Crítica 

Sentido recuerdo de una tragedia

La Orquesta Sinfónica y el Coro Nacional del Sodre tributaron un hermoso homenaje recordando en el centenario del genocidio del pueblo armenio perpetrado por los turcos.

Era de estricta justicia que se eligiera como director a Álvaro Hagopian, representante de esta colectividad que ha participado activamente en nuestra vida cultural.

Para el programa se escogieron tres destacados exponentes de la música armenia del siglo XX: Aram Khachaturian, Alexander Arutiunian y Edgar Hovhannisian, quienes supieron sintetizar el sentir de su pueblo en sus composiciones, incorporando ritmos y melodías típicas de su folklore.

Se inició la velada con el bellísimo "Adagio lírico" del ballet Espartaco de Khachaturian que fuera estrenado para Uruguay por el propio autor el 24 de agosto de 1957 al frente de la Ossodre. También se escucharon tres danzas de la suite del ballet Gayaneh que fueron presentadas en Montevideo por el autor en ese mismo año. La versión que brindó Hagopian fue correcta y sumamente sentida. Fue notoria la ausencia del Ballet Nacional del Sodre en este emotivo homenaje; dado que supo interpretar brillantemente estas obras.

Se escucharon de Arutiunian el Concierto para trompeta y orquesta y la cantata para solistas, coro y orquesta Hairenikis hed. La primer obra la habíamos escuchado hace menos de un año por el famoso trompetista venezolano Pacho Flores que la interpretó magistralmente con la Banda Sinfónica de Montevideo en Sala Verdi. En este concierto el solista fue el trompetista norteamericano Benjamín Browne que a diferencia de otras oportunidades ofreció una versión muy particular. Es una pena que el "Concierto para piano y orquesta" de Khachaturian que fuera inmortalizado por Hugo Balzo no fuera incluido en este homenaje ya que teniendo a dos pianistas expertos en esta obra como Julián Bello y Carmen Navarro no hayan sido convocados. Los solistas de la cantata "Hairenikis hed" fueron la soprano Sandra Scorza y el bajo barítono Nicolás Zecchi. Lamentablemente debido a la tesitura sumamente grave de la obra, Scorza quedo opacada ante la sonoridad de la orquesta y el coro, mientras Zecchi tuvo una labor correcta. Lo más destacado de la noche fue sin lugar a dudas el Coro del Sodre preparado por Esteban Louise, que a pesar de su corta intervención en tan solo dos canciones hizo que el público los aplaudiera de pie especialmente en la hermosa oda Iereván -Erepuní de Hovhannisian compuesta en 1968 y que está dedicada a la capital de Armenia. El público visiblemente emocionado no vaciló en pedirla nuevamente como bis pues ella representa el alma de este pueblo.

CONCIERTO POR EL CENTENARIO


Orquesta Sinfónica y Coro Nacional del Sodre. Director: Álvaro Hagopian. Solistas: Benjamín Browne (trompeta) Sandra Scorza (soprano) y Nicolás Zecchi (bajo). Programa: obras de Khachaturian, Arutiunian y Hovhannisian. Auditorio Nacional del Sodre, 24 de abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados