Uruguay exporta el tango a Italia

El tango, un género que transita toda geografía

Mañana Natalia Bolani se presentará en el Museo del Vino.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Natalia Bolani lleva su canto por el mundo.

Tan actriz como cantante, Natalia Bolani presenta un repertorio tanguero original, entre otras cosas porque lo canta en diversos idiomas, producto de haber trabajado sobre el acervo de tangos que se han producido en Europa. Esas particularidades, y su talento, la ha llevado a cantar tango, por ejemplo, en Italia, donde este año se presentó en la Expo Milano, además de hacer una extensa gira por Roma, Parma, Firenze y Viareggio.

Mañana a las 22.00 se estará presentando mucho más cerca, en el Museo del Vino (Maldonado y Gutiérrez Ruiz), donde promete ofrecer tangos y milongas rioplatenses y tangos extranjeros en francés, alemán, portugués e italiano. Lo hará acompañada por el bandoneón de Sergio Astengo y Gonzalo Gravina en el teclado, y el cubierto artístico sale $ 150.

"Vamos a hacer algunas versiones de un material que estamos trabajando, sobre milongas de Los que iban cantando. Y lo vamos a combinar con algo que estamos trabajando hace tiempo, que son tangos europeos, escritos por autores extranjeros en las décadas del 20 y del 30, cuando el tango cruzó para Europa. Nosotros empezamos a buscar y encontramos que hay muchísimo material de tangos en otros idiomas, y eso se juntó con que a mí me gusta mucho cantar en otros idiomas, aunque no sea ese el motor", explicó Bolani a El País.

La cantante procura interpretar el tango a la luz de un concepto de Leopoldo Marechal, que lo entendía como "una posibilidad infinita, que trasciende su realidad en cuanto está abierta a un horizonte de experiencias tangueras sin fronteras espacio-temporales".

La artista aporta precisos detalles sobre cómo estructura el repertorio: "En general depende de dónde sea el show. En este caso, en el Museo del Vino, yo ya llevo un repertorio más o menos armado, pero también en ese tipo de espacio, muy cercano con la gente, vas viendo un poco cómo está siendo la respuesta del público. En esos casos no hay un orden exactamente fijo. Lo que sí me interesa es terminar el show bien hacia arriba. O sea que todo lo que son las milongas un poco más profundas, de clima más nostálgico o melancólico, trato de meterlas un poco en el medio de la actuación. Para que quede el repertorio bien balanceado, y terminar el show de modo más eufórico, para ir en contra de esa idea de que el tango es siempre un bajón".

"El tango es un género que ha viajado a lo largo de muchísimos años, por todos lados", afirma la artista, al contextualizar cómo es recibido su trabajo en Europa. "Básicamente estuve cantando en Italia, donde hay una unión muy fuerte con el tango. El personaje del tano está en muchísimos tangos: el inmigrante que vino y que fue parte de la creación de ese tango rioplatense. El tano fue un personaje fundamental en ese proceso. Y esa gente de allá, se apropió del tango y compuso sus propios tangos. Que quizá a nivel musical no son como Piazzolla, no tienen esa búsqueda detallada y de mucho cambio. Son más bien lo que era el tango canción, tanguitos más bien cuadrados. Pero bueno, redescubrirlos desde nuestro lugar, desde nuestro ser rioplatense, nos permite aportarles una impronta actual, desde nuestra lectura", señala Bolani con soltura.

A la hora de pasar raya en los aspectos económicos, la cantante explica: "No sé si rinde más o menos, la vida acá es muy cara, y allá está más o menos igual, en cuando a costo de vida. Yo tuve la experiencia de trabajar allá, pero no llegué a estar viviendo un tiempo como para poder hacer un balance. Porque no estuve instalada allá, estuve yendo de un lugar a otro", indica, agregando que el público italiano es muy variado. "Es un público que se va renovando mucho, hay mucho joven y gente de todas las edades", remata.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)