MÚSICA

Rockero entre el jazz y la comedia

El trompetista Gillespi se presenta mañana en La Trastienda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Versátil: Gillespi es trompetista, escritor y comunicador. Foto: Difusión

El mismo día en que Divididos se presentará en Landia, otro músico que integró la gran familia de Sumo (y que después compartió escenario tanto con Divididos como con Las Pelotas) se subirá a un escenario montevideano. Gillespi (nacido Marcelo Rodríguez) tocará con su banda mañana desde las 21:00 en La Trastienda, y quedan entradas en venta en Red UTS a 500 pesos.

Trompetista, escritor de libros y de columnas en medios de comunicación, comunicador con varias décadas en la radiofonía argentina (de paso, anuncia que volverá una vez más a La venganza será terrible de Alejandro Dolina) y sobre todo un tipo simpático y divertido, Gillespi ha construido una carrera de lo más versátil que lo llevó, casi inconscientemente, a hacer que sus conciertos de jazz tengan un poco de comedia. Lo sabe ahora, pero no es algo que prepare ni que se proponga: recuerda, sí, que una vez en Montevideo se entusiasmó tanto con una suerte de monólogo que estuvo unos 20 minutos hablando sin parar.

Por las dudas, avisa en charla con El País que en vivo su banda —"un quinteto con personajes bastante multifacéticos", comenta— suena fuerte y tiene una actitud "juvenil", dos factores fundamentales para sacar a relucir lo mejor de un repertorio que, aunque paseará por sus discos, hará hincapié en el último, Desayuno en Ganímedes, que editó el año pasado y tiene producción de Daniel Melero, una figura clave del rock argentino del que él también ha sido parte importante.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Gillespi ha tocado y grabado con todos: Sumo, Divididos, Las Pelotas sí, pero también Charly García, Soda Stereo y tantos más aparecen en ese curriculum que lo respalda. "Tengo mi ego bastante controlado y domesticado", dice pensando en qué le aporta a otros artistas y por qué lo convocan tanto, "y si me sumo al proyecto de alguien es para aportar cosas desde un lugar de honestidad y de que realmente me gusta estar ahí".

—¿Y cómo pensás que ha afectado tu parte más histriónica a tu música, o más bien a tu figura de músico?

—De alguna manera, la gente estructurada puede ser prejuiciosa, pero eso es algo que yo no domino porque pertenece a la gente. Para mí, son facetas de mi misma persona, entonces yo no reniego de eso. Pero sí hay gente que es más encasillada e imagina que un show de jazz tiene que ser un embole. Y para mí no, al contrario: si puedo hacer partícipe al público de lo que estoy haciendo, y ayudar a que este tipo de música sea un poco más popular, lo hago.

—¿Te sentís parte del jazz?

—Mi formación no es tan jazzística, si bien toco la trompeta que es un instrumento muy jazzístico. Pero yo soy del rock, mis discos de cabecera son del rock y toda mi formación fue como admirador del rock argentino y más allá de que la suerte me hizo partícipe de la movida, soy medio rockero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)