Entrevista

Un teatro de la emoción que le canta a la murga

Murga Madre celebrará sus 15 años en el Auditorio

Murga Madre
Murga Madre en 2012. Foto: archivo El País

La presentación en sociedad de Murga Madre fue en el 2002, en el Teatro Alianza. Pero nació antes. En el 99, Pinocho Routin empezó a escribir el texto con Pitufo Lombardo en mente. “Afortunadamente él aceptó la invitación e hizo la música”, dice Routín a El País. Todavía se acuerda de una llamada en la que Lombardo le cantó el tema “Murga madre” por teléfono y él lloró de emoción.

Aunque hace unos cinco años que no repiten la obra, decidieron que era momento de celebrar, porque ese texto y esas canciones cumplen 15 años del debut. El festejo es el 16 de octubre en el Auditorio Nacional y las entradas ya están disponibles en Tickantel (entre 300 y 950 pesos).

-¿Cómo se están preparando para octubre?

Pinocho Routin: Venimos de a poquito, siempre que retomamos la obra después de muchos años vamos repasando letra y sumamos los movimientos, y ahí se junta la memoria y la palabra con la acción y te hace un camino más fácil. Hace cinco años que no hacemos Murga Madre y para nosotros es una alegría. Un lugar de mucha salud espiritual y artística.

-¿Qué querías cuando escribiste Murga Madre?

PR: Me había propuesto que no fuera algo para hacer en el ámbito de carnaval. Escribí pensando lo que es el universo de la murga y lo que los espectadores no ven, ese entretelones que tiene que ver con la oscuridad del género. Hay una cosa muy luminosa en el carnaval, pero detrás, hay un lado humano interesante, donde cada uno pone lo mejor de sí, pero también aparece lo peor.

-¿Será por esos entretelones que transmiten una especie de melancolía?

Pitufo Lombardo: Por donde nació la murga, siempre tiene una cosa de dolor. “Murga madre”, por ejemplo, es un mantra que repite la misma melodía y creo que tiene ese sentido. Hoy Pinocho hablaba de la llamada telefónica. Nunca me pasó con otra canción, fue algo rarísimo, cuando encontré la melodía y empecé a cantarla me pasó algo en el cuerpo, lagrimeé también, tiene algo de especial y algo de dolor también. Pero creo que dentro de la música popular uruguaya hay un poco ese sentir.

-Comparado con los primeros murguistas, ¿ustedes se sienten en un lugar de privilegio?

PR: Los viejos murguistas, son los verdaderos hacedores de todo esto, porque hacer murga en los 40 o 50 era un acto de valentía y les debemos mucho a todos ellos. El pedacito que a nosotros nos toca es de una enorme responsabilidad, somos un eslaboncito en una cadena que ojalá sea de muchísimos años.

PL: Tuvimos la suerte de que en el disco de Murga Madre que salió en el 2006 participaron más de una generación de músicos y hay un par de viejos murguistas que nosotros queremos mucho: Ivan Bentancur y “Cuita” Correa. Nosotros tenemos que ser eternos agradecidos de esas generaciones que nos han dejado mucha cosa.

-¿Qué ha logrado anclar murga madre?

PR: Fernando Toja la define como teatro de la emoción, y para nosotros es eso.

PL: También porque entre nosotros dos existe una gran amistad de 30 años y eso está ahí adentro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)