El fundador del Cuarteto de Nos presenta hoy en la Zitarrosa su último disco

Riki Musso: "Siempre hice lo que me gusta"

El año pasado Ricardo "Riki" Musso, que además de miembro fundador del Cuarteto de Nos junto a su hermano Roberto es músico, cantante, compositor, profesor, conductor de un programa de radio y técnico de sonido, lanzó uno de los mejores discos de 2014 a nivel nacional.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Estoy pensando en otro disco, otra cosa. Yo no tengo paciencia", asegura.

¡Formidable!, el álbum que grabó en solitario (con única excepción de las baterías que hizo el ex Los Tontos Leo Baroncini), es el primero que edita desde Servo (2006) y el primero desde su salida de la popular banda. Cuando lo terminó y lo colgó en Internet para su libre descarga, impactó rápidamente en la escena musical uruguaya: más de 7.000 personas lo bajaron y Musso recibió más de 1.000 dólares de donaciones por eso; el sello Montevideo Music Group optó por editarlo en formato físico y sus canciones comenzaron a sonar en las radios más comerciales aunque él diga que nunca las escuchó. Además, La Vela Puerca los invitó a él y a su banda Los Formidables, a telonearlos en el show presentación de Érase en el Velódromo Municipal y en el Luna Park, dándoles la posibilidad de actuar ante público masivo (algo que, curiosamente, dice Musso, están haciendo más debido a sus actuaciones en festivales). Como pudo tocar en Argentina, el show que dará junto a su banda hoy a las 21:00 en la Sala Zitarrosa será el cierre de "la gira mundial". Es que ya pasó un año del lanzamiento de ¡Formidable! y al impaciente Riki Musso, que en octubre cumplirá 51 años, le interesa embarcarse en otra cosa, en otro proyecto. ¿Qué? ¿Cuál? Bueno, eso todavía no está demasiado claro, reconoce en entrevista con El País. Para ser una persona que se confiesa fan del calendario, a Musso la planificación no se le da demasiado bien, ni siquiera a la hora de componer una canción.

—¿Esperabas la trascendencia que tuvo ¡Formidable!?

—No, pero tampoco veo que haya tenido demasiada. Tuvo más trascendencia el zip; la buena recepción fue exagerada, pero después salió el disco y fue normal. Creo que si hubiera sacado el disco sin colgarlo anteriormente ni siquiera lo hubieran comprado esos que me paran para saludarme.


Si no puede escuchar el disco haga click aquí

—¿Por qué decidiste hacer todo vos menos la batería?

—Porque yo compongo los temas mientras grabo. De hecho no pensaba que Leo tocara las baterías, pero justo vino de visita, charlamos y me dijo: ¡ah, yo te las grabo! Cuando las escuché de repente no sonaban tan bien como la batería sampleada, pero el toque humano le daba algo que me gustó.

—¿Cuánto tiempo te llevó?

—Tres o cuatro meses. Lo quería terminar en la primera mitad del año porque me iba de viaje, y lo tomé como meta. A mí el almanaque me gusta, no sé por qué. Viste que en realidad lo de en qué año estamos, para nosotros es uno y para los chinos es otro. Cuándo empieza el año no se sabe, pero que pasó un año exacto desde que la Tierra estaba ahí hasta que volvió me parece resignificativo. Me gusta terminar las cosas en una fecha redonda.

—¿Te sentís en el mismo lugar que hace un año?

—No. Pasó un año desde que salió el disco. La Tierra dio toda una vuelta alrededor del Sol y ya estoy tocándolo en vivo, pensando en otro disco, en otra cosa. Yo no tengo paciencia. Para mí este disco ya está. No voy a esperar que cumplan etapas las cosas que tienen que cumplir etapas. El tiempo apremia.

—Sobre todo por la paciencia.

—Tengo poca paciencia y no creo que mi cerebro me siga funcionando bien demasiado tiempo más (se ríe).

—Igual en tus canciones parece que tu cerebro no funcionara bien, y esa es la gracia.

—Pero musicalmente funciona muy bien en ese disco, aunque las letras sean un disparate. Que en realidad es lo único que me importa, la música. Si no te transformás como los Rolling Stones, que grabaron dos discos y después hicieron 35 años de papelones; son una triste caricatura de cuando eran jóvenes. Tampoco voy a sacar un disco por sacar.

—¿La letra también la vas componiendo con la música?

—Cuando la voy grabando. Pongo REC y no sé qué voy a decir, digo estupideces. De repente son frases que no tienen sentido pero hay algo que me gustó, y voy haciendo el collage de la voz, que a cierta altura se parece a algo. No es decir disparates inconexos, son disparates conexos. También hay varios niveles de abstracción; hay canciones que son historias y otras que son palabras o frases aisladas, que después te da la sensación de que habló de algo. Y esas son las que más me interesan. "Sánchez el overloquista", por ejemplo.

—¿Qué disco tuyo está más cerca de tu personalidad, Servo o ¡Formidable!?

—Los dos pero en diferentes facetas. Servo lo grabé tocando con el Cuarteto, y ahí empecé a ver que me identificaba mucho más con esas porquerías de Servo que con cualquier tema que haya metido en un disco del Cuarteto. Rara vez componía cosas para el Cuarteto.

—Sin embargo, ¡Formidable! suena a lo viejo del Cuarteto.

—No sé por qué, a mí no me suena a mis canciones viejas del Cuarteto, capaz a las de mi hermano. Pero son las guitarras del Cuarteto de esos discos. Yo grababa muchas guitarras arriba y es el mismo criterio que sigo usando ahora. En el estribillo de "Criminal" hay 34 guitarras tocando lo mismo.

—Decías que ya estabas pensando en algo más.

—En algo más, sí. No sé en qué.

—¿Qué te gustaría lograr como artista?

—Vivir de esto sería fantástico. Vivir de la música, como lo hice durante los tres meses que estuve grabando el disco.

—Pero con lo que te gusta.

—Siempre hice lo que me gusta, no hay nada de lo que haga que no me guste.

—De repente si estuvieras en el Cuarteto podrías vivir de eso.

—Si estuviera en el Cuarteto… Ahora creo que sí, pero cuando yo me fui no. Y no los podía seguir; tengo dos empleos acá, es una vez por semana cada uno pero tengo que estar. Y no me puedo ir de gira, salvo que haya plata. En ese momento no había tanta, ahora supongo que sí. No me esperaron, no me supieron esperar (se ríe).

—¿Pensás que te vas a poder desprender del Cuarteto?

—No creo, pero tampoco me importa. Salvando las distancias, es como que le dijeran a Ringo: "pero vos cuando estabas en los Beatles"… Que la gente me compare no me importa; me gustan los discos que yo hice con el Cuarteto, hasta el día de hoy los escucho y me gustan. Al menos esos primeros cinco o seis. Después Bipolar no me gustó y no me gustaría estar tocando eso ahora. A veces los veo en vivo y digo: cómo pueden estar tocando esto. Pero bueno, a ellos les gustará, supongo. Supongo no, espero.

—Entonces en la Zitarrosa vas a hacer las canciones que te gustan, y que además suenan en la radio.

—¿Sabés que nunca escuché una canción mía en la radio? No escucho mucha radio, esa es la verdad, porque no tengo radio. Pero me alegra, porque son canciones muy comerciales, gustables a primera escucha. Si no te gustan, no te van a gustar más.

Un solista con buena compañía en el escenario.


Aunque siga siendo una iniciativa solista, el nombre formal que hoy tiene el proyecto de Riki Musso es Riki Musso y sus fabulosos Los Formidables. Con ese formato de banda que incluye a los músicos de Eté & Los Problems, Santiago Peralta en guitarra y Andrés Coutinho en batería, y al tecladista de Buitres Javier De Pauli en bajo, actuará hoy a partir de las 21:00 en la Sala Zitarrosa. El show será breve (abarcará canciones de su faceta solista y del Cuarteto) y tendrá proyección de visuales, porque Musso es "pesimista" y cree que la gente se aburre sólo de mirarlo a él, que además se confiesa aburrido, porque ni se mueve en escena. Las entradas cuestan 350 pesos (único precio) y se venden en Abitab, Redpagos y en boleterías de la sala.

SABER MÁS

Musso y sus relaciones con la música e Internet.


Riki Musso colgó ¡Formidable! en Internet para que la gente lo descargara, lo escuchara y cuando fuera a sus shows supiera con qué se iba a encontrar. Aunque en el mundo cibernético se desparramó rápidamente, el cantante afirma: "La gente virtual no existe. 7.000 bajadas tuvo el disco, y lo presenté en Montevideo Music Box y no fueron ni 100". "La gente que se entera por Internet de las cosas está mucho tiempo ahí y no sale.


Cuando yo era joven salíamos a ver qué había, y te encontrabas con Mateo tocando en un bar o con Los Que Iban Cantando, o a Fernando Cabrera en El Sindicato de la Aguja", recuerda. Musso, que conduce Servo los miércoles a las 11:00 en Emisora del Sur, confiesa que hoy se obliga a escuchar música para estar aggiornado. O si no opta "siempre por lo mismo": Talking Heads y a Caetano Veloso en su juventud. "Los Beatles me siguen encantando, pero ya no los puedo escuchar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados