Crítica

Reseña: la música de "El Quijote del Plata", parte clave de un gran espectáculo

Hoy y mañana son las últimas funciones de la puesta del Ballet Nacional del Sodre

El Quijote del Plata
El Quijote del Plata. Foto: Santiago Barreiro

El Quijote del Plata es un proyecto conjunto del Ballet Nacional del Sodre y la Orquesta Sinfónica del Sodre. El argumento toma la vida del escritor y bibliófilo uruguayo Arturo Xalambrí (1888-1975), conocido por su denodada pasión por la obra de Cervantes. Este ballet cuenta con una magnífica selección de composiciones musicales realizada por la brillante coreógrafa española Blanca Li, quien no incluyó ningún autor español para esta representación: prefirió elegir nueve compositores extranjeros que tomaron la música de España como inspiración.

Diego Naser al frente de la Ossodre realizó un verdadero tour de force, al abordar sin descanso, en 90 minutos, tantos autores y estilos diferentes. Todas las obras seleccionadas se ejecutaron sin cortes, a diferencia de otras puestas en donde se eligen determinados movimientos.

Lamentablemente el lujoso programa de sala no incluyó las piezas que se interpretaron. Solo traían una breve biografía de los autores, pero con comentarios que no se referían a la música que se escuchaba.

Se inició el ballet con la suite Don Quijote, del alemán Georg Philipp Telemann. Esta joya del barroco comienza con una obertura al estilo francés, seguida por seis partes que describen diferentes momentos de la obra cervantina: el despertar de Don Quijote; el ataque a los molinos de viento; los suspiros de amor por Dulcinea; la decepción de Sancho Panza; el galope de Rocinante y el sueño de Don Quijote.

Luego se interpretó L’Andalouse dans Barcelone para orquesta del compositor francés Charles Koechlin, originalmente concebida para el cine. Luego se escuchó el segundo número de Images titulado “Iberia”, de Claude Debussy. Siguieron a esta bellísima interpretación la “Rapsodia Española” de Maurice Ravel, y la fantasía “Souvenir del sueño de una noche de verano en Madrid”, de Mikhail Glink.

Lo más pintoresco de la música española se vio reflejado en la “Jota Aragonesa” de Camille Saint- Saëns, en la rapsodia “España” de Emmanuel Chabrier, y en el Capricho Español de Nikolai Rimsky-Korsakov.

Como cierre de este magnífico espectáculo se interpretó en carácter de elegía el Chant du Ménestrel, del compositor ruso Alexander Glazunov, donde sobresalió el emotivo solo de violoncello de Rodrigo Riera.

Naser demostró una vez más que con disciplina y amor a la institución se logran resultados fantásticos. De allí se desprende la calidad en los matices, la pureza de sonido y la compenetración con las obras abordadas.

La excelencia de la Ossodre y el BNS demostraron que puede existir aquí la conjunción perfecta de música y danza. Por fin se vuelve a tener un Sodre único y armónico.

FICHA

El Quijote del Plata

Participan el Ballet Nacional del Sodre y la Orquesta Sinfónica del Sodre. Director: Diego Naser. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: La crítica es sobre la actuación del 26 de octubre. Hoy sábado y mañana domingo, son las últimas funciones. Hay entradas en Tickantel y en boleterías del Auditorio Adela Reta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)