Entrevista

Tabaré Rivero: "Faltan ganas de tener utopías"

Charla con el líder de La Tabaré, que toca mañana en Bluzz Live con entradas agotadas

Tabaré Rivero
Tabaré Rivero recita parte de la canción "Pagar y pagar", del nuevo disco de La Tabaré

Con su último disco, Blues de los esclavos de ahora, editado el año pasado por Bizarro, La Tabaré mostró su costado más blusero y dejó un puñado de canciones entre la reflexión, la crítica social, el humor y la efervescencia adolescente. Y todo eso entusiasma a Tabaré Rivero, cantautor y rockero, exempleado municipal, padre de dos hijos, autor de Texticulario y líder de una banda que está en gran forma, y que mañana a las 22.00 toca en Bluzz Live (Daniel Muñoz y Defensa) con entradas agotadas.

—¿Hay un concepto en Blues de los esclavos de ahora?

—Yo a todos los discos que hice les veo algo conceptual. En este, si bien me di cuenta que venía conceptual, la idea era acercarse más al rock blues, que no exploramos nunca con la banda, y yo te diría que toda mi vida escuché mucho más blues que rock. De los Rolling Stones, por ejemplo, me encantaban los blues, y los rock no tanto.

—En la última entrevista me dijiste que habías querido ser músico de rock desde que escuchaste los Beatles u Opus Alfa, y esas son las referencias presentes en este disco.

—Muy presentes. Para mí es un honor que Jesús Figueroa esté en el disco; es como un músico olvidado, y acá en Uruguay tendemos mucho a olvidar. Ahora con la vuelta del vinilo se está recuperando, y estaría bueno que a Jesús se lo considerara el blusero uruguayo. Pero tengo esa cosa de cantautor, aunque siempre quise tener una banda, y ahora tengo una banda bárbara.

—Y en el disco se nota que la banda viene tocando mucho.

—Claro. Y yo quería volver al rock, porque siempre estuve en una lucha interna entre lo que me gustaba hacer y lo que quería hacer. A mí me gusta el blues, pero tengo conciencia de que estoy en Uruguay, y ponerme a hacer rock y blues, hasta que no le encontrara el lenguaje montevideano, me hacía sentir que no tenía sentido desde mi lugar.

"Siempre estuve en una lucha interna entre lo que me gustaba hacer y lo que quería hacer"

Tabaré RiveroCantautor

—Es raro eso para La Tabaré, que ha hecho lo que ha querido y nunca estuvo muy aferrada al rock uruguayo.

—No estoy muy aferrado al rock uruguayo porque siempre estuve en ese límite, de que la canción popular montevideana es la que está encontrando el lenguaje nuestro. Y eso es lo que a mí me interesa. En este disco, creo que el lenguaje va por otro lado.

—Los esclavos a los que refiere el título del disco, ¿somos todos nosotros? ¿En quién pensás cuando decís eso?

—Primero pensé en mí, en mis últimos años de empleado municipal. En el departamento de Cultura de la Intendencia se marcó una disciplina absurda que recuerda a un liceo en dictadura; yo trabajaba en el teatro Florencio Sánchez del Cerro, y nos tocó una directora que era una burócrata especialmente autoritaria, y me sentí yo el esclavo. Luego tomé conciencia de que miles de personas estamos obedeciendo. Y yo fui de los más desobedientes, un empleado pésimo durante toda la vida: capaz merecía este rezonguito. En general, el patrón esclavizador saca las ganas de trabajar.

—¿Y ahora qué hacés?

—Toco la guitarra todo el día en mi casa, compongo, miro videos y paseo al perro.

—¿Estás contento?

—Feliz. Cada año que pasa soy más feliz que el anterior; no fui feliz de joven, y después que pasé los 30 empecé a sentirme cómodo con la vida.

La Tabaré
"Rasga corazón (MCMLXVI)", el corte del disco

—Fuiste a buscar este sonido más blusero con Fede Lima, que es más pop. ¿Cómo te encontraste trabajando con él?

—Maravillosamente bien, porque entendió lo que queríamos nosotros. Es un tipo que escuchó mucha música, que unificó el sonido que queríamos y supo pasarlo al estudio de grabación. También le dio un sonido moderno, y tuvo la difícil tarea de cuidar la interna de la banda, porque algunos —yo soy uno de esos— quiere imponer sus ideas. Él articuló todo eso.

—¿A qué se debe la vuelta a la sexualidad en este disco?

—Fue sin querer. Hubiese querido escribir canciones de amor como las de Sabina o Silvio Rodríguez; lo he intentado y no me salió, o me sale una chantada como las de Arjona. Y estas cosas “sexuales” son una forma de hablar de amor, pero si no le meto algo que trastoque la canción, siento que me quedó kitsch.

—“Galopé” es una canción de amor.

—Es verdad, esa me salió (se ríe). Y tiene mucho amor.

—Se siente muy personal.

—Claro, está dedicada a mi mujer, con la cual hace veintipico de años que estoy, y me sigue conmoviendo, la canción y ella. Pero habla de la izquierda; “vos nunca serás mi china” no es una frase de una canción de amor. Seguramente Sabina hubiera encontrado una frase mucho mejor.

"Hubiese querido escribir canciones de amor como las de Sabina o Silvio Rodríguez"

Tabaré RiveroCantautor

—“Hoy que el miedo cambió”, decís en ese tema. ¿Qué es el miedo hoy para vos?

—El miedo antes era el ogro que teníamos todos; hasta el Partido Colorado le tenía miedo a los militares. Hoy, el miedo es a esta competencia desmedida que hay por ganarle al otro, por ganar un dinero, por ser famoso. Me da miedo esa juventud a la que no le importa nada. Faltan ganas de cambiar el mundo, de tener utopías; pasa por ahí. Mi miedo personal es otro, son las relaciones públicas y sociales; padezco fobia social, así estoy diagnosticado, y si me hubiera enterado a los 15 años mi vida hubiera sido más feliz.

—¿Te gusta pensar en La Tabaré como una banda iniciática para los adolescentes?

—A mí me gustaría que los adolescentes vieran bien la diferencia entre el rock y la música que se llama tropical, por ejemplo. Hay una música que es pura y exclusivamente entretenimiento, y aunque hay muchas bandas de rock que son puro entretenimiento y chantada, hay otra cantidad que te dejan una percepción distinta de la vida. Además, tiene una ventaja el rock: ahora hay una gama enorme de opciones, y se las puede elegir todas. ¡Si habrá motivos para sensibilizarse! Ojalá La Tabaré sea una puerta para que vean, a los 14 o 15 años, todo lo que hay adentro de la movida.

—¿Te sorprendió el público joven del Montevideo Rock?

—Me sorprendió, sí. Fue un momento de alegría para mí y para la banda, porque esta banda me aguanta mucho la cabeza. Siempre soñé con una banda de amigos y nunca la pude lograr: estos son amigos entre ellos, y me aceptan a mí. Fue una movida muy valiosa para nosotros.

Libro

Muchas páginas de rock

Título: Texticulario. Autor: Tabaré Rivero. Páginas: 153. Edita: Perro Andaluz. Incluye: La Tabaré, rocanrol y después, el DVD.

Texticulario es un compendio de cosas que escribí. Hay tres o cuatro operetas, unas cosas que se llaman masacote que hablan de mi manera de sentir el rock, y salían en otro diario; y una cantidad de textículos que son escritos en verso, pero no llegan a ser poesía porque no tiene la búsqueda poética. También hay dibujos hechos por mí, porque muchas veces dibujo para calmar mis nervios. Y me saqué el gusto de escribir mucho de la historia de La Tabaré. Amir Hamed decía en el prólogo: ‘El que toca este libro, toca rock’. Y yo no me había dado cuenta, pero lógicamente es así. Está la sensibilidad rockera de la primera página a la última”, dice Rivero sobre su último libro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º