MÚSICA

Las santas escrituras de Martín Buscaglia

Luego de dos discos —Llevenlé y Plácido Domingo— Buscaglia armó la valija y se las tomó. A este país, dijo, no le gustaba lo que él hacía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martín Buscaglia. Foto: difusión

Mejor, entonces, irse a buscar nuevos oídos. Encontró esos oídos en España, y desde allá volvió con este disco, que hace poquito cumplió una década de existencia. Raro que haya tenido que irse del país para hacer un disco que por un lado suena tan de acá y, por el otro, reformula parte del vocabulario musical uruguayo con muchas de las cosas que él fue recogiendo en su camino.

Pero eso es lo que logra en este álbum: fusionar tradición y (entonces) presente de una manera completamente propia. Aunque las influencias puedan detectarse, Buscaglia se vale de ellas para crear un lenguaje propio, y hace que ese nuevo lenguaje pueda ser entendido por todos.

Con este álbum —rico, variado, lleno de vida— Buscaglia dejó de ser uno más en el pelotón y se despegó hacia los primeros puestos en la carrera hacia las canciones que valen y perduran. Dicen que viajar abre la mente y que navegar es necesario. El evangelio según mi jardinero prueba la veracidad de esos lugares comunes.

Martín Buscaglia

Disco: El evangelio según mi jardinero

¿Está online? Sí y también va a ser reeditado para celebrar que hace diez años que se lanzó al mercado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)