MÚSICA

Territorios que se cruzan desde una mirada diferente

Cobelli, Cary y Peluffo unen tango y rock en el Solís.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cinco: de izq a der.: Mendaro, Peluffo, Cobelli, Cary y Rodríguez. Foto: A. Colmegna

Cuando sos adolescente y te dicen: el tango te va a llegar, como una sentencia que te va a agarrar con el tiempo, vos no querés saber nada", dice Gabriel Peluffo y al otro lado de la mesa, Christian Cary le da la razón. "Pero es verdad, el tango te llega", agrega, y Cary asiente una vez más.

La historia de estos dos cantantes de rock (el primero fue la voz de Estómagos y es ahora el frontman de Buitres, el segundo canta y toca la guitarra en La Triple Nelson) es, en cuanto al vínculo con esta música tan rioplatense, casi el mismo. Sus familias respiraban tango y ellos, niños sorprendidos primero y adolescentes rebeldes después, no estaban interesados en entenderlo.

Pero en algún momento esa sentencia los atrapó. A Cary le pasó después de los 30, a Peluffo —aunque estuvo interesado en Susana Rinaldi y Homero Manzi desde antes— cerca de los 25, cuando se topó con Edmundo Rivero y quedó prendado para siempre. Edmundo Rivero fue, también, el gran hallazgo de Guzmán Mendaro: era el guitarrista de Hereford, caminaba con Diego Martino por Buenos Aires, pasó frente a una disquería y una música le llamó la atención. Eran las Milongas lunfardas de Rivero, se la trajo a Montevideo y cuando se las mostró a su padre, este le preguntó si no recordaba que durante su primera infancia había sido lo que más había escuchado.

Cada uno a su manera, estos tres rockeros se acercaron al tango y hoy son parte de Tango & Rock & Roll, espectáculo que tras una buena primera edición en la Sala Zitarrosa —"quedamos todos muy contentos", dice Mendaro—, llega el domingo 30 al Teatro Solís (entradas en Tickantel y boleterías desde $ 400). Con Peluffo, Cary y Mendaro está Julio Cobelli, que es la figura central de la velada. Con el tango, la milonga y el folclore metido en el ADN, quien fuera músico de Alfredo Zitarrosa comanda un cuadro que completa el también guitarrista y al igual que Mendaro, alumno suyo, Poly Rodríguez.

"Yo te puedo nombrar la pila de guitarristas con la que toqué", dice Cobelli y empieza: "Larriera, Mario Núñez, Olivera, Ciro Pérez, Aguilar... Te puedo nombrar 20 y ninguno tocó otra cosa que no fuera tango, milonga o vals. Yo abrí la cancha —no me quiero olvidar de Toto Méndez— que ellos nunca abrieron: pasarles y enseñarles cosas a gente joven, y estar más cerca. Si yo no hubiera hecho eso, no estaría con todos ellos".

"¿Vos te imaginás llamar a Mario Núñez en 1970 para tocar con alguien del rock?", se pregunta Cobelli, que ahora comparte escenario con dos voces características del rock uruguayo, que acá cambian de rol y se ponen a interpretar un repertorio totalmente diferente. En el show, además, se versiona en milonga un tema de Buitres y otro de La Triple Nelson, y se cuela algún candombe instrumental e incluso valses.

Todo eso está englobado en el estilo de Cobelli, en el que Rodríguez y Mendaro se sienten, en su condición de alumnos, más que cómodos. "El acercamiento nuestro", acota Peluffo, "es el de querer cantar las canciones que nos gustan. Ponemos eso sobre la mesa, hablamos con los guitarristas y fluyó, fue fácil. Jugaba una carta uno, una carta otro, los temas se iban sacando y fue bastante sencillo armar el repertorio".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados