MÚSICA

Seguir creyendo en la magia del rock and roll

Motosierra toca esta noche en Bluzz Live, con dos bandas más.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Motosierra. Foto: Martín DarkSoul

Motosierra empezó a tocar en 1999, y desde entonces ha tenido tiempos raros para los normales de una banda. Por ejemplo, está preparando su primera edición de material en una década —el último disco es Life in Hell, de 2006— con un sello estadounidense: un vinilo con una canción nueva de cada lado, adelanto de lo que será un futuro álbum del grupo.

Además, sus integrantes han pasado mucho tiempo viviendo en países diferentes, y con la formación actual en lo que va de 2016 actuó cuatro veces en Buenos Aires, pero hace un año que no lo hace en Montevideo.

Vuelve a los escenarios locales hoy: toca en Bluzz Live (entradas en Tickantel) a las 22:00 con la banda punk de Gustavo Parodi, Niñera Nueva Ola, y a Depresión Adolescente, que en los noventa dio inicio a una escena hardcore junto a Motosierra y a Hablan por la Espalda.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Esta banda ha tenido una historia medio rara y todas las vueltas que hemos hecho para llegar hasta donde estamos nos han consumido bastante tiempo y paciencia", dice Marcos Motosierra, frontman nacido Marcos Fernández. "Porque guita no hay, recompensa no hay, lo único que queda es seguir tirando para adelante e intentar que esto funcione a través del tiempo", resume.

En ese sentido, explica que no es que no tocaron en el último año por voluntad propia, sino porque las circunstancias del medio y la necesidad de cuidar a su público los llevaron a él y a sus compañeros Álvaro Crespo, Leonardo Bianco y Juanmitz Bertolotti a que así tuviera que ser.

Este tiempo que pasó sin que actuaran en Montevideo es un agregado para sus ganas de tocar, y para una propuesta musical y performática pesada que siempre tiene con qué sorprender. De hecho habrá sorpresa, adelanta el vocalista: los detalles no se pueden decir.

"Siempre digo que lo que hacemos es una cosa medio familiar, de incluir gente que está medio excluida, que no tiene dónde meterse y se arrima al lado nuestro porque estamos en la misma. Es como el club de los desplazados", comenta. Eso hace además que su público rejuvenezca constantemente, y que la historia de Motosierra siga creciendo en el under.

Y aunque han sido un poco "asustaviejas" desde sus orígenes, Marcos Motosierra reivindica esa esencia de "pibes de barrio" que, aunque pase el tiempo y cambien las cosas, siguen "fascinados por este mundo medio mágico que tiene que tener el rock and roll, que se ha perdido un poco. Ahora se sabe demasiado de la gente y eso no está bueno para el rock".

—Si hubiera una enciclopedia del rock uruguayo, ¿la entrada de Motosierra qué diría?

—Qué cagada. Alguien tenía que hacer el trabajo sucio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)