Entrevista

Silvia Pérez Cruz habla de cómo fue ponerle música a "La noche de 12 años", de su futuro y su amor por Uruguay

La española se presenta el 28 de abril en el Auditorio, y antes charló con El País

Silvia Pérez Cruz. Foto: Difusión
Silvia Pérez Cruz. Foto: Difusión

Silvia Pérez Cruz viene cada vez más seguido a Uruguay. Se fue ganando al público de a poco, a fuerza de talento y de presentaciones, y el show que dará este 28 de abril en la sala principal del Auditorio del Sodre, parece ser la confirmación definitiva de una relación de respeto y de cariño.

En el show del 28, para el que hay entradas en venta en Tickantel, la acompañarán Marco Mezquida al piano, Aleix Tobías en percusión, Carlos Montfort en violín, Bori Albero en contrabajo y Mario Mas en guitarra. Con ellos repasará su cancionero, que incluye temas propios y ajenos, y mostrará parte de su trabajo actual, Proyecto Drama, que es un proyecto (no necesariamente un disco, al menos por ahora), en el que se encuentran las obras que realizó para películas, espectáculos teatrales y demás.

Antes de esta nueva visita, Pérez Cruz charló con El País sobre su nueva aventura, y sobre todo de su aporte para la película La noche de 12 años, basada en el texto Memorias del calabozo y dirigida por el uruguayo Álvaro Brechner. Allí, la cantante tuvo una pequeña aparición como actriz, pero además aportó música: compuso dos temas, y versionó “Siga el baile” y “The Sounds of Silence” de Simon and Garfunkel.

“Estoy muy contenta, porque con los años puedes aprender a entender el tiempo, a gestionarlo. Yo tengo una hija hace 11 años, mi crecimiento laboral ha sido siendo madre, todo un invento en solitario porque no había mucho referente. Este año, tengo la sensación de que tengo más descanso y hago las cosas más repartidas”, cuenta Pérez Cruz sobre su actualidad. “Viajo mucho”, aclara entre risas, “pero tengo más tiempo en casa entre viaje en viaje. Por eso también me he inventado este Proyecto Drama: porque puedo darle vuelta a las cosas, mirándolas a los ojos. Investigo internet, porque lo veo como un monstruo, pero creo que el tema es saber usarlo. Y puedo dedicarle más rato a las personas que quiero, y a mí".

-¿Qué fue lo que más te costó a la hora de versionar “The Sounds of Silence” para La noche de 12 años?

-Lo que más me costó fue conectar con la esencia de la canción que conectaba conmigo. Entender cómo podía pasarla por mi filtro. Me costó un tiempo, hasta que un día que estaba triste, sola en casa, me puse a cantar la primera estrofa como si fuera un blues, con aires de soul, que es uno de los estilos que más respeto, y siempre he dicho que no cantaría blues hasta los 80. Pues mira, esta canción me sacó esa parte, y ahí se abrió una puerta.

-Hiciste una relectura muy personal de la canción, y lograste imponerle tu sello: por momentos, todo parece una gran y virtuosa improvisación. ¿Desde qué lugar la trabajaste?

-Álvaro (Brechner, el director) me dijo que quería que tuviera la mirada de la versión que habíamos hecho del “Pequeño vals vienés”, y lo permitía porque es una canción larga, pero melódicamente más lineal. Sabía que quería que sonara cruda, porque las imágenes eran muy solitarias. Entonces empecé con la voz sola, a partir de ese canto más negro, y tenía claro que quería poner la guitarra. Después de estar tocando en Buenos Aires y de hacer unas improvisaciones con el trío de cuerdas, salieron unos sonidos, se los propuse a Álvaro y le gustaron. Y parece una improvisación porque tocamos a la vez, que eso no se hace mucho ya. Y estoy supercontenta de esta canción, ahora la disfruto mucho, y gracias a ella he aprendido a tocar un poquito el contrabajo (se ríe). Y es alucinante que le hayan dado ese papel en la película, creo que es bastante necesaria.

-Apostaste por una versión que es, en comparación con la original, grandilocuente; la amplifican los arreglos de cuerdas, el bajo contundente y tu voz. ¿En qué lugar quedan los prejuicios propios, el temor al qué dirán, cuando se emprende una misión así?

-Cuando estás conectado, ya creando, no importa. El miedo al qué dirán pasa en otros espacios, en momentos en que no has conectado con la canción. Es que da igual: cuando estás creando, eres como un arqueólogo, y cuando estás cantando tienes una parte como de mediador, como si fueras una puerta abierta, y lo que tienes que hacer es abrir las puertas para que pase ese aire, que no es ni tuyo. Entendiendo el contexto, te dejas influenciar por la historia que estás contando, de estos ser humanos que viven en soledad, sin música, que los quieren volver locos. Sean de donde sean: seres humanos en situaciones límites. Creo que en la creación -qué palabra más grande- hay que saber dónde parar.

"Creo que en la creación —qué palabra más grande— hay que saber dónde parar"

Silvia Pérez CruzCantante

-“The Sounds of Silence” será parte de Proyecto Drama, un material en el que convivirán las piezas que has trabajado para otras disciplinas artísticas. Una vez que las agrupaste, ¿encontraste que se conectaban por algo que todavía no habías percibido?

-Proyecto Drama no es un disco, por lo menos no está concebido así: es un proyecto. Me di cuenta que llevaba dos años componiendo originales, más dos versiones, y había hecho un curro de letras y músicas originales, que no estaban en ningún sitio. Y todas tenían algo en común, que es que trabajaban con otras disciplinas artísticas, algo que me ha caracterizado de pequeña. Porque en la escuela de mi madre yo tocaba el saxo, se pintaba con fresas y chocolate escuchando música, habían clases de fotografía, de mimo, de muchas cosas. Y pensé que era bonito hacer un Proyecto Drama y trabajar estas canciones una a una, para que no se perdieran. Y las vuelvo a grabar todas, excepto el “Sound of Silence”, porque ahora tienen que ser por ellas mismas.

-Volvés a presentarte en Uruguay, y parece que el vínculo con tu público local se estrecha cada vez más. ¿Qué pensás cuando pensás en Uruguay?

-Me gusta mucho Uruguay, siento que ya forma parte de mi mapa emocional, y siento que no es una casualidad. Siempre me ha encantado Montevideo, aunque sé que hay gente que la encuentra triste, y vosotros mismos me la han presentado como muy depresiva. Pero yo siempre he visto la luz. El año pasado cuando fui, había un proyecto social y estaban pintando unos bancos para dar color a las calles. Y yo pasaba por ahí, venía de cantar en varios sitios y tenía ganas de ver gente, de hacer cosas. Me vieron mirando y me dijeron: “¿Quieres pintar?” Y me puse a pintar unos bancos de amarillo, verde, azul. Entonces Montevideo, a pesar de lo que me digáis, tiene mucho color.

FICHA

Así se dio su participación en “La noche de 12 años”

Silvia Pérez Cruz conoció a Álvaro Brechner en un Festival de Cine de Málaga, al que ella fue como protagonista y responsable de la banda sonora de Cerca de tu casa. “Álvaro vio la película, le gustó mi trabajo y me mandó el guion” de La noche de 12 años, cuenta la cantante, quien se vio atrapada por la historia tan humana, y por la forma poética en que estaba contada. “Los detalles, que me hacían emocionar, hicieron que quisiera trabajar en ese proyecto”, relata. “Al principio tenía que hacer toda la banda sonora; finalmente fueron cuatro canciones y mi pequeña participación. Cuando leí el guion, me apunté todos los silencios, y al acabar la lectura compuse ‘Tres locuras’, la segunda de los créditos, con lo primero que había sentido. Luego había un pequeño poema de Rosencoff, e hice la canción, las dos porque me salieron del alma”.

El encargo concreto del director fue la versión de “The Sounds of Silence”, y luego se ofreció a versionar “Siga el baile”, porque la canción casi queda fuera de la película, y ella entendió que usarla era “un acierto, que quedaba muy bien”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)