MÚSICA

Ritmo que conecta a Cuba y Uruguay

La banda Habáname toca el sábado a las 21:00 en la Sala Balzo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Alejandro Persichetti.

La mayoría de los que han estado en los dos lados, coinciden en que el Malecón habanero y la rambla de Montevideo son lugares prácticamente idénticos, que además de su estética tienen una energía y hasta un uso en común.

De alguna manera, Habáname conecta esos dos puntos geográficos con un repertorio que, si bien tiene corazón cubano, crece y vive en Uruguay. La banda, integrada por músicos locales y cubanos, fusiona estilos y composiciones para generar una personalidad propia.

El sábado estará tocando en la Sala Hugo Balzo del Auditorio (hay entradas en venta en Tickantel y boleterías a 350 pesos), mostrando un poco de esa personalidad con base en su primer disco, Del Malecón a la Rambla, que se editó en 2014. El único invitado será el venezolano Alberto Vergara.

La raíz de Habáname viene, si se quiere, tomando fuerza desde fines de la década de 1980. El uruguayo Sergio Tulbovitz y los cubanos Juan Prada y Susana Martínez, eran compañeros de clase en Instituto Superior de Arte de La Habana. Estudiaban cosas distintas (el primero percusión, el segundo composición y la tercera piano), pero compartían las materias de tronco común.

Tulbovitz se volvió a Uruguay en 1991, y pocos años después Prada se radicó por aquí. Se reencontraron y de inmediato empezaron a colaborar en distintos proyectos, y hace unos seis años Martínez desembarcó en Montevideo. Con el trío estudiantil reunido de vuelta, decidieron hacer una banda de música tradicional cubana. Pero después se sumó el bajista Enrique "Checo" Anselmi, uno de los más activos de la escena, y tomaron otro rumbo que los llevó a este lugar musical, cubano pero más abierto.

"Hay mucha música cubana para escuchar, hay muchas vertientes de la canción y el jazz. Cuando decimos música cubana, uno enseguida imagina salsa. Pero no", explica Tulbovitz a El País. Un ejemplo de la variedad de tamices que les permite hacer la música cubana como tal, es la versión que hicieron de "La casa de al lado", de Fernando Cabrera, para Del Malecón a la Rambla.

La llegada de compositores uruguayos a su repertorio (Cabrera, Ruben Rada, Hugo Fattoruso) tuvo que ver con, justamente, no ser una banda cubana tocando en otro país. De hecho, hay más autores que les interesaría agregar al ahora sexteto (se sumaron el percusionista Gerardo Vázquez y la corista y clarinetista Paula González), como Eduardo Mateo o Alfredo Zitarrosa. Seguramente se incorporarán a futuro.

Adaptar esas canciones a una música que propiamente es tropical, pero escapa al concepto de música tropical que se tiene aquí, es todo un desafío.

El año pasado, Habáname estuvo nominado a los Graffiti en la categoría Mejor Álbum de Música Tropical, compitiendo con bandas tan diferentes como Vi-EM, Lucas Sugo, Súper Hobby y la Orquesta SubTropical. "Si decís música tropical en el mundo, nadie lo asocia a lo que se toca en Uruguay. Igual yo no digo que hacemos música tropical, pero porque estoy más acostumbrado a decir que es música de influencia afrocubana o ritmos latinos. ¿Pero en qué categoría nos van a poner?", reconoce Tulbovitz.

"Pero en realidad me costaría definir lo que hacemos. Canción urbana... No sé", dice, tratando de explicar qué propone en Uruguay esta banda que se mueve a lo cubano, integrada por licenciados en Música. En la Balzo, el sábado, pondrán todo eso en escena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados