MÚSICA

El Teatro de Verano fue colombiano durante dos horas

Vives hizo un notable debut en tierra uruguaya cuando se presentó, en la noche del miércoles, bajo lluvia en el Teatro de Verano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos Vives trajo vallenatos y canciones que hicieron sonreír y bailar. Foto: Gentileza producción

Con una banda numerosa, intensa y varias veces inspirada, Vives recorrió buena parte de lo más popular de su cancionero: "La gota fría", "Fruta fresca", "La tierra del olvido", "Al filo de tu amor", "Dejame entrar" y, claro, "La bicicleta".

Una parte de esta última canción fue la encargada de abrir el concierto. Una concesión para poner a todo el mundo —el Teatro de Verano estaba prácticamente lleno— en el estado de ánimo más favorable posible.

Pero luego de esa introducción, la primera parte del show estuvo dedicada al Vives más folclórico, más cercano a las raíces de la música tradicional de su país.

Fue desde ese lugar que Vives saltó a la fama internacional en 1993. El disco Clásicos de la provincia vol. 1, el sexto en su discografía, venía con un gran hit en su repertorio de vallenatos tradicionales: "La gota fría".

Vives no se guardó ese tema para el final, sino que fue uno de los primeros de la noche, cuando todos se habían dado cuenta que la lluvia ya no se iba a ir más. Para entonces, su banda ya había entrado en calor, principalmente gracias a un arranque enérgico: "Pa Mayté", "Cañahuatera" y "Pollo vallenato", todos ellos cargados del acordeón de Christian Camilo Peña —"Rey vallenato 2008", como lo presentó Vives— y su remolino de notas, disparadas rápidamente desde su instrumento.

Pero Vives y su banda, más allá de algún cambio de ropa del cantante y las pausas en las que el protagonista usó para hablar (y recuperar algo de respiración), nunca bajaron la intensidad.

A los saltos y bailando, tanto él como su banda recorrieron un repertorio que documenta el trayecto musical de Vives: de esas fusiones entre la música tradicional y el rock, hasta el presente, más cercano al pop latino actual, donde hay lugar para el reggeatón y la cumbia.

Tanto en sus parlamentos como en las imágenes que se sucedían en la pantalla gigante atrás de la banda, Vives se postula —sin decirlo abiertamente— como una especie de embajador o patrocinador de la riqueza musical colombiana toda. Y es difícil negarle ese lugar.

En parte, porque sus temas llevan todas las marcas de la música auténticamente popular, esa en la que las canciones medio que se parecen entre sí, que las más de las veces hace bailar y corear a viva voz, y que transmite sus mensajes en una poesía llana y directa. Que Vives haya conseguido hacer convivir tradición y presente con un estilo propio es un logro nada menor de este exactor devenido músico popular.

Y también es difícil negarle ese lugar porque el aura de "buena gente" que irradia Vives es otro de sus argumentos. Uno que desarma —o al menos suspende temporalmente— el escepticismo de los más desconfiados.

Su voz a veces parecía flaquear entre tanto salto y corrida, pero Vives —que ya tiene 55 años aunque es difícil imaginarlo cuando uno lo ve— nunca dejaba de hacer "comebacks" vocales. Sus potentes sostenidos a veces sonaban como si su garganta estuviera haciendo de la sección de vientos que su numerosa banda (doce músicos) no tiene.

También él terminó mojado, como todos. Probablemente, también terminó igual de feliz por este primer encuentro.

Carlos Vives [****]

Artista: Carlos Vives. Repertorio: "Pa Mayté", "Cañahuatera", "Pollo vallenato", "La gota fría", "Ella es mi fiesta", "Fruta fresca", "Déjame entrar", "Como tú / Rock de mi pueblo", "El mar de sus ojos", "Al filo de tu amor", "La foto de los dos", "La tierra del olvido", "Nota de amor", "Volví a nacer", "Carito", "La bicicleta". Lugar: Teatro de Verano. Fecha: 15 de marzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)