MÚSICA

Rockero moderno de la vieja escuela

Dinamita Pereda presenta disco en la Sala Zitarrosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A Pereda lo bautizaron "Dinamita" en Viejo Jack. Foto: F. Ponzetto

El jueves pasado, un camión atravesó el centro de Montevideo haciendo que los que caminaban en otra tarde gélida se sorprendieran por un estruendoso rock and roll. La banda Dinamita & La Swing Factory decidió intervenir la ciudad para anunciar el recital que mañana a las 21.00 dará en la Sala Zitarrosa, para presentar su último disco de estudio, No hay más tiempo que perder.

Unos días atrás, Federico "Dinamita" Pereda había charlado con El País en la tranquilidad de un bar tapizado por tapas de revistas y posters de figuras musicales de décadas pasadas con el mismo fin: charlar del show que será el más ambicioso hasta ahora, para un grupo que aunque gusta de los teatros suele moverse en el circuito de los bares locales.

"Venimos con todo", dice Pereda, que la semana pasada para calentar motores subió a Bandcamp Totalmente vivo, un disco en vivo de La Swing Factory en el que se repasa buena parte de lo hecho hasta ahora. El propósito de la Zitarrosa en parte también es ese: "reivindicar" un repertorio independiente que, como suele pasar en el mundo de la autogestión, no ha tenido más difusión que la que la banda le ha dado.

Pero además de tocar los temas de Río Bravo y de No hay más tiempo que perder, que será el protagonista de la noche, estrenarán la canción "Algo mejor" y presentarán esta nueva encarnación de la banda, con Juan Correa en el bajo y Javier González en guitarra.

"Creo que No hay más tiempo que perder se recibió bien, con los tiempos de Uruguay y de un estilo que no es moda. Pero yo creo que está bueno que se generen cosas re de moda como la cumbia cheta, porque polariza los públicos y hay gente que busca una alternativa. A esa gente tratamos de llegarle nosotros", dice Pereda.

Para él, la del segundo disco fue "una buena segunda etapa" de la banda, porque marcó diferencias respecto a Río Bravo, un disco más americano con muchas canciones en inglés. No hay más tiempo que perder mantiene el espíritu clásico que define a Pereda, con un abordaje un poquito más rioplatense.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Más allá de influencias musicales como los Rolling Stones, el estilo de Pereda tiene mucho que ver con el extinto Viejo Jack, "un aguantadero" donde fue que lo bautizaron Dinamita. "Ahí pude impregnarme de ese perfume de rock and roll tremendo que después se esfumó. Pero yo traté de encapsular eso y lo tengo ahí, las cosas que viví ahí me enseñaron códigos de escenario, maneras de tocar, de improvisar, de cómo sonar en un bar con un amplificador minúsculo y una batería toda reventada", recuerda ahora.

Todo eso jugará su parte mañana en la Zitarrosa, donde esta banda que está un poco sola en el género tratará de mostrar lo que mejor sabe hacer.

Stones.

En febrero Pereda, "un rolinga de corazón", estuvo en la casa del Lobo Núñez cuando Mick Jagger fue a escuchar candombe. "Aparte de la satisfacción personal, porque estuve ahí y también el percusionista y el bajista de la banda estuvieron, yo lo sentí como un golpe importante en las redes y la gente. Así que Mick Jagger es un gran sponsor. Todavía sigo viajándola con eso, forever la voy a viajar", confiesa el músico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)