Hoy Nelson Pino en el Solís recordando a Horacio Ferrer

El tango y la fiesta para recordar al poeta mayor

La bicicleta blanca, que da nombre a este espectáculo que va esta noche en el Solís, no solamente estará en escena: también volará por encima de las cabezas de los artistas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El cantante Nelson Pino sube a escenario hoy. Foto: Fransico Flores.

CARLOS REYES

Y no será lo único que se elevará por sobre los músicos, actores, cantantes e instrumentos, puesto que este musical tanguero cuenta con danza aérea, procurando que la poesía que se recite en el escenario sea también visualizada a través de acrobacias.

El show ofrecerá en escena muchos elementos, y su protagonista, el cantante de tango Nelson Pino, lo define de varias formas: "Puede ser un musical de tango o tango-teatro, porque también tiene poesías. También tiene danza y otros elementos: no hay un guión, pero vamos desde los tangos que se escribieron primero, como La última grela, hasta La bicicleta blanca, que es el que da nombre al espectáculo".

Pino interpretará las mejores páginas del repertorio de Horacio Ferrer, incluyendo "Soy un circo", "Mi loco bandoneón", "Chiquilín de Bachín", "Balada para mi muerte", "Milonga del trovador" y "Balada para un loco", por supuesto. Para eso, contará con el cuarteto de Álvaro Hagopián, con el bandoneonista Néstor Vaz.

El show pondrá en diálogo a personajes y poesías, a través de un elenco que encabeza la actriz Silvia Novarese, bajo la dirección de Franklin Rodríguez. Nazario Osano y su equipo se harán cargo de la danza aérea y de piso.

"Yo adopté esta modalidad de hacer tango más escenificado, por 2006 o 2007, cuando empecé a hacer Entre tanto tango, Que 30 años no es nada, para despegarme de ese formato tan tradicional, del cantante de tango que se presenta solo a cantar. No solo en grandes escenarios: también en alguna tanguería, si veo que el público está afín, le recito un poema de Benedetti. Creo que eso lo hace más atractivo vestir al espectáculo de esa manera", explica el cantante a El País, reconociendo el antecedente de Nostalgeses, del dramaturgo Andrés Castillo.

Otro aditamento de este homenaje al fallecido poeta uruguayo Horacio Ferrer será el debut de la cantante Ana Clara Nocetti, hija de Gustavo Nocetti. "El que venga a ver el espectáculo se va a encontrar que esta artista le va a recordar mucho a cómo cantaba Gustavo: no por la voz, sino por el fraseo que tiene, tan parecido. Ella era muy chica cuando Gustavo falleció, y aunque llegó a verlo cantar, era muy niña. Y ahora ella canta con su personalidad, pero sin proponérselo, tiene algo del padre: no solo el apellido, tiene el carisma".

Consultado Pino si cree que a veces el espectáculo de tango que llega desde el exterior, viene más producido y convoca más público, él responde: "El uruguayo es un público muy raro, muy exigente pero muy raro: lo que venga del exterior, lo va a ir a ver". También reconoce que son espectáculos con mucho dinero para la producción: "Yo tuve oportunidad de ver Forever tango, cuando vino a Montevideo, y son espectáculos hechos con mucho dinero, para una orquesta de 12 o 14 músicos, tres o cuatro parejas de baile, cantantes, y así recorrer el mundo".

El cantante agrega: "Acá no hay sponsors que se la jueguen: los sponsors grandes, y me refiero a algún ente autónomo, prefieren promocionar otro género, como el carnaval. Y bienvenido, porque es parte de la cultura. Pero el tango tiene una raíz tan uruguaya como argentina, y eso no lo ven. En alguna reunión que tuve con Daniel Martínez yo le decía que hay que promocionar el tango. En Buenos Aires, el tango tiene una entrada, como turismo, de 200 millones por año. Alcanzaría con un coletazo de ese turismo que venga para acá".

Un repertorio acorde al lugar y el motivo

El espectáculo de hoy, a las 21 horas, en el Solís recorrerá lo más conocido de Horacio Ferrer, y también lo menos frecuentado. "Más que dramatismo, va a ser una cosa muy emotiva. Hay un tango que vamos a hacer, "Soy un circo", que parece una cosa cómica, pero que a medida que se va desarrollando el tema, uno nota que se lo está cantando a un amigo, porque el tipo está triste. Ferrer tenía esas cosas, de mucha sensibilidad", analiza Pino al repasar el repertorio.

"Y "La bicicleta blanca" no la hago nunca en tanguerías, solo en teatros: es la mirada que Ferrer tuvo sobre Jesús, y hay que escucharlo muy bien, y en los lugares nocturnos muchas veces no hay tanta atención".

Las entradas para La bicicleta blanca se venden en TickAntel y en la sala, y valen $ 800, $ 700, $ 600, $ 500 y $ 400.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)