presenta su disco El mar sin miedo esta noche a las 21:30 horas en La Trastienda

Santullo: "Quería salir de la zona de confort"

No me interesa cuidar una esencia, me interesan las mutaciones", dice Fernando Santullo (Montevideo, 1968) y resume a la perfección su recorrido musical. Sin embargo, a pesar de las varias mutaciones que ha transitado, conserva una marca distintiva signada por la inserción del rap y los ribetes electrónicos en el rock, que dibujó décadas atrás con El Peyote Asesino y Kato y que consolidó con su oscuro y minimalista primer disco, Santullo (2008).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Las canciones de este disco las armé pensando en los músicos que tenía"

Entre medio, colaboraciones con Bajofondo (es autor de, entre otras, "El Mareo", cantada por Gustavo Cerati) y El Cuarteto de Nos ("Mírenme").

Si en su primer disco lo que mandaba era lo intimista, en su segundo disco de estudio, El mar sin miedo, que presenta hoy a las 21:30 horas en La Trastienda, la música se vuelve más expansiva. "Con el disco anterior yo estaba curtiendo un montón de hip hop y música electrónica británica y a la vez estaba paspado del formato rock, entonces el disco anterior fue una cosa muy opuesta a todo eso", dice Santullo en conversación con El País. "Lo que pasó para este disco es que estaba escuchando mucha más música de banda y también descubrí, a medida que fui haciendo shows y se fue estructurando una banda, que había un sonido interesante y cosas explotables en términos de los músicos que tenía. Las canciones de este disco las armé pensando en la banda".

Pero Santullo siempre desconcierta un poco. Los que esperaban otro disco repleto de versos rapeados, baterías apagadas y secuencias, se encontraron con un Santullo volcado hacia el rock de guitarras y tocando incluso géneros como la murga-canción. El mar sin miedo es un disco mucho más melódico —un riesgo en el universo Santullo— y, de hecho, un acierto. "Yo puedo hacer un disco todo rapeado y que sea más o menos competente porque rapeo de manera solvente. Pero ya hice eso. Quería forzarme a salir de la zona de confort. ¿Qué pasa si hago canciones en las que no aparezca el elemento rapeado?".


Si no puede ver el video haga click aquí

Hay once respuestas a esa pregunta y se encuentran en el disco que produjo Guillermo Berta, donde participan viejos socios de Peyote como Juan Campodónico y Carlos Casacuberta, y otros como Pablo "Pinocho" Routin y Emiliano Brancciari. Ya de por sí es difícil que un solo artista pueda reunir a invitados tan distintos; que esto ocurra en un solo disco es excepcional. Algunos de ellos estarán sobre el escenario de La Trastienda esta noche. "Desde el momento en que tuve las canciones me di cuenta que había muchas cosas distintas, desde power pop hasta rap blues o murga. La diversidad no era problema, el problema era cómo unificar eso. Pero yo quería que el sonido de banda fuera lo que dominara. La solución fue buscar una paleta acotada en sintetizadores, en distorsiones y en batería. Independientemente de los géneros hay un sonido de rock setentoide que abarca todo el disco".

Géneros.

Santullo no parece tan interesado en identificarse con un género en particular. Quizá sea El mar sin miedo el disco que mejor representa esto. "Si vos mirás la música que he hecho en distintos proyectos, nunca fue una música de género, sino que recibía influencias de lo que andaba en la vuelta, las procesaba a través de la banda con géneros del Río de la Plata y alguna mejicanés también", dice. "El rock es una cosa que ha ido mutando y a esta altura a lo que se le llama rock probablemente en 1960 no se lo consideraba rock".

La única manera posible de concentrar tantas influencias distintas en un mismo músico es que éste se encuentre en constante estado de alerta. Y esto ocurre en Santullo más allá de cualquier prejuicio. "Contrariamente a lo que la gente cree, David Guetta es un tipo que maneja súper bien la dinámica de las canciones. Mezcla electrónica y pop y se consigue unos colaboradores del carajo y al final te entusiasma. Después podés preguntarte si es arte o no; a Guetta y a los que lo escuchan esa pregunta no les importa nada", explica.

