PARTE DE LA HISTORIA

Ruben Rada celebra el legado de El Kinto, Totem y Opa en el Teatro Solís

Esta noche, a las 20.30, Ruben Rada presenta el espectáculo "Parte de la historia" en el Teatro Solís

Ruben Rada
Ruben Rada. Foto: Leonardo Mainé

Mi generación, la de finales de los noventa, parece ser poco consciente de la enorme influencia de Ruben Rada,  El Kinto, Totem y Opa en la música uruguaya. Es que, por edad, estamos más cerca de los discos ¿Quién va a cantar? (2000), Alegre Caballero (2003) e incluso del disco infantil RubenRá (2003) que de clásicos como Totem (1971), Circa 1968 (1977) y Magic Time (1977). Sin embargo, las reediciones en plataformas digitales, libros como 111 discos uruguayos (de Andrés Torrón), De las cuevas al Solís y Rada (ambos de Fernando Peláez) y Razones locas (de Guilherme de Alencar Pinto), sumadas a la influencia de familiares que vivieron durante esa época de ebullición musical, alientan a acercarse a esas canciones históricas.

Si bien en estos tiempos de streaming no se requiere mucho esfuerzo para encontrar la obra de Rada, hay un detalle: no todos los uruguayos de un poco más de 20 años tienen la curiosidad necesaria para bucear en el catálogo de Rada, que ya cuenta con más de 50 álbumes de música inédita (ha llegado a publicar dos por año). Por esta razón, escucharlo en festivales como Montevideo Rock, o invitado por bandas actuales para versionar sus clásicos —como la de “Dedos” grabada junto a No Te Va Gustar— es una buena forma de interesar al público joven.

En su recital del 2017 en el Montevideo Rock, o en el del festival Aquel Abrazo de 2015, Rada ofreció un acercamiento a varios jóvenes que tal vez nunca habían escuchado canciones como “Dedos”, “Biafra” y “Negro”. En aquellos recitales, trajo sus clásicos al presente de la mano de los enérgicos solos de guitarra de Matías Rada y de los coros de Julieta y Lucila Rada. Esas instancias fueron perfectas para despertar la curiosidad de los jóvenes por esa etapa de su vida o, al menos, lograron que esas canciones quedaran sonando en la cabeza por unas horas.

El recital Parte de la historia, que se realiza esta noche en el Teatro Solís, estará dedicado exclusivamente a las canciones de El Kinto, Totem y Opa y permitirá celebrar la obra de uno de los músicos más importantes de Uruguay. Las entradas están agotadas hace casi un mes: debe haber alcanzado con el público que vivió la época de esos grupos, aunque seguramente concurran jóvenes que lo descubrieron con Rubenrá o con “Muriendo de plena”.

Escuchar los discos de El Kinto, Totem y Opa es acompañar la evolución del candombe-beat, ese género nacido a finales de los sesenta donde el candombe dialogaba con el rock y la influencia beatle para generar un sonido sin precedentes. La figura de Rada es esencial para entender el nacimiento del género, ya que en 1967 entró al grupo invitado por su líder, Eduardo Mateo —con quien asegura haber compuesto más de 100 canciones—, y además de la voz principal se encargó de las tumbadoras, donde agregaba tintes del candombe que dialogaban con la batería de Luis Sosa. Así surgió “Muy lejos te vas”, que se puede definir como uno de los cimientos del género.

Al año siguiente, Rada dejaría el grupo para irse a Perú como acompañante del pianista Mike Dogliotti. Con la entrada de Mario “Chichito” Cabral como su reemplazo, El Kinto siguió experimentando con el candombe-beat y compusieron clásicos como “Don Pascual” y “Suena blanca espuma”.

Cuando regresó de Perú en 1969, el cantante grabó Rada, su primer disco solista (ver recuadro), que incluía el éxito “Las manzanas”. Luego, en 1971, formó Totem con el que grabó dos discos: Totem (1971) y Descarga (1972). Retomando la propuesta de El Kinto y mezclándola con el sonido latino de Carlos Santana—todo un éxito en esa época gracias al festival de Woodstock— fue dándole cuerpo al candombe beat. “Dedos”, “Biafra”, “Descarga” y “Orejas” son ejemplos perfectos del desarrollo del sonido con sello autóctono.

A lo largo de su prolífica carrera, Rada siguió apostando a la fusión del candombe con otros estilos musicales, aunque el resultado más sofisticado lo alcanzó con Magic Time, el álbum que grabó en 1977. Invitado por Opa (el grupo de Hugo y Osvaldo Fattoruso y Ringo Thielmann), Rada sacó su talento -su enorme capacidad vocal, su manejo intuitivo del ritmo y su capacidad para aprovechar la simpleza lírica - y grabó canciones como “Montevideo”, “Mind Projects” y “Malísimo”, que se ganaron el respeto de gente como Herbie Hancock.

Esta noche, Rada reunirá por primera vez todos estos clásicos en un mismo escenario, y hoy en el Solís podrán escuchar todas estas canciones que son, apenas, parte de la historia.

"rada"

50 años de su primer disco

Coincidiendo con las celebraciones, este año se cumple medio siglo del lanzamiento de Rada, el álbum solista debut del músico.
Tras dejar El Kinto en 1968 para irse de gira con Mike Dogliotti por Perú, Rada regresó a Uruguay y grabó un álbum que une las dos facetas que definen su estilo: su enorme capacidad vocal y un gran sentido del humor. Con arreglos y dirección musical de Manolo Guardia, el disco incluye “Las manzanas”, uno de los primeros éxitos del candombe beat. Allí también rescata “Dámelo” y “Solo he de quedar”, que solía cantar con El Kinto.
El disco cierra con una versión llena de humor de “Guantanamera”, donde improvisa numerosos acentos y chistes.

trayectoria

Tres discos

Circa 1968 no hubiera sido posible sin la visión del técnico de sonido Carlos Píriz, quien guardó las grabaciones que El Kinto hizo para playbacks en Discodrómo Show y las juntó con dos simples y tres canciones para un disco trunco. El canto angustioso de Rada en “Mejor me voy” pone la piel de gallina.

En Totem, Rada retomó la propuesta de El Kinto y la hizo dialogar con la influencia de Carlos Santana. La banda marcó el sonido de una gran parte de la movida local de principios de los setenta. Ese disco incluye “Dedos” y “Biafra”, donde se destaca la guitarra de Eduardo Useta y la percusión de “Chichito” Cabral.

En Magic Time, el candombe beat se encuentra con el jazz fusión de los setenta, para uno de discos más importantes de la música uruguaya. Los hermanos Fattoruso, Ringo Thielmann y Rada se unieron en un combo histórico que brilla en “Montevideo”, “Mind Projects” y “Malísimo”. Cuando salió, Herbie Hancock se hizo fanático.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)