tenido con Inti Piccioli y Matías Brum (hoy involucrados en esta nueva banda) otro proyecto, que se terminó y lo hizo alejarse de la música. En esa distancia Pepe se encontró haciendo canciones y tocándolas solo, y supo que tenía que volver a reunirse con músicos.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Al principio empecé a escribirle a gente que no me conocía, y fue redifícil armar la banda", reconoce hoy el cantante y tecladista de Desayuno Continental, melómano desde pequeño, pero un tanto aislado en cuanto a su pertenencia a un circuito. "Pero entre Inti y yo fuimos reclutando gente", dice.

"Yo hacía canciones minimalistas, y me imaginaba que iban a ser historias contadas con un estilo post punk", cuenta sobre la idea que tenía cuando empezó a formar este proyecto, que hoy está enmarcado en Esquizodelia, aunque en la estética sonora se diferencia bastante del colectivo.

Al final el disco fue tomando una impronta más pop, pero está buenísimo y es de los lanzamientos más interesantes del año a nivel nacional, no sólo por el sonido sino por las letras, que es una prioridad para Pepe.

"Quiero que haya una especie de tono común. Hay ironía pero no es abiertamente irónico", dice y toma como ejemplo la canción "Braian Skywalker", que es la historia de un plancha pero tomando al personaje como uno más de la sociedad local, sin intención de burla. Lo mismo pasa en "El lado oscuro", que es una versión libre de un tema de Beach Boys y que utiliza a Peñarol como metáfora de la oscuridad, pero sin dejar de ser una canción de amor.

El sábado en el Cine Universitario, todo esto se verá junto con un documental sobre el proceso del disco (Desayuno confidencial) y un puñado de temas nuevos, que son "más jugadas". "Estamos haciendo cosas más raras", avisa Pepe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)