CONCIERTO

Roger Hodgson volvió a Uruguay con sus clásicos

Hacía como 20 años que no venía por acá. Se podría pensar que muchos de quienes irían a verlo lo harían por primera vez. Pero a juzgar por las impresiones del público que casi llenó el Teatro de Verano, es posible que muchos de quienes fueron la primera vez, también fueron a esta presentación de la voz más característica de Supertramp.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Regreso: el ex Supertramp y uno de los momentos excepcionales. Foto: M. Bonjour

Rick Davies, que se quedó con el nombre, también es cantante, pero no tiene el timbre de Hodgson, reconocible no solo por su registro agudo, sino también porque Hodgson cantó los éxitos más grandes de Supertramp. Los temás más famosos de la banda se asocian con su voz, y para muchos ha quedado como el "auténtico Supertramp" (por una disposición legal, Davies es dueño de la marca, algo que le rechina y mucho a Hodgson).

Viéndolo en el escenario, un incondicional de Hodgson podría argumentar que tal como el tiempo no parece hacer mella ni en su apariencia —es inverosímil la pelambre que tiene este hombre de 66 años— ni en su voz, así también sus canciones se mantienen incólumes ante el paso del monarca Cronos.

Pero no es tan así. Las composiciones de Hodgson suenan, efectivamente, a otra época, sin que esto sea necesariamente una valoración negativa de su talento u obra.

Los de Supertramp se dieron a conocer primero como una banda de rock progresivo, ese estilo complejo y exigente, que exploraba tanto en la composición como en el sonido, y que era propenso a la experimentación y la mezcla de múltiples influencias externas, desde el folclore hasta la música académica contemporánea.

Pero a Hodgson y Davies no les llevó demasiado tiempo irse de ahí hacia las frecuencias moduladas. En la radio se potenciaron las virtudes de Hodgson como compositor e intérprete. Sus mejores canciones tienen prácticamente los mismos argumentos que las de McCartney: buenas melodías y arreglos que contribuyen a realzar esas melodías.

Y su voz sigue en buena forma. Aunque haya perdido cierta potencia, Hodgson sigue llegando a esos agudos que lo caracterizaron. La banda acompañó como debe: respetando los arreglos originales y ejecutándolos con exactitud.

Con todo, no deja de ser evidente que Hodgson ha tocado estas canciones muchísimas veces, tal vez demasiadas, y por momentos parecía que alguien se había olvidado de desconectar el botón del piloto automático. Pero en otros momentos (en particular en las canciones más recientes) aparecieron ecos de lo que uno imagina eran las chispas que prendían el fuego de Supertramp cuando ésta era una banda joven y hambrienta.

En comparación con el pop minimalista y digital que hoy ocupa los mismos lugares que ocupaba Supertramp en los años 70, las canciones de Hodgson suenan mucho más elaboradas y complejas que cuando él recién las grabó. Pero claro, en aquella época, Supertramp tenía como pares a Pink Floyd, Jethro Tull, Genesis, Yes, Steely Dan y otras agrupaciones que fueron un poco más lejos en sus recorridos y experimentos. Pero es un testimonio del talento musical de Hodgson que aún hoy siga habiendo algo de frescura en sus composiciones.

ROGER HODGSON (***)

Repertorio: "Take the Long Way Home", "School", "In Jeopardy", "Lovers in the Wind","Breakfast in America", "Hide in Your Shell", "Easy Does It", "Sister Moonshine", "Along Came Mary", " The Logical Song", "Lord Is It Mine", "Death and a Zoo", "If Everyone Was Listening", "Child of Vision", "The Awakening", "Dreamer", "Fools Overture", "Had a Dream (Sleeping With the Enemy)", "Give a Little Bit", "Its Raining Again".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)