PERFIL

Tina Turner confirma su retiro de la música con un documental donde repasa sus traumas

El documental "Tina", estrenado durante la edición virtual del festival Berlinale, aborda su abusiva relación con Ike Turner y confirma su retiro de la música

Tina Turner. Foto: AFP.
Tina Turner. Foto: AFP.

"Estaba cansada de cantar y de hacer felices a todos. Es lo que hice toda mi vida”, le dijo Tina Turner al New York Times en 2019. En aquel encuentro entre una de las cantantes más exitosas de la historia y una periodista del diario estadounidense, dejaba en claro que el escenario ya era cosa del pasado.

Tina, que se convirtió en una estrella a los 20 años gracias a su dúo con su abusivo exesposo Ike Turner, se alejó de la vida pública y desde hace años vive en una finca de Zúrich—a la que llamó “Castillo Algonquin”— junto a Erwin Bach, un ejecutivo discográfico alemán que conoció en 1986. Es otra etapa para una artista que supo vivir tantas glorias artísticas como infiernos personales.

Y eso es justamente lo que se retrata Tina, el documental de por Dan Lindsay y T.J. Martin, que se estrenó el martes en la edición virtual de la Berlinale, el festival de cine de Berlín. Claro que hay espacio para contar la historia detrás de hitos como la explosiva versión de “Proud Mary” que grabó con Ike en 1971; su gran álbum de regreso, Private Dancer, de 1984; y hasta su histórica actuación de 1988 frente a 180 mil personas en Rio de Janeiro. Pero también hay lugar para la oscuridad que la acechó durante una gran parte de su vida.

Como muestra el documental, las últimas seis décadas de la artista de 81 años estuvieron marcadas por las secuelas abusos físicos y psicológicos que le infligió Ike durante años. “No hay otra manera de contarla”, dice Tina en la película. “He sufrido una vida de abusos”.

Y, lamentablemente, esta no es novedad para su público. La cantante de “We Don’t Need Another Hero” y “The Best” viene denunciando esta serie de abusos desde los ochenta. Todo empezó con una reveladora entrevista para la revista People y continuó con la autobiografía Yo, Tina, de 1986. El tema fue tratado más adelante en la película Tina (1993) y el musical The Tina Turner Musical (2018).

Sin embargo, no fue suficiente para terminar de exorcizar esos sentimientos. Por eso, cuando se toma un momento para recordar esa etapa de su vida, los ojos se le llenan de lágrimas. Y no es solo por su matrimonio con Ike, sino por la dificultad de haber tratado de continuar con su carrera tras la fama con su dúo, los intentos de suicidio, la presión mediática y hasta haber continuado una carrera manteniendo el apellido de su primer esposo. Es una sombra que siempre la acompañó.

Para la reciente nominada a entrar al Salón de la Fama del Rock and Roll esta es la confirmación de una carrera que llegó a su final hace unos 10 años. “Este filme es el final de su vida pública, su conclusión”, confirma su último esposo, Erwin Bach, para despejar cualquier duda.

Ahora que el camino está cerrado, Tina se puede tomar un momento para ofrecer una verdadera mirada retrospectiva de su carrera. Pero no está sola en ese camino. El documental, dividido en cinco capítulos no cronológicos, no avanza de forma cronológica, incluye la palabra de periodistas, amigos y colaboradores musicales.

“¡Cómo se movía!”, es lo primero que dice Oprah Winfrey en Tina. “La música negra en aquel momento procedía en su mayor parte de la Motown, con su imagen de sofisticación, y de golpe Tina te echaba su sexualidad a la cara”, agrega.

Tina, cuyo verdadero nombre es Anna Bullock, irrumpió en la escena muslcal en 1958 bajo el nombre de Little Ann. Dos años más tarde, se cambió el nombre bajo la influencia de Sheena: Queen Of The Jungle y grabó “A Fool In Love” junto a Ike. Fue un éxito inmediato, al que le seguirían los clásicos “River Deep – Mountain High”, “Nutbush City Limits” y la ya nombrada “Proud Mary”.

En 1976 llegó el comienzo de su segunda vida. Tras un intento de suicidio, violaciones y palizas a cargo de su pareja, la cantante se convirtió al budismo y cambió su vida. “El 4 de julio de 1976 fue el día de mi libertad”, le dice a la cámara, mientras relata el momento en que abandonó a Ike.

Junto a su nuevo representante, Roger Davies, se reinventó para convertirse en la primera estrella negra del rock. Le tomó unos años, pero para 1984 lo logró con Private Dancer, el disco que vendió 10 millones de copias.

Luego vinieron otros éxitos, pero Turner prefirió dejar todo de lado. “Ya no canto, no bailo y no me visto bien”, dijo en la ya citada entrevista con The New York Times. Pero tampoco es necesario;el legado de sus discos es más que suficiente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados