MÚSICA

El tango según un cantor local y de estas épocas

Andrés Deus toca hoy en la Camacuá su disco Chingolo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Andrés Deus muestra su último disco en concierto. Foto: Natalia Rovira

Con la intención de plasmar su propia personalidad tanguera nació Chingolo, el nuevo disco del cantautor Andrés Deus que terminó siendo una coproducción uruguayo-brasileña, y que refleja algunas ideas bien claras que ha ido desarrollando desde niño, desde aquellas épocas en las que se empapaba en el género que sus abuelos disfrutaban escuchar y bailar en Dolores.

"Y siempre tuve ganas de cantar un tango, como le pasa a muchos músicos", cuenta a El País este hombre que canta tangos desde 2004, "pero lo que no me imaginé fue que cuando empezara no iba a querer parar más. Porque al ser muy rico, te deja completo con lo que querés decir y las sensaciones que querés transmitir".

Todo eso aparece de una u otra manera en Chingolo, el álbum que hoy a las 21:00 presentará en la Sala Camacuá (575) y para el que hay entradas en Tickantel a $ 300.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Habrá una quincena de músicos en escena en esta presentación, acompañando sea con piano, con instrumentos de viento o con una cuerda de tambores las canciones de Deus, que no le hará lugar al repertorio de su disco Abra sino que se enfocará en este último y también en temas de un próximo trabajo, que de a poco van apareciendo.

"Esas canciones nuevas siguen en este mismo marco de canciones folclóricas con tango. Igualmente alguna canción es del género canción en sí, así que quizás para este próximo disco mezclo lo que hice en el primero y en el segundo", adelanta.

Chingolo llevó un proceso "largo pero lindo" de ida y vuelta entre Uruguay y Brasil, donde fue editado por los músicos Arthus Fochi y Guilherme Marques y el sello Cantores del Mundo.

—¿Le aportó algo distinto Brasil a tu sonido?

—Sí, aportó desde el lado de dejar dos composiciones mías allá para que las trabajaran, y le da otra sonoridad al disco, que se abre con esas dos composiciones que tienen nuestra raíz folclórica con una sonoridad más brasileña. Y enriqueció mucho el producto final; al ser masterizado y mezclado en Río y producido desde allá, tomó otro vuelo, a diferencia de mi primer disco que fue independiente.

—¿Qué quisiste plasmar a través de estas canciones?

—Quise plasmar mi idioma a través del tango que vengo cultivando hace montones de años, decir mis palabras, dejar mi poesía y mi musicalidad dentro de este género que es muy rico, y que necesita renovación. Que igual la hay.

—Como hay dificultades.

—Sí. Hay agrupaciones nuevas y un público que está moviéndose de aquí para allá. Pero hay otro público que está cerrado a ir a un lugar donde se aprecia el 20% de lo que hay y no abre tanto las puertas a la diversidad de artistas y sobre todo de compositores. Sería muy bueno que esos espacios no fueran tan herméticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)