Crítica | música

El secreto de un amor que crece

El público no podía ser más variado en edades: iba desde chicos muy jóvenes, que la siguen con locura, hasta personas mayores, nostálgicas de París. El recital empezó unos minutos después de las nueve, y ella fue saludada con euforia, como una estrella. Con gestos y un español bastante duro, pidió al público que se sume a la fiesta, que baile y cante.

Ataviada con un sencillo vestido negro, corto y sin mangas, Zaz recorrió un repertorio tan variado como el público que la fue a ver, llenando el Solís hasta arriba. Sus canciones pasaron por géneros variados, desde la música popular francesa, algo más pop, algo más fuerte, otras más románticas. Y ellas las recorrió todas con convicción, sin que se notara que viene andando por el mundo y dando su show en países y más países.

Con momentos festivos (que demandaban una sala sin butacas, para bailar) hasta otros más dramáticos, transitó por una hora y media de show con frescura, soltura y profesionalismo. Culminó firmando autógrafos, con sus muchos fans a sus pies. Todo conquistado desde la sencillez.

"PARÍS"

Recital:

La cantante francesa Zaz en el Teatro Solís. Función: Martes 10, a las 21 horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados