Crítica | Música

Romance entre México y Uruguay

Con el paso del tiempo se ha creado entre las selecciones de fútbol de Uruguay y México una tensa rivalidad. Pues en lo artístico pasa todo lo contrario. En marzo Molotov agotó entradas en La Trastienda, y a la inversa, El Cuarteto de Nos vendió todas las localidades en sus recientes presentaciones en aquel país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez

Los dos shows que ofreció Julieta Venegas esta semana en el Auditorio fueron otros escalones en este camino de confirmación. El público la recibió con entusiasmo tras extrañarla durante cuatro años, y gozó del privilegio de escuchar por primera vez en vivo algunas de las canciones que integrarán su nuevo disco, como "Porvenir" y "Una respuesta".

La cantante, que invitó a Eli-U Pena (la hija de Gustavo Pena, El Príncipe) para abrir sus fechas, se paseó por un repertorio de clásicos. Abrió la noche con "Bien o mal" e incluyó "Limón y sal", "Eres para mí" e "Ilusión", alternando los formatos. A veces se sentó al teclado, a veces optó por la guitarra y en otras oportunidades se volcó al acordeón, mostrando una asombrosa habilidad en cada instrumento. Pero si hay algo con lo que Venegas sorprende es con su voz, limpia y potente: no hay diferencias con el sonido de sus discos.

"Despedida" y "Me voy", estrategia obvia pero eficaz, hicieron el final de un show que terminó con baile espontáneo. "Siempre es lo mismo, toman confianza hacia el final", rezongó Venegas con una sonrisa, y también bailó. El bis, complaciente, incluyó una dulce versión de "De mi pueblo", de Eduardo Mateo, y otra cargada de energía de "Sin documentos", de Los Rodríguez. Sus músicos se lucieron pero no le quitaron protagonismo, y Venegas enamoró a hombres y mujeres de igual manera.

Julieta Venegas [****]

Fecha: 17 y 18 de junio. Lugar: Auditorio Nacional del Sodre - Artista invitada: Eli-U Pena (Uruguay).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados