Crítica | Música

Relevante visita a una misa clásica

Pasaron 15 años desde que Cristina García Banegas con De Profundis, solistas extranjeros y la Orquesta Barroca del Mercosur, presentara la primera audición local; el Teatro Solís mantuvo un silencio reverencial desde que se escuchó la primera nota hasta que el director Hans Rademann bajó sus manos tras el último acorde del "Pacem" final de la Misa en si menor de Bach.

El director venció con excelencia todas las dificultades de esta obra monumental que exige un esfuerzo titánico en virtuosismo, agilidades, expresividad y resistencia por casi dos horas. La versión de Rademann hizo hincapié en el texto de la obra dando la verdadera dimensión dramática propia del lenguaje barroco. Entre tantas virtudes Rademann posee la del aplomo y la sobriedad de gestos, obteniendo de todos una fluidez extraordinaria para exponer el contrastado planteo de esta bellísima y difícil composición. El nivel de los solistas estuvo a la altura. Impresionó el hermoso timbre de voz del tenor Sebastián Kohlhepp luciéndose especialmente en el aria del "Benedictus". La soprano Johanna Winkel que tuvo a su cargo la mayoría de las arias y duetos, cantó con singular y expresiva musicalidad: con una afinación perfecta, su voz mostró una apasionante flexibilidad tímbrica, en los pianísimos y en los fortes. La contralto noruega Ann Beth Solvang se amalgamó perfectamente con la soprano en los dos dúos de la misa, destacándose la ternura con que interpretó el "Agnus Dei". Su voz se adecua perfectamente al carácter religioso y tiene un volumen que emite sin ningún esfuerzo, con una dicción que hace transparente su fraseo. El bajo-barítono Marcus Eiche cantó con solvencia luciendo su voz baritonal especialmente en la segunda aria "Et in spiritum". Los solos obligados y bajo continuo de las diferentes arias demostraron la riqueza tímbrica y la variedad de articulaciones y belleza de fraseos siempre al servicio de la expresividad de cada aria. Tanto el coro como la orquesta mostraron gran empatía para desarrollar su interpretación llena de energía e inspiración.

Bachakademie Stuttgart

Director: Hans Christoph Rademann. Solistas: Johanna Winkel (soprano), Ann Beth Solvang (contralto), Sebastian Kohlhepp (tenor) Marcus Eiche (bajo). Teatro Solís, 11 de abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados