STREAMING

¿Cómo es "Rompan todo", la miniserie de Netflix sobre el rock latinoamericano?

La miniserie documental de seis episodios aborda la historia del rock latinoamericano a través de más de 100 entrevistas y 150 canciones

Fito Páez en "Rompan todo". Foto: Netflix.
Fito Páez en "Rompan todo". Foto: Netflix.

"El rock and roll es un medio de comunicación y sería ilógico que nosotros, habiendo millones de personas en el mundo que hablamos el lenguaje de Cervantes, no tuviéramos nuestro propio rock and roll”, asegura Álex Lora, líder del grupo mexicano El Tri, en una de las primeras escenas Rompan todo, la nueva miniserie documental de Netflix. Y eso es lo que se busca mostrar en cada uno de los seis episodios de una hora: la importancia de un estilo musical que refleje el sentir de todo un continente.

A través de más de 100 entrevistas con figuras como Charly García, Fito Páez, Gustavo Santaolalla —que además es uno de sus productores ejecutivos— y Andrés Calamaro, y a grupos como Café Tacvba, Molotov y Los Prisioneros, Rompan todo ofrece un repaso cronológico por la prolífica historia de un género que siempre supo nutrirse del contexto político, económico y social para generar un cancionero repleto de clásicos inoxidables.

Y el punto de partida es 1957. Mientras que en Estados Unidos Elvis Presley estaba en su auge, Chuck Berry ponía a bailar a todos con “Rock And Roll Music” y “School Days”, y Little Richard lanzaba su álbum debut, un adolescente de 15 años llamado Ritchie Valens tomó “La bamba” —una canción tradicional mexicana— y la adaptó al ritmo de rock and roll. Ese gesto, que podría parecer simple, terminaría generado un big-bang musical que continúa expandiéndose hasta hoy.

Unos años más tarde llegaría el grupo mexicano Los Teen Tops, liderado por Enrique Guzmán, que continuaría con el camino de Valens. Ellos tomaban éxitos rockeros del momento y los traducían al español con una lectura bastante arbitraria. Por ese lugar iba “La plaga” —una relectura de “Good Golly Miss Molly”, de Little Richard— y el clásico “Rock de la cárcel”. Con esos dos antecedentes, el género siguió adoptando nuevos seguidores, que se animaron a colgarse una guitarra para intentar cantar en su idioma.

Pero para que esta historia que ya está escrita cientos de libros no se convirtiera en una simple repetición de todos esos datos que se encuentran fácilmente en la web, Rompan todo logró su encanto gracias a la palabra de los protagonistas del movimiento.

Por eso, el relato de la miniserie dirigida por Picky Talarico se construye a través de la unión entre anécdotas filmadas en las principales ciudades del continente y un valioso material de archivo. Así, por ejemplo, se puede ver a Gustavo Santaolalla, Litto Nebbia, Ruben Rada, Juana Molina, Fabiana Cantilo y a muchos más analizando el fenómeno que generó El Club del Clan mientras que en un segundo plano se escuchan canciones de Palito Ortega.

Luego de abordar la prehistoria del rock en español, Rompan todo llega 1963, el año en que empezó la verdadera revolución. Con The Beatles como protagonistas, hubo toda una generación de músicos latinoamericanos que se animaron a formar su grupo y generar un sonido que se convirtiera en el soundtrack de los jóvenes de la época. En cuestión de tiempo, en Uruguay nacerían Los Shakers, en Perú surgirían Los Saicos y Los Shains, y en Argentina se formarían Los Beatniks y Los Gatos.

Y lo que comenzó como un movimiento ideado para el baile y la diversión, se terminaría convirtiendo en el reflejo de una sociedad atravesada por numerosas dictaduras y crisis económicas. Y ahí es donde Rompan todo genera un abordaje interesantísimo que refleja la importancia del género en la segunda mitad del siglo XX.

El foco está puesto mayoritariamente en Argentina y México —seguramente porque son los mercados más populares para Netflix—, pero cada episodio es una pequeña clase de historia que va más allá de la música. En México se habla de las dictaduras, del Movimiento Zapatista, el terremoto de 1985 y la demonización del rock tras el Festival de Avándaro —una especie de Woodstock, pero en 1971—. En el caso de Argentina, se aborda la dictadura de 1976, la Guerra de Malvinas, el gobierno de Menem y la crisis del 2001 .

Pero más allá de todas esas crisis, el rock latinoamericano sobrevivió y llegó a su auge a mitad de los ochenta gracias a Soda Stereo. Rompan todo muestra cómo el grupo liderado por Gustavo Cerati se convirtió en el primer producto de exportación del rock de la región e influenció a grupos de México, Chile y Uruguay. También se hace espacio para reivindicar la importancia de MTV en la escena de la época. A principios de los noventa, el canal puso a grupos como Café Tacvba, Aterciopelados, Molotov y Los Fabulosos Cadillacs a rotar por todo el continente y ayudó a generar lazos entre países.

El último episodio aborda el rol de la mujer en el género, y cuenta con testimonio de Julieta Venegas, Juana Molina, Mon Laferte y Andrea Echeverri. “El futuro del rock es mujer”, asegura el productor uruguayo Juan Campodónico, quien advierte un prometedor cambio en un género que se ha caracterizado por su constante mutación.

rompan todo

Así se ve el rock uruguayo en la miniserie

Si bien el título de Rompan todo se inspira en el mayor clásico de Los Shakers, solo se le dedica un minuto y medio a la historia del grupo. En ese lapso, Ruben Rada, Emilio Del Guercio, Billy Bond, Sebastián Teysera y Pedro Aznar analizan su importancia.

“Ellos pudieron desentrañar la impronta musical que había ahí, decodificar el ADN y replicarlo a la uruguaya”, dice Aznar. Por su parte, Bond asegura que John Lennon los mencionó en una entrevista y que dijo que eran un grupo que “los imitaba de maravilla”.
Hugo Fattoruso, que siempre se mostró reticente a hablar de Los Shakers, solo dice: “Yo estaba en la burbuja de la adolescencia. No veía nada, solo la punta de la nariz”.

La música uruguaya recién vuelve a aparecer en el último episodio, con La Vela Puerca como protagonista. Roberto Musso, Gabriel Peluffo, Gustavo Santaolalla y Teysera analizan el auge del grupo y del rock local durante la crisis del 2002.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error