AGENDA

Santiago Motorizado habla del camino por fuera de Él Mató y del amor por Niña Lobo

El cantante de Él Mató a un Policía Motorizado se presenta hoy sábado en Sala del Museo, y antes conversó con El País

Santiago Motorizado. Foto: Difusión
Santiago Motorizado. Foto: Difusión

El Mató a un Policía Motorizado venía con un ritmo intenso, acelerado, así que el primer tramo de la cuarentena fue la excusa ideal para que su cantante, compositor y bajista Santiago Motorizado pusiera un freno y viviera un rato en otro tiempo, en otra sintonía. “Necesitaba desconectarme un poco, tratar de hacer otras cosas”, dice en charla con El País a un año casi del inicio de la pandemia del coronavirus.

De marzo hasta ahora, una de las bandas más relevantes de la escena actual argentina hizo un show en streaming exclusivo para México, participó del Cosquín Rock (también virtual) y regrabó canciones para el lanzamiento de la serie argentina Okupas.

Pero 2020 era, dice, el año de empezar a grabar un disco nuevo, el sucesor del elogiado La síntesis O’Konor, una idea que quedó trabada por el contexto. “Porque para nosotros el disco es el puntapié inicial para todo: una gira, una aventura, salir a mostrarlo, aunque las canciones tienen una finalidad que va más allá de los shows”.

En medio de la incertidumbre, el músico retomó el viejo plan de hacer un álbum solista con aquellas composiciones que nunca encajaron en el repertorio Él Mató. Recuperó bases grabadas hace cinco años, las rehizo y ahí está, en pleno proceso de grabación, con una veintena de temas por pulir y con la ilusión renovada.

Con esas músicas y algunas ajenas, Santiago Motorizado volvió a los escenarios y esta noche se presentará en el patio de la Sala del Museo (Rambla y Maciel). Es a las 20.30, con un formato que le permite jugar un poco al crooner, y quedan entradas a la venta en Abitab.

silencio y amor

Lo que dejó la cuarentena

Pero además de una pausa y una renivención, el año atípico le trajo a Santiago Motorizado un poco de silencio, ese silencio tan difícil de conseguir en la vida en gira. Y ahí, en un espacio menos contaminado, nació un nuevo amor rioplatense: el suyo por la banda uruguaya Niña Lobo.

En octubre, el músico realizó un vivo de Instagram solo para tocar “Domingo” del ascendente grupo uruguayo. En diciembre, las estadísticas de Spotify le indicaban que había sido su canción más escuchada de 2020; y enseguida empezaba a tocarla en vivo. Ahí, en el medio, ya estrenaba un tema junto a las chicas, llamado “Fin de año”.

Esta fascinación se explica porque al argentino, Niña Lobo lo conectó “con algún punto de mi vida en el que yo me enamoré plenamente de la música. Hay un momento que me tocó en los noventa, en la adolescencia, donde uno vive las cosas más intensamente, empieza a formar su personalidad y a encontrar bandas, canciones, músicos que te marcan y decís: esto es lo que me gusta por sobre las otras cosas. Niña Lobo me conecta ahí, y uno siempre está buscando eso: está buscando la cosa nueva, pero también está buscando volver ahí. Hay una parte de nuestro cerebro que quiere volver a ese momento mágico”.

Ese momento mágico, para Santiago (nacido Santiago Ariel Barrionuevo), es el de la segunda oleada del punk en Argentina y el de la efervescencia alternativa en Estados Unidos. En bandas como Dos Minutos, Mal Momento o Ataque 77 encontró una música suya, ya no la que le llegaba de sus hermanos, y el cuadro se completó cuando aparecieron Nirvana, Yo La Tengo, Pavement, Guided By Voices, Pixies.

Algo de aquella raíz punk se puede encontrar todavía en sus canciones, quizás en un espíritu o impronta que tiene que ver con cantarle al amor con pulso acelerado. Algo de aquella raíz estará, sí, en su debut solista.

“Acá me libero de todo y trato de despegarme de cierto sonido de la banda”, explica a El País. “Las canciones tienen otro ritmo; trato de usar mucho la ironía, aprovechar que me importa menos todo. Me saqué las ganas de grabar covers, la voz va a ser más protagonista y la banda va a estar más chiquita; quiero que tenga esa estética de cantante. Pero no sé cómo contar el disco. Va por otro lado”.

¿Y cómo imagina el nuevo mundo, qué pasará cuando vuelvan los pogos y los shows de pie y todo aquello que recordamos como una vieja normalidad? “Mi escenario ideal es que haya como una explosión de locura si esto pasa, si se termina definitivamente”, dice Santiago Motorizado. “Va a haber una especie de inspiración, de energía que se estuvo guardando y creo que va a ser genial. Tengo esa idea. El mundo nos sorprende muchas veces, casi siempre para mal. Y yo trato de ser optimista”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados