Crítica

El regreso de una gran pianista uruguaya, Alba Acone

Radicada en España, actuó con la Ossodre dirigida por el egipcio Mina Zikri

La Orquesta Sinfónica del Sodre conducida por el joven violinista y director egipcio Mina Zikri inició la velada con la sinfonía N°10 de Mozart. Compuesta entre octubre y diciembre de 1770 en Milán el precoz compositor de tan sólo catorce años puso de manifiesto en ella su denodada pasión por la ópera italiana. Si la analizamos formalmente podemos decir que es más una obertura que una sinfonía propiamente dicha.

Es increíble que a pesar de su reducida instrumentación, Mozart consigue en sus tres breves movimientos originalidad tanto en la armonía como en el ritmo .La versión que brindó Zikri fue un exponente de belleza y pureza de estilo, un alarde de acentuaciones rítmicas y de diáfana sonoridad .La precisión que vertió en los tiempos, la minuciosidad en los detalles de matices y fraseo y la expresividad que volcó en la conducción demuestran que no sólo tiene un gran dominio del oficio sino que es un músico en el más amplio sentido de la palabra.

Este año se cumplen 110 años del nacimiento y 49 años del fallecimiento del compositor uruguayo Carlos Estrada. También este año el 17 de julio se cumplirán 60 años que este autor realizara el concierto inaugural de la Orquesta Sinfónica Municipal (hoy Filarmónica). Naser adelantándose a los festejos de la orquesta hermana del Sodre rindió tributo a su fundador invitando a la pianista compatriota Alba Acone —radicada en Madrid— para interpretar su hermoso concertino para piano y orquesta. Esta obra fue escrita en Montevideo en abril de 1944 .Su estreno tuvo lugar el 8 de octubre de 1945 en el Auditorium Tasso Corrêa de Porto Alegre, actuando la Orquesta de Cámara del Instituto de Bellas Artes de Río Grande del Sur bajo la dirección del autor y siendo la solista la destinataria de la obra la pianista brasileña Zuleika Rosa Guedes, quien en enero de este año celebró sus jóvenes 100 años.

En Montevideo se estrenó dos años después el 20 de septiembre de 1947 con la Ossodre conducida por Estrada y actuando como solista la pianista uruguaya Mirtha Pérez Barranguet. El crítico Washington Roldán refiriéndose al concertino expresó en su nota de  “El País: “Estrada sabe ser nuevo sin buscar rarezas y es personal en sus ideas, a las que no disfrazan complejidades tímbricas ni armónicas. Discreto siempre en el empleo de la disonancia, se vale de ellas no como elemento funcional, sino como necesidad expresiva".

Alba Acone supo imponerse desde el inicio con un sello de una depurada musicalidad, al servicio de una técnica brillante, en la que aúna el perfecto manejo de los pedales, el touché y el transparente fraseo propio de una consagrada pianista. El retorno de Acone a nuestro país después de varios años de ausencia demostró que no ha perdido su ductilidad como excepcional intérprete haciendo que el público la ovacionara con sus aplausos . Agradeció la cálida recepción brindando como bis el “Candombe” de Carlos Giucci-uno de los grandes amigos de Estrada- que dedicó a la memoria de su querida maestra Nelly Langone de Tróccoli fallecida en febrero de este año. Zikri puso su batuta al servicio de la solista ofreciendo un notable acompañamiento orquestal. Finalizó el concierto con una impecable versión de la “Serenata para vientos op.44” de Dvorák.

Ficha
Orquesta Sinfónica del Sodre
DirigeMina Zikri
DóndeAuditorio Nelly Goitiño
Cuándo11 de mayo, 2019
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)