MÚSICA

Desde Rusia con mucho talento

Con motivo de los 160 años de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Uruguay se presentó en el Solís la Orquesta de Cámara Rusa de San Petersburgo bajo la dirección del maestro Juri Gilbo.

La primera parte del programa fue consagrada a compositores académicos como Elgar, Weber, Tchaikowsky, Brahms y Khachaturian. Comenzó el concierto con la hermosa "Serenata para cuerdas", op 20, de Elgar. Gilbo mostró en esta primera interpretación la maestría con que domina los matices, consiguiendo en las cuerdas una calidad en los pianísimos y al mismo tiempo una increíble pureza en el sonido.

Luego se escuchó el "Quinteto para clarinete y cuarteto de cuerdas" op.34 de Weber teniendo como solista al clarinetista Roman Kuperschmidt. De los cuatro movimientos de este quinteto nos deslumbró en especial el "Adagio" que es como una especie de aria de concierto. El joven solista hizo gala su desbordante expresividad, ductilidad en el fraseo y brillante técnica respiratoria. Esta última le permite extraer una sonoridad plena tanto en el registro grave como en el agudo.

Al igual que el director el clarinetista consigue realizar sin esfuerzo los precipitados contrastes dinámicos que exigen el autor al tener que pasar inmediatamente de un fortísimo un pianísimo. Luego interpretaron "Melodrama" y "Danza napolitana" dos brevísimas piezas de Tchaikowsky. La primera es parte de la música incidental "Snow Maiden" op.12 y la segunda integra la música del ballet "El lago de los cisnes".

En esta última el clarinetista se lució en particular por la rapidez en la ejecución de las notas repetidas. Continuó la orquesta ejecutando las "Danzas Húngaras nº5 y nº 1" de Brahms. La versión de Gilbo fue un tanto arbitraria con respecto a los tiempos indicados en la partitura por el autor, al agregarle algunos enlentecimientos que terminaron por desvirtuar las obras. Cerrando esta primera parte Kuperschmidt interpretó con gracia y brío la famosa "Danza del sable" del ballet "Gayaneh".

La segunda parte fue sumamente ecléctica. Comenzaron con la finísimas "Miniaturas" de Tzintzadze pasando por el jazz de Gershwin con una suite sobre temas de "Porgy &Bess", siguiendo con una canción folklórica coreana y dos temas famosísimos del "Violinista en el tejado" de Bock y terminando con dos tangos de Piazzolla. El público disfrutó mucho de esta algarabía final donde lo popular fue esencial. Como bis hicieron una música klezmer y luego un arreglo de "Libertango" unido a "Los pájaros perdidos".

Orquesta de cámara rusa de San Petersburgo

Director: Juri Gilbo. Solista : Roman Kuperschmidt (clarinete). Programa: "Serenata para cuerdas op .20" de Edward Elgar, "Quinteto para clarinete y cuarteto de cuerdas op 34" de Carl Maria von Weber,"Melodrama y Danza Napolitana" de Piotr Tchaikowsky, Danzas Húngaras nº5 y nº 1" de Johannes Brahms,"Danza del sable" de Aram Khachaturian, entre otras. Dónde: Teatro Solís. Cuándo: 5 de julio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)