MÚSICA

Ritmo y canción de un cantautor con camino propio

Edú Lombardo editó Músicos ambulantes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Músicos ambulantes": el tercer disco solista editado por Pitufo Lombardo. Foto: Nicolás Pereyra

Edú Lombardo se sube a cualquier escenario, sea para cantar solo, para dirigir a la murga Don Timoteo como en este Carnaval (volvió al concurso después de 10 años de distanciamiento) o acompañando a Fernando Cabrera a versionar temas de Eduardo Mateo y Eduardo Darnauchans como ha estado haciendo el último tiempo, y su sola presencia ya es un punto a favor, porque tiene una dulzura innata, una condición entrañable que lo traspasa todo, además de su gran musicalidad. Y claro, eso también se hace evidente en sus propias canciones, que siguen un camino propio y no se pueden parecen demasiado a otras del repertorio nacional.

Lombardo acaba de editar Músicos ambulantes, que es su tercer disco solista y tiene tanto composiciones suyas como de otros autores. Hay, por ejemplo, una versión de "Y hoy te vi" del ya mencionado Mateo, que está desprendida directamente del espectáculo Cabrera canta Mateo y Darnauchans. Es el mismo caso de "Rimedio e yuyo", otra de Mateo y otra que se abrió paso de ese logrado show —cuenta además con la participación del propio Cabrera— para incorporarse ahora al repertorio de Pitufo, un repertorio que recorre distintos momentos de la canción popular uruguaya, de la latinoamericana e incluso de más allá.

Porque el tema que abre el disco, "Quien lo probó lo sabe" en colaboración con Ruben Rada, es una interesante y festiva mezcla a medio camino entre el son cubano y el flamenco español, con un notable trabajo de percusión y una línea de bajo protagonista.

El bajo y la percusión son quizás las grandes estrellas de Músicos ambulantes (la guitarra tiene sus momentos) porque definen un ritmo constante que hace de este disco uno con mucho swing, con una esencia candombera sutil, que baña todo pero que no deja que este disco caiga en ese enorme casillero de murga canción o candombe fusión.

Hay un gran mérito de Pitufo Lombardo en la construcción de ese sonido suyo, que evidentemente viene del carnaval y el candombe (no sólo se hace sentir en el pulso de la música sino en la poética, como en la bellísima "El carnaval de Dani" o en "Paula", dedicada a su hija) pero que se deja llevar sin miedo hacia otros terrenos, transformándose en una música folclórica mucho más abierta, que deja de lado ciertos localismos para abrirse a la región y el continente. Es Montevideo y es calle, pero también es otro grupo de paisajes y de colores bien variado.

Y todo eso no se deja opacar ni siquiera por la inclusión de grandes invitados como Cabrera, Rada o Emiliano Brancciari, quien aparece en otro buen tema, "Guitarra".

Lombardo se mantiene al mando de su propio repertorio, pero las que se imponen son las canciones, que son entrañables, sí, y que se salen de la línea habitual que recorren los cantautores uruguayos para mostrar algo más, algo que no tiene que ver con la tristeza, la melancolía y la famosa paleta gris. Es una mirada distinta, rítmica y contagiosa, y un buen arranque del año para las ediciones musicales uruguayas.

EDÚ LOMBARDO

Disco: Músicos ambulantes.¿Está online? Sí. Está en MUS (es como el Spotify uruguayo), y también se consigue en disquerías y tablados.¿Está bueno? Está muy bien; mucho ritmo y buena poesía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)