ENTREVISTA

Robert Glasper: "Si queremos mantener el jazz vivo, necesitamos interpretar música relacionada a este momento"

El pianista, cantante y productor Robert Glasper charló con El País antes de su recital del 10 de junio en La Trastienda

Robert Glasper. Foto: Difusión.
Robert Glasper. Foto: Difusión.

Con su música, Robert Glasper apuesta a darle una nueva vida al jazz. En más de 15 años de trayectoria, el pianista, cantante y productor estadounidense trabajó constantemente para llevar al género hacia un nuevo público. Uno de sus principales métodos es la fusión con diferentes estilos musicales de raíces negras —especialmente el hip-hop—, aunque también se puede manejar perfectamente con presentarse junto a formato clásico de trío de jazz.

Cuando visite Montevideo el 10 de junio para presentarse en La Trastienda, el músico vendrá acompañado de un trío que fusionará lo mejor de ambos mundos:bajo, batería y un DJ. Antes del show, Glasper charló con El País sobre cómo llevar el jazz a nuevas generaciones. 

—En tu música está muy presente la fusión de géneros. Tocás jazz y lo fusionás con hip-hop y el soul . ¿De dónde surge tu interés en estas mezclas?

—Lo hago porque es música que surge de mi gente, de mis ancestros. Creo que mucha gente se olvida que estos estilos son música negra. Es muy importante recordarlo, porque muchos toman nuestra música: rap, R&B, jazz, hip-hop, gospel y blues, pero no les gusta darnos el crédito.

—¿Cuál es la importancia de que la gente se concentre en la música nueva en vez de tocar standards? En una entrevista dijiste que no se puede vivir de “Scrapple From the Apple”.

—(Se ríe) ¡Yeah! Lo dije porque creo genuinamente que la música nueva tiene que ver con la vida en este momento. Además, la mayor parte de la gente ni siquiera sabe qué significa “Scrapple From the Apple” (se ríe). Charlie Parker hacía música que era muy relevante para su momento, pero si queremos mantener el jazz vivo, necesitamos interpretar música relacionada a este momento; es la única manera de que el jazz siga siendo relevante.

—También es importante rearmonizar standards. Me viene a la mente la versión de “Cherokee” que Kamasi Washington grabó en The Epic.

—Claro, totalmente. Aunque componer es fundamental porque los músicos de jazz hacemos standards todo el tiempo, los rearmonizamos y tratamos de buscarles nuevos arreglos, lo cual es cool, pero componer es la única forma de mantener el jazz vivo. Mis discos también tienen versiones de standards, como “Stella By Starlight”, pero también tengo composiciones.

—Trabajaste en la banda sonora de Miles Ahead, la biopic sobre Miles Davis. ¿Cómo fue la experiencia de retrabajar su obra?

—Fue increíble. Cuando trabajé con ese disco quería mostrar por qué la música de Miles Davis es tan inspiracional. Me dejaron tomar samples y hacer nuevas canciones. Preferí eso antes que rehacer las viejas canciones.

—Es que Miles Davis estaba evolucionando constantemente. En su último disco, Doo Bop, hizo varios experimentos con el hip-hop.

—Sí, él siempre estuvo mirando hacia adelante. En cada álbum él estaba buscando un nuevo sonido porque sabía que la tradición del jazz es evolucionar constantemente. Eso es lo que hace que su música sea tan inspiradora. No hay limitaciones para poder reinventarte, lo importante es ir siempre hacia adelante.

—Varias veces dijiste que “el jazz es la madre del hip-hop”. ¿Cómo podrías explicarlo?

—Lo dije porque en los comienzos del hip-hop se usaban muchos samples de jazz para las canciones. Pero además, el jazz y el hip-hop nacieron como una necesidad para la gente negra: era la forma de escaparse del racismo y el clasicismo. La gente negra era tratada muy mal y de allí es donde viene la música.

—En una entrevista dijiste que el jazz es un "deporte dominado por hombres". ¿Sentís que faltan mujeres en el género o que no se les da visibilidad?

—Creo que las mujeres músicas no tienen las mismas oportunidades que las que tienen los hombres. Aunque tal vez sí es verdad que hay más hombres que son músicos, igualmente tenemos que darles las mismas oportunidades.

—Siento que, en general, hay una concepción de la mujer como cantante de jazz pero no como una instrumentista.

—Exacto, y creo que ese es el mayor problema porque esa es la idea general: los hombres son los músicos y las mujeres cantan. Necesitamos más mujeres que toquen instrumentos. Hay muchas mujeres que tocan pero no las ves demasiado en vivo. Lo digo porque viajo por todo el mundo con mi música y en las jam sessions y en las academias de música parece que los hombres tocan y las mujeres solo cantan.

—Recientemente reeditaste Canvas, tu primer disco para Blue Note, en vinilo. ¿Cómo recordás esa etapa de tu vida luego de casi 15 años?

—Siento que fue como el comienzo de mi vida (se ríe), al menos de mi nueva vida. Canvas fue el primer álbum con el que pude viajar por todo el mundo con mi música. Además fue el primer disco que sentí que tenía las canciones correctas. Con ese disco le pude mostrar al mundo quién era Robert Glasper, nunca me voy a olvidar de ese trabajo.

—En 2009 publicaste Double Booked, un disco donde unís las propuestas de The Robert Glasper Trío con The Robert Glasper Experiment. ¿Cómo surgió la idea de mezclar estos mundos tan diferentes?

Quería que reflejara toda mi vida. En mi vida puedo pasar de tocar con un formato de trío y en la misma noche puedo tocar con un set experimental en un club distinto. Mi estilo de experimento es como un late-cool-hip-hop;  es música para la medianoche, mientras que mi trío es algo más acústico que tocamos a las 7 de la tarde. En Double Booked quería mostrar eso y que la gente sepa cómo puedo trabajar con relacionado al hip-hop y otro más centrado en el jazz, y sentirme muy bien en los dos lados.

—El año pasado tuviste una estancia de 48 conciertos en el club de jazz de Blue Note. ¿Cómo fue la experiencia?

—Toqué 48 conciertos y 44 estuvieron agotados. Fue increíble (se ríe) porque nunca había hecho algo así. Fue muy divertido haber tenido a todas mis bandas y a todos mis invitados especiales cada noche. En octubre lo voy a hacer de nuevo, pero en esta ocasión va a ser 58 shows. Voy a tener que trabajar bastante (se ríe).

—En la canción que abre tu disco Black Radio una voz dice: “hay dos cosas que necesitas para dirigir tus acordes: tus oídos y tu alma”. ¿Cuál es la importancia del alma en la música?

—Siento que la música le habla al alma de las personas. La música y el alma son una, y siento que cada vez que escuchás música podés sentirlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
    Max caracteres: 600 (pendientes: 600)