En vivo

Reseña: la fiesta de Babasónicos en La Trastienda, y más shows de los últimos días

Un repaso a algunos de los últimos conciertos que hubo en Montevideo, de Hablan por la Espalda, Sebastián Casafúa y Eté & Los Problems

Babasónicos en La Trastienda, 2019. Foto: Marcelo Bonjour
Babasónicos en La Trastienda, 2019. Foto: Marcelo Bonjour

“Ojalá este romance con ustedes nunca se termine”, dijo Adrián Dárgelos el sábado, al final del segundo show a sala llena que Babasónicos dio en La Trastienda (el del viernes fue con entradas agotadas). Y aunque su banda ha cosechado un público fiel y amplio a lo largo del tiempo, este comentario para los uruguayos tuvo su base en un show que más que show, fue una fiesta. La presentación de Discutible fue un estímulo para los sentidos, y todos nos hubiésemos quedado bailando hasta la madrugada.

Babasónicos abrió las funciones con "Ingrediente", el tema más destacado de su último álbum, y luego ofreció un recorrido de dos horas por la columna vertebral de este trabajo, y buena parte del repertorio anterior. Las conclusiones, a grandes rasgos, son dos: es imponente la cantidad de hits que habitan su obra; y es admirable la forma en la que este disco de capas, efectos y recursos electrónicos es trasladado al vivo.

El planteo vocal de Discutible se sostiene, en escena, con combinaciones fascinantes. Por momentos, en temas como "Bestia pequeña" o "La pregunta", la sensual voz de Dárgelos se hace una con la gravedad de Carca, mientras que Diego Rodríguez y Diego Tuñón se combinan para un contrapunto más agudo o juguetón.

Bien se le podría haber prestado atención solo a eso, a los arreglos de voces, siempre efectivos y sólidos. Pero además, Babasónicos vino esta vez con una puesta en escena importante (una pantalla atravesaba el fondo del escenario, con visuales o gráficas muy pop, y el diseño de luces estuvo más que a la altura) y a entregar, si es posible, más que el cien por ciento de lo que tiene para dar. Ya es un poco repetitivo decir que está en su mejor momento, pero no decirlo sería injusto.

La Trastienda

Hablan por la Espalda

El jueves de la semana pasada, también en La Trastienda, Hablan por la Espalda lanzó su nuevo disco de estudio, Afuera, cuyas canciones fueron protagonistas en un set que pasó por lo más destacado de trabajos previos.

Reformulada como quinteto, la banda que lidera Fermín Solana y que llevaba un rato sin tocar, fue ganando en comodidad a medida que avanzó el show, y moderando esa energía arrolladora que siempre está puesta en sus composiciones. Con Federico Anastasiadis a cargo de la batería y con Nicolás Demczylo en el bajo, se sostuvo el ritmo visceral sobre el que las dos guitarras hicieron su descarga de rock and roll, a veces más psicodélica, a veces más "pop", y a veces cercana al candombe.

Hablan por la Espalda en La Trastienda. Foto: Marcelo Bonjour
Hablan por la Espalda en La Trastienda. Foto: Marcelo Bonjour

El espíritu del show fue un poco de ritual, de comunidad bailando al son de unas músicas catárticas y liberadoras, eso que Hablan siempre le ha dado a su gente. El puñado de nuevos temas, quedó claro, es un impulso que se necesitaba para revitalizar la propuesta del vivo, y volver a rodar.

SALA CAMACUÁ

Sebastián Casafúa

La semana pasada, Sebastián Casafúa presentó su último disco, Caudillo, acompañado de su banda completa y de varios de los invitados que grabaron para el álbum. Y abrió Diego González, a dúo con su guitarrista, y un set pequeño pero cálido de los temas de Uno, su disco debut.

Con una escenografía preciosa que transformó en objeto a toda la simbología plasmada en el arte y en las letras de Caudillo, Casafúa sorteó algún problema técnico y llevó estos temas nuevos a su veta más rockera. Si bien uno de los puntos más altos de la noche fue con "Ir", de su exbanda Psimio, y la presencia de Daniel Anselmi en los teclados, eso fue posible porque funcionó como el clímax de una intensidad ascendente sostenida por tres guitarras que, instantes antes, había virado a un lugar mínimo y acústico, con "Virgencita del Lexotán" y "Guirnaldas".

Aunque el disco es efectivo en todos sus rubros, las canciones de Caudillo se expanden y liberan a la hora del show, y la Camacuá fue un buen escenario para que eso quedara claro.

BLUZZ LIVE

Eté & Los Problems

Antes de que se anunciara el festival Río Arriba, que en setiembre llevará a Eté & Los Problems al Teatro de Verano, hubo festejo en Bluzz Live, por el cumpleaños del cantante Ernesto Tabárez, y porque Hambre, su último disco, ha sido acogido de la mejor manera posible.

El recital se ajustó a un repertorio que le dio bastante lugar a temas de Hambre, pero manteniendo todos los que ya son clásicos en los shows de los Problems. Sobre esa base conocida, la banda se mostró contundente como siempre, y Tabárez se mantuvo en esa línea actual de enfatizar sus habilidades de intérprete, tanto en lo vocal como en lo físico. Ese es, quizás, el mayor cambio que el grupo ha experimentado en el escenario, por lo menos de un tiempo a esta parte.

Debajo del escenario estuvo el otro gran cambio en Bluzz, y tuvo que ver con el público, un público que agotó entradas con unos días de anticipación y que al menos esa noche, fue más joven que de costumbre, lo que habla también de cómo Eté & Los Problems está creciendo en la escena, y ampliando sus horizontes. Y de convicción: los puños en alto de los presentes, en más de una oportunidad, fueron una foto que prueba que hay un montón de gente creyendo en esa música.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)