ARTE

El Sodre lanzó la carrera de tango

La flamante carrera es de cuatro años con 20 horas semanales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rumbos:Martín Inthamoussú y una Escuela que se multiplica. Foto: F. Ponzetto

A partir de este año el tango da un paso más en Uruguay: comienza la Carrera de Tango en la Escuela Nacional de Danza, accediendo a un nivel formal que nunca antes había alcanzado. La flamante carrera tendrá una duración de cuatro años, y las clases serán de lunes a viernes de 20.00 a 00.00, en la sede de la Escuela, en el primer piso de Wilson Ferreira Aldunate 1345.

Martín Inthamoussú, director de las Escuelas de Formación Artística del Sodre, ha venido desarrollando una nueva estructura en la enseñanza de la danza que contemple mayor amplitud de formas estéticas.

Sobre los profesores que darán las clases, Inthamoussú dijo a El País que "eso aun está siendo definido, porque el equipo docente no está conformado del todo. Tenemos claro que trabajaremos tango oriental y tango porteño, pero como los docentes se van a escoger por medio de un llamado, ellos serán también quienes den la impronta de los contenidos en anuencia con la Coordinación Académica".

La selección de docentes será en febrero. "Conociendo el mundo del tango, hay mucha gente muy bien formada que hace años que viene trabajando y es necesario sistematizar todo ese conocimiento. Creo que no será difícil llegar a los recursos humanos para esta nueva carrera, que apunta, dentro del folclore, a satisfacer una necesidad del medio artístico profesional".

Claro que de bailar bien tango a ser buen docente, hay una gran distancia, asunto que el director y coreógrafo busca contemplar especialmente. "Es la misma distancia que en cualquier otra profesión. Ser un muy buen abogado no te hace un buen docente de derecho. Aquí es lo mismo. He conocido grandes bailarines que irán pésimos maestros y viceversa. Son profesiones emparentadas porque comparten campo de conocimiento pero son claramente especialidades bien distintas con una preparación y vocación de servicio también disímil".

El tango tiene un valor coreográfico en sí, y además, es una danza que puede aportar elementos a otras formas dancísticas. "Creo que hoy en día tenemos que pensar que todas las disciplinas de la danza aportan a todas las demás. En la formación en danza contemporánea se estudia folclore y tango como materias obligatorias y en la nueva carrera de tango también se debe estudiar danza contemporánea, folclore y ballet clásico", señala el coreógrafo, que viene trabajando tanto en el ámbito público como en el privado, con su propia compañía.

"El trabajo con el cuerpo se alimenta de varias disciplinas y es así que cada uno va moldeando su carrera conforme a sus intereses. Por eso desde la dirección de las Escuelas me interesa ofrecerle a los estudiantes una variada opción de cursos y talleres que abran el espectro de posibilidades y genere individualidades diversas y creativas", remata el artista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados