MÚSICA

La reina del jazz y una voz que se volvió eterna

Por su centenario, el mundo recuerda a Ella Fiztgerald.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ella Fitzgerald. Foto: Wikimedia Commons

Ella Fitzgerald, la vocalista que cautiva desde la década de 1930 a una legión de amantes del jazz, es recordada hoy en su 100 cumpleaños con tributos en el mundo, desde la Nueva York que la vio crecer hasta Viena, capital de la música clásica.

"Su voz es la voz de una adolescente perpetua, esperando a ver qué le trae la vida", dice el crítico de jazz Stuart Nicholson, biógrafo de esta cantante estadounidense cuya voz "clara, cálida y natural", apuntó, tiene una "cualidad intemporal".

Apodada la "primera dama de la canción", Fitzgerald comenzó su carrera a los 17 años, cuando ganó el concurso amateur del mítico Apollo Theater de Harlem al improvisar sus letras imitando instrumentos. Desde aquel escenario, la también considerada "reina del jazz" dio el salto en 1935 a la orquesta de Chick Webb, que dirigió tres años antes de lanzarse como solista.

Fue con una canción dedicada a Webb, "A Tisket a Tasket" de 1938, como Fitzgerald consiguió su primer éxito, al que seguirían también duetos con íconos del jazz, de Louis Armstrong y Duke Ellington hasta Frank Sinatra y Dizzy Gillespie.

El Apollo y otros clubes en distintos distritos de Nueva York rinden homenaje estos días a la vocalista, con interpretaciones en directo de "I Get a Kick Out Of You", "They Cant Take That Away From Me" o "Night and Day". Según la Fundación Ella Fitzgerald, que ella misma fundó en 1993, se han celebrado conciertos en decenas de ciudades de Estados Unidos, pero también en Finlandia, Austria y Canadá.

Los tributos continuarán al menos hasta octubre.

El lugar que ocupa la "reina" en el jazz es tan seguro, dice el crítico musical, que hasta el día de hoy siguen vendiéndose sus discos, su trabajo se estudia en las universidades y las cantantes que interpretan el repertorio de canciones populares americanas, como hizo Fitzgerald, la toman como medida de excelencia. "La longevidad póstuma de Ella —murió el 15 de junio de 1996—, depende no solo de cuánto tiempo la gente querrá escuchar buenas canciones bien cantadas, sino cuánto tiempo la gente estará preparada para conectar profundamente con buenas canciones bien cantadas", afirmó al respecto Nicholson.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados