LA X

Los sonidos de una época

La radio que funcionó entre 1990 y 2003 vuelve mañana y lo celebra con un concierto en Auditorio del Sodre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Buenos Muchachos y Peyote Asesino. Fotos: archivo El País

Volvieron los años 90. Cuando mañana, a partir de las 19:00, se reúnan Peyote Asesino y Buenos Muchachos en el Auditorio del Sodre, el regreso de la radio "La X", quedará formalmente inaugurado. A diferencia de aquella emisora ubicada en el 100.3 de la FM, la nueva radio transmitirá su programación desde la web http://lax.uy, también a partir de mañana.

Junto a Peyote Asesino y Buenos Muchachos estará la troupe Opa Payasos y el músico jamaiquino Brushy One String en su primera presentación en Uruguay. Nacido como Andrew Chin, el artista tiene varios discos editados y se presentó en sociedad en 2010 con un álbum titulado como para que no queden dudas sobre su estilo: The King of One String Acoustic ("El rey de la única cuerda acústica"). Chin toca una guitarra acústica que tiene una cuerda sola, y a partir de esa limitación se las ha ingeniado para desarrollar una trayectoria propia en la música.

En cierta manera, Chin es un invitado apropiado para la celebración de La X.

Cuando la radio se consolidó como un fenómeno que abarcó ciclos de conciertos, fiestas multitudinarias y un espacio en Canal 10, quedó claro que parte de la identidad de esa marca era la excentricidad. Porque a menudo había un componente medio bizarro en las piezas de comunicación.

Ahora, La X regresa como una radio que, según su director Alejandro Fontaina, mantendrá la misma identidad musical de antaño, pero aggiornada. "Si bien era una radio identificada con el rock, era también ecléctica, con un programa de música electrónica, otro de blues, jazz, de todo un poco. El rock es el gran paraguas bajo el cual conviven los otros estilos. Somos curadores de música. Y la música será la principal característica de la radio".

Pero la radio apostará gran parte de sus esfuerzos promocionales y recursos al programa "periodístico musical" La mañana de la X, que tendrá al frente al equipo conformado por Camila Cibils, Darío Kneubuhler, Daniel Supervielle y Cecilia Presa e irá de las 7 a las 9 de la mañana de lunes a viernes.

Para Fontaina, ese programa tendrá un estilo distinto a lo que él dice es el predominante en la radio matutina montevideana: "Ahí se habla, mayoritariamente, de lo que pasa acá. Nosotros vamos a hablar un poco más de las cosas que pasan en el mundo y la región. Acá están todo el tiempo con "tal fue baleado"… Esos temas no los vamos a tratar".

Pero la principal diferencia es que será una radio que tomará en mayor medida en cuenta a los uruguayos que viven fuera del país, y también para quienes viven acá pero que según Fontaina "están cansados de escuchar siempre lo mismo". "Hace poco, cuando me hicieron una nota para otro medio, tuve más mensajes de gente afuera del país que de acá. Acá, ni mi mamá se enteró (risas). Capaz que le erramos, pero vamos a tener una línea editorial propia".

Desde las 9 de la mañana y hasta la medianoche, la emisora ofrecerá cuatro programas distintos y micros informativos que aparecerán con regularidad.

En esa grilla reaparecen varios nombres que estaban identificados con la radio que funcionó de 1990 a 2003 en el punto 100.3 de la frecuencia modulada, como José María Barrios y Álvaro Gaynicotche.

El show del sábado es, además de una reafirmación de la antigua identidad musical de la radio, también una mirada hacia lo que predominaba en el rock uruguayo en aquella época.

Porque cada una a su manera, las bandas Buenos Muchachos y Peyote Asesino marcaron parte de la década de 1990. Aunque Buenos Muchachos no editó su primer disco sino hasta 1999 (Aire rico), hacía varios años que se habían construido su lugar gracias a shows y una grabación (No fui yo, disponible únicamente en cassette hasta 2010, que fue reeditada en disco compacto) que los hizo "de culto"..

Peyote Asesino, por su parte, entró a las patadas en el rock nacional en 1995, con un primer y autotitulado disco que inmediatamente llamó la atención por su desparpajo y actitud pendenciera. Tres años más tarde, con Terraja, consolidaron y ampliaron la primera buena impresión, pero también entraron en un limbo creativo del cual nunca salieron. El presente luce bien distinto para ambas bandas. Si en aquella época estaban haciéndose sus lugares, hoy ya son parte del "establishment", más allá de que Peyote Asesi-no siga siendo una banda de ocasión.

Las entradas para el concierto se venden por Tickantel y en boletería del Auditorio.

La grilla de una emisora que prioriza a la música.

La programación de La X irá de lunes a viernes desde las 7 am hasta la medianoche. Desde la medianoche y hasta el comienzo de la emisión del siguiente día, se emitirá música. En total, la grilla de la radio abarca cinco programas con contenidos propios y elaborados especialmente para esos programas. Los restantes son espacios musicales o micros informativos que irán repitiendo y/o actualizando la información en el correr de la jornada. Y todo se transmitirá desde la web, desde la URL http://lax.uy. Acá, la programación completa:

7:00 - 9:00 am: La mañana de la X. Periodístico con Camila Cibils, Darío Kneubuhler, Cecilia Presa y Daniel Supervielle.

9:00-12:00: Monos con escopeta. Variedades con Roberto Suárez, Pedro Dalton y Nacho Mendy.

17:00 - 20:00: ¿Qué tal?, música y relatos con Emanuel Urioste

20:00 - 22:00: La canción es la misma. Música. Con José María Barrios.

22:00 - 24:00: Dejá que hablen. Música. Con Álvaro Gaynicotche.

Alejandro Fontaina: De la construcción a la música y los shows.

El director de la radio que mañana empieza un segundo período llega a la nota hablando por celular y con un tono de fastidio.

El año pasado, cerró su empresa de construcción inmobiliaria, pero aún le quedan algunos cabos sueltos y está tratando de dejarlos atados para poder dedicarse a La X por completo. De todas maneras, hay tareas y tareas. Dice que le encanta toda la parte "creativa" de una radio, pero que no le copa demasiado tener que hacerse cargo de lo administrativo, y de salir a vender. "Con la construcción me pasaba lo mismo. Me encantaba poner un piso, pero no disfrutaba para nada sentarme frente a una computadora a llenar planillas Excel". Pero, como dice, alguien tiene que hacer ese trabajo también. "Todos quieren ser creativos, pero a muy pocos les gusta salir a ensuciarse las manos. Y bueno, lo tengo que hacer yo. Si no, no lo hace nadie". No tenía pensado volver a dirigir una radio, al contrario. Se estaba por ir del país: "Aún tengo fuerza como para irme y empezar de cero otra cosa, pero me hicieron ver que una vuelta de La X podía ser algo positivo y enriquecedor". Aunque sabe que la radio tiene que dar dividendos ("porque tiene que ser sustentable y hay que pagarle a la gente"), dice que aprendió a ser menos adicto al trabajo, aunque reconoce que aún le falta. "La vez pasada que dirigí la radio, no veía más allá del trabajo. Ahora le estoy dando más importancia a la familia".

Aún así, la agenda está cargada. Además de la vuelta de la radio, también tiene planificado revivir los ciclos de música en vivo que hacía la radio en Sala Zitarrosa, y se prepara para ponerse al frente del desembarco de la marca "Cosquín Rock" en Uruguay. "El año que viene en abril, se llevará a cabo el primer Cosquín Rock en Uruguay", dice y agrega que lo más probable es que sea en el norte del país, aunque también podría ser en Colonia, para estar cerca del público argentino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados