Obituario

Sergio Denis, murió el cantante de un montón de éxitos que coreamos todos

Tenía 71 años y en marzo de 2019 se cayó de un escenario, fue uno de los artistas más populares de la música argentina

Sergio Denis
Sergio Denis

Como muchos obituarios lo destacaron ayer, cuando se anunció su muerte a los 71 años, Sergio Denis tuvo la certificación más grande: muchas de sus canciones se solían corear, adaptadas para la ocasión, en las canchas de fútbol. No se puede ser más pop que eso.

“Mi hijo es hincha de River”, le contó Denis, que era de Racing, al periodista Lalo Mir. “Y un día lo acompañé a la cancha y cuando la tribuna se puso a corear “Yo te quiero tanto”, lloré: es díficil que no te emociones con 60.000 tipos cantando tu canción. Es lo más alto a lo que se puede llegar”.

La muerte de Denis ocurrió un año después de haber sufrido un accidente en marzo de 2019 al caerse del escenario desde una altura de tres metros en un show en la ciudad de Tucumán. Desde entonces, había estado internado y aunque su estado de salud había tenido una mejoría, jamás pudo recuperarse del todo. Ayer murió por lo que el diario argentino La Nación definió como una arritmia ventricular seguida de un paro cardíaco.

En una carrera de más de 50 años, Denis -nacido Héctor Omar Hoffmann, el 16 de marzo de 1949 en la bonaerense Coronel Suárez-, fue el lado más sensible y perdurable de lo que dio en llamarse “porteñada”, un género musical bastante infame que explotó en la década de 1970. Fue de los pocos cantautores pop de esos años y en su obra combinaba los modismos de la música romántica de letras simples pero pensadas y un buen oído para las melodías pegadizas.

Así, entre sus grandes éxitos figuran “Yo nunca supe más de ti”, “Cada vez que sale el sol”, “Cómo estás, querida”, “Te quiero tanto” y “Un poco loco” que lo ayudaron a vender alrededor de siete millones de discos. Grabó y escribió unas 350 canciones, muchas de las cuales repartió en una treintena de albumes. Muchos (como Afectos y Un poco loco) fueron records de ventas

Su carrera empezó, como todas las de su generación, con un conjunto beat, Los Jockers, de éxito limitado geográficamente pero que precedió la inevitable mudanza a la capital. En 1969 y con Los Bambis, grabó para CBS Columbia, lo que era jugar, ya en las grandes ligas.

Simultáneamente lanzó su carrera solista (rebautizado ya como Sergio Denis) con un simple que incluía “Fui un soñador” y “Te llamo para despedirme” (que luego sería el título de su primer disco); escritas por Francis Smith fueron de los grandes best-sellers de ese año.

Y ahí vino el debut en televisión: del programa Casino Philips, conducido por Andrés Percivale pasó rápidamente a ser parte de Sábados Circulares, de Pipo Mancera, el gran fenómeno televisivo del momento.

“No entendía nada”, recordó Denis en la charla con el periodista Lalo Mir. “Cuando llegué al estudio de Canal 13 a los 21 años, no sabía dónde estaba, ni el tiempo que había transcurrido. Era como estar como un paso adelante de uno mismo”.

Desde allí, no paró y en su segundo disco estaba incluido “Me enamoré sin darme cuenta”, otro de sus más grandes éxitos y que tuvo -otra costumbre de la época que era un certificación de popularidad- su versión cinematográfico que protagonizó con Alicia Bruzzo y Luis Brandoni.

A comienzos de la década de 1980, y porque no le gustaba lo que estaba componiendo, se dedicó a grabar covers en español de canciones como “Las pipas de la paz” de Paul McCartney, “California Dreaming” de The Mammas & The Pappas, “Los sonidos del silencio” de Simon & Garfunkel y “Nada va a cambiar mi amor por tí” de George Benson, otro hit que hizo suyo.

Fue el prólogo, innecesario dirán algunos, de otra etapa de grandes éxitos como “Gigante chiquito”, “Te quiero tanto”, “Dame luz”, “Solo sabe Dios”. Algunas de ellas, lo volvieron a convertir en una figura de televisión en la década de 1990 como invitado de Ritmo de la noche de Marcelo Tinelli.

Por esos años también cayó en una fuerte depresión que incluso hizo mella en su voz. Con sus hermanos intentó un negocio de reciclar y revivir teatros en el Gran Buenos Aires pero las deudas por cumplir ese sueño de construir salas para apoyar la carrera de otros músicos, lo dejó, literalmente, mudo y en bancarrota.

En 2015, grabó Clásico con el que ganó el Premio Gardel a mejor album de artista romántico-melódico, el género, en definitiva, que mejor lo definía.

Aunque solo se casó una vez, Denis tuvo publicitados romances como cualquier estrella de la farándula que se precie. Entre ellos, claro, estuvo su relación con Susana Gimenez.

Ayer el presidente argentino, Alberto Fernández, le dedicó un tuit en que decía que “con mucha tristeza despedimos a Sergio Denis, un artista que quedará para siempre en nuestra memoria colectiva por haber musicalizado momentos imborrables de nuestras vidas. Mis condolencias a su familia y amigos”.

A los mensajes de dolor se sumaron colegas como Pedro Aznar, Palito Ortega, Valeria Lynch e Iván Noble. Todos destacaron su presencia como parte de la banda de sonido de varias generaciones.

“Cuando busqué un hit, nunca lo pude encontrar”, recordó Denis. “Pero cuando espontáneamente agarraba la guitarra, surgieron muchos de mis grandes hits”. La fórmula por lo visto le funcionó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados