MIRÁ EL VIDEO

The La Planta: de soñar en Melo a ser uno de los más escuchados en YouTube en Uruguay

Es uno de los referentes actuales de la cumbia a nivel nacional y no para de lanzar éxitos. Nicolás Choca cuenta la historia de The La Planta

La voz de Nicolás Choca se puede escuchar varias veces en un día cualquiera en una ciudad cualquiera de Uruguay. Es el cerebro detrás de la banda The La Planta y este verano es responsable o parte de varios hits del verano como “Barrio prendido”, con Néstor en Bloque, Momo y Marka Akme, o “Bonita” junto a El Reja y Agustín Casanova. Finalizó 2020 entre los artistas más escuchados de Uruguay en YouTube y se posiciona como uno de los referentes actuales de la cumbia uruguaya.

Pero el presente de The La Planta llevó siete años de proceso, aciertos, errores y una fórmula hecha por dos factores: confianza y perseverancia.

The La Planta: Nicolás Choca es uno de los referentes de la cumbia nacional. Foto: Mateo Vázquez
The La Planta: Nicolás Choca es uno de los referentes de la cumbia nacional. Foto: Mateo Vázquez

Choca nació en 1995 en Melo, Cerro Largo, y de pequeño estuvo interesado en la música. Estudio guitarra y batería a escondidas de su madre en la Escuela de Música de Melo, pero mientras en clase tocaba canciones como “El Gallo Azul”, en su casa metía maratones de Pasión de Sábado, programa tropical argentino, y soñaba ser Néstor en Bloque.

Un día un profesor lo estimuló a cantar mientras tocaba. Se dio cuenta que podía hacerlo y empezó a juntarse con un amigo a hacer covers. Tocó una base, improvisaron unas líneas y compuso dos canciones. La idea de tener una banda estaba, tenía dos temas escritos y 1.000 pesos guardados.

Choca habló con un productor local, con esa plata grabó su primera canción y el 1 de enero de 2014 la subió a YouTube: “Tus ojos que no mienten”. “El 2 de enero estaba sentado en la plaza y no me olvido más. Pasó una (Volskwagen) Saveiro blanca con el tema. Nunca había sentido eso, se me iluminó el alma. Me convencí en ese momento de que la ciudad me iba a ayudar”, cuenta.

En sus primeros años, The La Planta tuvo un relativo éxito en la región y el proyecto funcionaba en modo banda local del interior: tocaba en cumpleaños de 15, casamientos, bailes. Los 2,5 millones de oyentes mensuales que tiene la banda en Spotify hoy eran solo un sueño e incluso su familia era un poco reticente a su apuesta.

“Me hubiera gustado que fuera diferente”, dice, aunque entiende que la postura de sus padres tiene que ver con un contexto, una crianza. “Yo sentía que lo podía lograr, tenía 15 o 16 y ya le decía a mi madre que iba a vivir de la música. La primer traba era mi familia y era la primer traba que me hubiera gustado que no esté”.

The La Planta terminó el 2020 como uno de los artistas más escuchados en YouTube en Uruguay. Foto: Faustina Bartaburu
Terminó 2020 como uno de los más escuchados en YouTube en Uruguay. Foto: Faustina Bartaburu

Un corte

Con esa misma confianza con la que le habló a su madre, Choca continuó insistiendo en su proyecto musical. Sacó canciones, tocó y la banda empezó a crecer. Sacó “Quien te va a amar”, que incluso tuvo un videoclip, y fue la primera que le dio relevancia nacional.

“En el mejor momento de la banda, cumplí 18 años y ‘Quien te va a amar’ se estaba pegando a nivel nacional. Estaba plantando (marihuana), me pasé de la ley y terminé preso. Imaginate, ciudad chica, cárcel, proyecto otra vez en cero”, recuerda.

Estar preso le cortó el envión a la banda y llenó de cuestionamientos a Nicolás. “‘El cantante de The La Planta preso’, no es como en otros lados que se sigue haciendo música adentro de la cárcel, acá el tabú es demasiado. Yo personalmente me sentía devastado, como la vergüenza de la familia; toqué fondo en ese sentido”.

Pasó seis meses preso y confiesa que hizo un click: “Aprendí a valorar muchas cosas, no solo lo material; la gente que te rodeas, las cosas comunes como una cama o el baño y la libertad, ni que hablar”.

Ya en libertad retomó The La Planta aunque como el único responsable, ya que los integrantes de la banda formaron otro proyecto. Sacó una sola canción en todo el año, se mudó a Paysandú y empezó a estudiar audiovisual y diseño gráfico. La ola de la cumbia pasó mientras él estaba preso y lo que sonaba era reggaetón, trap y música urbana. Decidió cerrar su etapa en el género con tres temas: “Mi mala”, “Si no te responde” y “Madura”.

Pero la despedida se convirtió en un renacer ya que los tres temas pegaron, en especial el último. A Nicolás le llamó la atención que esa canción alcanzaba cifras de visualizaciones que no acostumbraba y crecía aceleradamente. Después sacó otros dos temas, uno en colaboración con El Súper Hobby, y recibió un llamado. Una discográfica uruguaya le ofrecía un contrato para representarlo y le llamó la atención. Después lo llamaron un par más de Argentina pero no aceptó, nunca, y marcó un rumbo que ahora es referencia de su carrera: la independencia.

“Laburo con productoras pero el producto es mío, yo elijo y no he cedido en firmar. Se hace todo más difícil, pero el rédito es diferente”, dice sobre su postura.

-¿Por qué decidiste ser independiente? Podrías haber acelerado los procesos…

-Es una elección. Acelerás los procesos pero se te quedan con mucho dinero, o lo hacés lento y orgánico y después el triunfo es todo tuyo.

-¿Y si no llegás?

-Si no llegás… Eso no era una opción.

-Pero puede pasar.

-Puede pasar, pero yo no la manejé. Es la confianza que me tengo, hago que las cosas pasen.

La confianza con la que habla y actúa sobre su proyecto lo lleva a tomar riesgos y hasta el momento le han salido bien. Hace pocos días cumplió su sueño de grabar con Néstor en Bloque. Duki, el referente del trap en Argentina, lo halagó en varios videos y Coscu, uno de los streamers más grandes de la escena hispana, lo recomienda en sus transmisiones.

Este aval argentino se ve en sus reproducciones, ya que es el país que más lo escucha. Uruguay es segundo y luego lo siguen Chile, España, Paraguay y México. En YouTube Uruguay lleva 79 semanas seguidas figurando en la lista de los artistas principales y en este momento tiene seis canciones entre las 100 más escuchadas.

Durante la pandemia vio una posibilidad de crecimiento y aumentó el ritmo de trabajo. “Perdí de hacer mucha plata, se me cancelaron más de 40 shows, pero no entré en depresión. Tenía fondos y empecé a sacar tres canciones al mes”. Planificó, ejecutó y sacó provecho de una situación problemática.

-¿De acá a cuantos años tenés planificada tu vida?

-No sé… ¿Cinco capaz? Es un montón.

-Pero hacés todo pensado.

-(Se ríe) Sí, ojalá no fuera todo tan así. Quiero estar organizado. Ahora estoy tranquilo, el 10 de enero sé que tengo 10 temas prontos para sacar. Me muevo con otra tranquilidad. Así como va el proyecto es solo mantener el ritmo.

Un día antes de realizar la entrevista, The La Planta lanzó un featuring con la banda Flor de Cumbia. Cinco días después, el día de la publicación de la nota, lanza otro con Lira, una de las bandas del momento, y Jais. El ritmo se mantiene, el éxito también.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados