PERFIL

Taylor Swift lanzó "Evermore" y sigue profundizando en el sonido de "Folklore"

El viernes, Taylor Swift publicó "Evermore", su segundo disco en el año, y confirmó que el 2020 fue el año más prolífico de su carrera

Taylor Swift. Foto: Beth Garrabrant
Taylor Swift. Foto: Beth Garrabrant

Sin dudas, 2020 fue el año más prolífico de la carrera de Taylor Swift. Todo empezó en enero con Miss Americana, un revelador documental para Netflix donde la mayor estrella pop del momento presentaba una mirada íntima a un proceso de maduración compositiva y abordaba las secuelas de una exposición mediática constante. 

Unos meses después, y como si se tratara de una continuación de ese especial, la estadounidense lanzó folklore, su álbum más íntimo, donde abandonaba el pop de estadios para entregarse a canciones más complejas e introspectivas.

Luego de lanzar ese álbum protagonizado por pianos y guitarras —que las revistas Rolling Stone, Time y Billboard definieron como el mejor del año—, Swift no se tomó ni un mes de descanso. Con sus ya clásicas giras mundiales suspendidas por el coronavirus, la cantautora utilizó su tiempo para seguir creando. Y el proceso fue por dos lugares bien distintos. Por un lado, se dedicó a regrabar sus primeros discos; y por el otro, compuso Evermore, el álbum que lanzó el viernes de manera sorpresiva.

Respecto a las nuevas versiones de su obra, el proceso comenzó luego de que los empresarios Scooter Braun y Scott Borchetta compraran el catálogo de su antigua discográfica, Big Machine Label, y se quedaran con los derechos de sus primeros seis discos. Swift, que posee la propiedad de todas las letras que escribió pero no de las grabaciones, encontró una alternativa a la situación volviendo a registrar sus canciones, pero con una mirada actual.

“Hace poco comencé a grabar mi música anterior y el proceso viene siendo emocionante y creativamente satisfactorio”, anunció a finales de noviembre en su cuenta de Twitter. “Tengo muchas sorpresas para ustedes”, agregó en un comunicado.

Apenas una semana después de ese anuncio, la artista le mostró a sus fanáticos un primer adelanto del proyecto. Se trató de una versión madura de “Love Story”— esa balada acústica de 2008 que se convirtió en su primer éxito mundial— que formó parte de una publicidad de una aplicación de citas dirigida por Ryan Reynolds.

Y luego, el jueves, sorprendió nuevamente a sus fanáticos al anunciar a través de Twitter que en la madrugada del viernes iba a lanzar Evermore, su segundo disco en el año. “Para hacerlo simple: No podíamos parar de escribir canciones”, escribió al comienzo de su comunicado.

“Para hacerlo de una forma más poética: Se sentía como si estuviéramos al borde de un bosque folclórico y tuviéramos que elegir: darnos vuelta o adentrarnos y seguir su música. Elegimos descubrir qué había más adentro”, comentó sobre la inspiración para este nuevo trabajo.

“En el pasado, siempre traté a mis álbumes como etapas y me movía de uno al otro planificando el siguiente, tras estrenar el anterior. Pero folklore tenía algo diferente”, agregó. Y es que esa mirada introspectiva inspirada por el confinamiento y la desilusión de que sus primeros álbumes quedaran en manos de dos empresarios, dio paso a algunas de las letras más inspiradas de su obra.

“Si nunca sangras, nunca vas a crecer”, cantaba en “The 1”, una de las destacadas de foklore. Y esa mirada que mezcla melancolía con autosuperación se trasladó a Evermore, un disco que sigue representando la actualidad de la cantante de 31 años, que en este álbum deja de lado las letras autobiográficas para concentrarse en la construcción de personajes.

De la mano de arreglos minimalistas en los que las guitarras acústicas son protagonistas, Swift presenta varias historias centradas en rupturas amorosas. Por ese lado va “Champagne Problems”, donde describe a una mujer que rechaza una propuesta de casamiento. “A veces, simplemente no sabés la respuesta, / Hasta que alguien se arrodilla y te lo pregunta”, canta sobre una dulce progresión de acordes de piano que se entrelaza con arpegios de guitarra.

Uno de los grandes momentos de Evermore llega con la bellísima “Closure”, una canción en la que le canta directamente a una expareja. “Aunque ya pasó mucho tiempo”, canta, “no me trates como una situación que necesita ser manejada, / Estoy bien con mi despecho y mis lágrimas”.

Además de los arreglos relajados, el disco le da espacio a una letra divertida en “No Body, No Crime”, grabada junto al grupo de hermanas Haim. Sobre golpes firmes de batería, las artistas cantan sobre venganzas y hasta asesinatos sin resolver. “Creo que él lo hizo, pero no lo puedo probar”, insisten en el estribillo.

Evermore está atravesado por un sonido calmo y reconfortante que parece funcionar como un refugio emocional en tiempos difíciles. “Sé que esta temporada navideña será muy solitaria para la mayoría de nosotros y si alguno de ustedes recurre a la música para lidiar con la falta de sus seres queridos como lo hago yo, entonces este disco es para ustedes”, escribió la cantante. Ojalá sea así.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados