Clásica

Rossini ovacionado que hay que repetir

Desde aquel inolvidable 27 de agosto de 1988 en que el Coro y la Orquesta del Sodre conducida por el maestro italiano Romano Gandolfi presentara La Petite Messe Solennelle de Rossini no habíamos tenido la dicha de volver a escuchar esta bellísima obra del "Cisne de Pésaro".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El coro nacional en una velada muy aplaudida.

En esa oportunidad los solistas fueron los cantantes Julia García Usher (soprano), Lucila Ramos Mañe(contralto), Alfredo Viña (tenor) y Nelson Martilotti (bajo), las pianistas Elisa Etchepare y Carmen Mariño y la organista Cristina García Banegas quien interpretó su parte en el armonio. En ese momento la dirección del Coro del Sodre era ejercida por la maestra Lilián Zetune.

Si bien la versión que brindó el maestro Esteban Louise no contó con un segundo piano como lo indica la partitura ni con la orquesta que Rossini incorporó en 1864 fue realmente una interpretación conmovedora.

En cuanto al cuarteto solista la soprano Kaycobé Gómez se destacó por la pureza de su timbre a través de toda la extensión de su registro particularmente en el "Crucifixus" y en el "O Salutaris". A su lado debemos señalar la notable actuación de la mezzosoprano Susana Ferrer que tuvo en el "Agnus Dei" con que finaliza la misa, el momento más sublime de la noche.

Por su parte el tenor Gerardo Marandino lució su potente y hermosa voz en el "Domine Deus" tratando de frasear lo máximo posible a pesar del riguroso tempo "Allegro" que impuso Rossini en la partitura.

El barítono Gustavo Balbela dio a su voz un relieve expresivo a tono con la substancia emocional de la composición ,brindando una excelente versión del "Quonian".

En conjunto los cuatro solistas formaron un empaste admirable de timbres, siendo notable el que se haya logrado un equilibrio perfecto de los volúmenes sonoros de cada cantante.

El pianista Eduardo Alfonso fue el soporte de toda la obra, mostrando, como siempre, calidades interpretativas excepcionales. Su versión del "Preludio Religioso" fue de antología por la delicadeza de matices. La pianista Andrea Cruz —que tuvo a su cargo las breves partes asignadas al armonio— supo desempeñarse con soltura y musicalidad en una obra que no ofrece mayor lucimiento al ejecutante. El Coro del Sodre excelentemente preparado por su director Esteban Louise se desempeñó con la justeza, flexibilidad y musicalidad a que nos tiene acostumbrados.

El público ovacionó al director y a todos los que actuaron en este magnífico concierto. Es una pena que todo el esfuerzo que realizaron estos músicos sea vertido en una única función, pues muchos espectadores hubieran querido asistir pero al coincidir con el feriado largo no lo pudieron hacer.

Coro Nacional del Sodre.

Director : Esteban Louise. Solistas: Kaycobé Gómez (soprano), Susana Ferrer (mezzosoprano), Gerardo Marandino (tenor), Gustavo Balbela (barítono), Eduardo Alfonso (piano) y Andrea Cruz (armonio). Programa: "Petite Messe Solennelle" para solistas, coro mixto, piano y armonio de Gioacchino Rossini.Auditorio Nacional del Sodre, 9 de octubre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)