Para este disco, Santullo se encargó de conseguir sus propios colaboradores. Roberto Rodino, Jose Luis Yabar, Matías Craciun, Bruno Tortorella, Emiliano Pérez y Alejandro Casco son los músicos que lo acompañan en vivo y en el estudio. Este formato cobró fuerza gracias a Volumen 2: Canciones del Futuro Reciente (2012), álbum en vivo que registraba los temas de su debut en solitario con un sonido mucho más crudo. "Ese disco registra el momento en que la banda cobra un sonido propio. A partir de ahí todas las canciones se fueron orientando hacia ese lugar", explica Santullo. Por eso El mar sin miedo es un disco pensado desde el principio para ser tocado en vivo de la forma en que está grabado y por los músicos que lo grabaron. En ese sentido, reconoce el músico, el traslado al vivo se convierte en algo más efectivo.

La misión de su proyecto, asegura Santullo, no es otra que la de contagiar al público con la música, sorprendiendo con cada nuevo álbum y desafiándose a sí mismo dependiendo del momento. "Escucho música, tengo cosas que quiero contar, pongo todo eso en una coctelera, encuentro la gente adecuada y saco canciones. Mi aspiración es hacer unas canciones que cuenten algo, y si eso le interesa a la gente, mucha o poca, es una alegría".

Según explicó a El País, el show de La Trastienda de esta noche incluirá prácticamente todo el nuevo disco, algunos temas del anterior y clásicos de la época de Peyote, además de varios invitados sorpresa.

Lo literario, no lo literal: santullo lo tiene claro.

Las referencias a la cultura popular y a la literatura aparecían ya en su primer disco como solista (ya venía desde El Peyote Asesino). En El mar sin miedo, esta tendencia se mantiene aunque de manera codificada. "Las letras de este disco están influenciadas por la ciencia ficción. ¿De qué manera? Eso dependerá de lo que cada uno entienda. Yo no soy partidario de explicar las letras, si querés eso esperá a que el tipo saque un librito de prosa. Las letras son eso y no conviene explicarlas porque dejan un margen para que cada uno haga una lectura propia. Me aburren las letras que son muy literales. Pasa mucho en las bandas de protesta: ¡Lo que hay que hacer es…!. Yo qué sé, ¿a vos te parece? A mí me parece que no".

España, Uruguay y la relación con la gente.


Actualmente Santullo vive en una ciudad llamada Casteldefels (Barcelona), España. Desde allá viaja muy seguido a Montevideo para reunirse con su banda y tocar en vivo con su proyecto. "Me fui a estudiar un máster de periodismo a Barcelona y después quedé trabajando como periodista cultural hasta 2008, cuando saqué mi primer disco solista. Cuando arranqué con eso tampoco era claro que las cosas iban a ocurrir en Uruguay".

Y en Uruguay, dice, su público es variado, mezcla de veteranos de otras épocas con las nuevas generaciones. "Es una mezcla entre algún nostalgioso de Peyote pero también gente a la que no le interesó Peyote. El público que capta Santullo es híbrido: te puede caer uno que le gusta Trotsky, uno que escucha a Jaime Roos o Larbanois&Carrero. Es una música que mezcla muchas influencias", explicó el músico.

TRES CLAVES DE SANTULLO


El Peyote Asesino.


En los 90, L.Mental (Santullo) junto a Daniel Benia, Campodónico, Pepe Canedo, Casacuberta y Luciano Supervielle formaron una de las bandas más singulares e influyentes del rock uruguayo, con dos discos publicados.

Bajofondo.


Como colaborador del colectivo rioplatense liderado por Santaolalla, Santullo compuso varios temas del disco Mar Dulce, incluyendo "Ya no duele" y "El Mareo" que, cantada por Cerati, fue nominada al Grammy Latino.

Santullo.


En 2009 salió el primer disco de Fernando Santullo como solista, apoyado en colaboraciones de Campodónico y Santaolalla y con Fernando Cabrera de invitado. "Intacto", "Esencia" y "Quién" destacan en un disco de aire oscuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados