LA CUMPARSITA

A un siglo del tango que no precisa letra

Hoy con un gran show se lanza un año de festejos: “Bienvenida Cumparsita”.

En el 2017 La Cumparsita será escuchada en todas partes y en mil contextos, abarcando desde lo netamente musical a la evocación a través de objetos e imágenes. La antesala comienza hoy a las 21:00, con el espectáculo Bienvenida Cumparsita, que se hará en un escenario callejero, levantado junto a la Pza. Independencia, frente al Palacio Salvo. Entrada libre.

El escenario se armará en Av. 18 de Julio entre Andes y la plaza, a cada lado habrá una pantalla gigante, para la mejor visualización del público, que se ubicará principalmente en la plaza misma. Por allí desfilarán, en unos 80 minutos, tangueros y no tanto: Ricardo Olivera, Valeria Lima, Maia Castro, La Triple Nelson, Gabriel Peluffo, Néstor Vaz, Laura Legazcue, Roberto Herrera y Mónica Navarro.

El espectáculo será transmitido en vivo por TV Ciudad (con un programa previo de una hora con entrevistas a los artistas implicados), y el cierre será con fuegos artificiales. Si hay mal tiempo, se pasa para mañana a la misma hora. Organizado por la Intendencia de Montevideo, contará con la Orquesta Filarmónica de Montevideo, bajo dirección de Álvaro Hagopian.

El lugar elegido para el gran concierto es muy simbólico, dado que allí, donde ahora está el Palacio Salvo, estuvo antes ubicado el café y confitería La Giralda, donde se realizó la primera interpretación pública de esta melodía pegadiza, que el tiempo convirtió en el himno de todos los tangos. Creada inicialmente como una marcha por el joven estudiante de arquitectura Gerardo Matos Rodríguez (y desconociéndose con precisión la fecha de su autoría) fue estrenada por Roberto Firpo. Como tantas obras que luego serían célebres, esta melodía nació y creció en una serie de idas y venidas que se han prestado (y aún se prestan) para la polémica y los debates de corte nacionalistas. De hecho, se dice que La Cumparsita fue prácticamente olvidada hasta los años 20, cuando fue difundida con éxito desde Buenos Aires.

"Lógicamente que el lugar central de este espectáculo lo va a ocupar La Cumparsita, por el homenaje a su centenario, pero a partir de eso vamos a hacer un homenaje a los autores de tango uruguayos. La mayor parte del repertorio serán tangos de autores nacionales, considerando también a Gardel como tal", adelantó a El País Hagopian, gran conocedor de la tradición tanguera.

"Musicalmente La Cumparsita no es el tango, pero tiene esa magia que otros tangos, que quizá compositiva o armónicamente son más interesantes, no la tienen. Eso es un imponderable. Es esa magia que tienen determinadas cosas, y La Cumparsita es una de ellas", reflexiona el director musical, enumerando la cantidad de buenas versiones que hay de este clásico. Y cita entra otras las versiones de DArienzo, o de Aníbal Troilo, incluso con arreglos de Piazzolla. El éxito de esta música es tal, que muchas veces se ha dicho que para que un disco de tango instrumental tenga buena venta, tiene que incluir La Cumparsita. Difícilmente un turista compra un disco de tango instrumental si no cumple ese requisito.

Todo el encanto que tiene esta célebre melodía, tiene como contrapartida una letra (en realidad, muchas letras distintas), que nunca estuvo a su altura. Tiene incluso una en inglés, compuesta hacia 1937. Nacido como tango instrumental (en un tiempo en que iba dominando el tango canción), sus sucesivas letras nunca gustaron ni calaron en la gente. "Su magia va por la parte musical, no por la letra. La original es tan mala o peor que la otra, la que le pusieron los argentinos", dice sin vueltas Hagopian.

Muchas veces se ha hablado del llamado robo de La Cumparsita, que nació en Uruguay y se la apropiaron algunos artistas desde Argentina. Principalmente por todo el largo pleito judicial de derecho de autor, que tuvo mil instancias y entretelones, y que se zanjó cuando su autor ya había fallecido.

Y no han faltado los que van mucho más lejos, trazando un paralelo entre la historia del célebre tango (que está llena de episodios de novela), y la propia biografía de Carlos Gardel, cuya nacionalidad también sufrió y sufre los tironeos nacionalistas. La controversia se reavivó, por ejemplo, cuando esta música la utilizó la delegación de Argentina en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, generando disgusto de este lado del río. Ahora, a cien años de su discutido nacimiento, el juvenil himno de los tangos sigue demostrando que lo clásico no envejece.

RAÚL JAURENA.

Historia de la partitura que mató a su inventor.

"La Cumparsita es un ícono. No podés hablar de tango si no hablás de ella. Junto con El choclo y A media luz, son temas internacionalmente reconocibles: tocás esos temas y todo el mundo sabe qué estás tocando. Para nosotros, los músicos uruguayos radicados en el exterior, ha sido una carta de presentación en todo el mundo", explicó a El País el notable bandoneonista uruguayo Raúl Jaurena, quien tiene previsto presentar un espectáculo con el maestro Martín García y la Sinfónica del Sodre. Será un concierto para el 19 de abril del año próximo, en el Auditorio Nacional Adela Reta, "una gran Cumparsita en forma de suite, con la orquesta sinfónica y el ballet", detalla. Y agrega: "Va a ser un homenaje a esta Cumparsita tan famosa en el mundo, y que tanto bien nos ha hecho a los músicos, y tan bien nos ha representado".

Jaurena explica que "musicalmente La Cumparsita no es compleja. Los tangos no suelen ser complejos. Por otro lado, detrás del compositor hay un arreglista, que es el encargado de embellecer la obra, o de hacerla una porquería. Si comparás las distintas versiones de La Cumparsita, la de Salgán, la de Troilo, la de D´Arienzo, son todas bien diferentes. Porque cada arreglista la pensó a su manera. Hay muchas, en diferentes estilos. Es tan buena la de Troilo como la de D´Arienzo, como la de Racciatti, o la de Villasboas. Son de estilos diferentes: no se puede decir que una sea mejor que otra".

Consultado el gran bandoneonista uruguayo si Matos Rodríguez es tan conocido como La Cumparsita, responde: "Yo creo que no. Acá uno da por sentado que es de él, pero en Europa, o en Estados Unidos, podés decir que es de Juan Pérez. Cuando una creación crece tanto, el creador a veces queda olvidado. Es la máquina que mata al inventor".

UN RINCÓN PARA SABER MÁS SOBRE EL DOS POR CUATRO.

Tras los pasos de La giralda, donde se estrenó el tango más famoso.

Ayer abrió al público un nuevo espacio destinado a recordar a La Cumparsita y su historia. En el Palacio Salvo, por la entrada de Pza. Independencia 846, se puede visitar un lugar que recrea el ambiente del café y confitería La Giralda, a la vez que exhibe una serie de objetos que ilustran la historia del tango más famoso del mundo. La visita incluye una guía que explica aspectos vinculados al origen e historia del célebre tango, y se puede realizar diariamente desde las 10:30 hasta las 16:30. Dura unos 20 minutos y la entrada vale $ 150. También se puede realizar una visita más amplia, que abarca el conjunto del Palacio Salvo.

"Lo que quisimos fue darle un lugar al sitio donde se tocó La Cumparsita por primera vez. En un plano de La Giralda, la confitería donde se estrenó, se puede ver que tenía entrada por Andes, Pza. Independencia y por Av. 18 de Julio. Y basándonos en fotos que hay en el archivo nacional, armamos un poco los diferentes salones que tenía La Giralda, con su salón principal y al fondo la orquesta. Estaba la confitería, el salón de familias, donde entraban mujeres, y luego otro sector donde solo entraban los hombres", explicó a El País Mónica Kaphammel, quien está al frente de La Cumparsita. Sitio Histórico, un lugar especialmente atractivo para los turistas.

La Cumparsita surgió en un momento histórico que no ha sido estudiado tanto en sus detalles, sino que mucho más en lo que tiene que ver con el mundo del espectáculo y el de la música popular. Es que mientras el Uruguay del Novecientos ha sido evocado y analizado en numerosas publicaciones, así como el de los años 20, esa década en la que surgió este tango está de algún modo a la espera de un estudio más detallado, que releve con más precisión los muchos lugares de recreo que tenía el espectador entonces.

El himno de los tangos nació en un Montevideo lleno de sorpresas en materia de espectáculos: figuras como Isadora Duncan y Nijinsky visitaron este país, mientras Matos Rodríguez procuraba abrirse camino con la música.

Por otro lado, la historia suele cruzar los hechos de modo asombroso. Porque solamente por azar, fue que el tango más famoso del mundo se dio a conocer en un sitio, que luego sería también célebre por esa extraña y hermosa mole que es el Palacio Salvo. En ese sentido, y por casualidad, la historia de la música popular uruguaya y la de la arquitectura local quedaron fundidas en un único lugar. No le faltan anécdotas y episodios curiosos al gran tango uruguayo, como tampoco al Salvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados