MÚSICA

Regreso esperado se concreta hoy

Homero Francesch y la Filarmónica, esta noche en el Solís.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Teatro Solís. Foto: Fernando Ponzetto

Han pasado 25 años desde su última actuación en Montevideo en 1991. Homero Francesch es un gran pianista uruguayo, asociado a las principales orquestas y salas del mundo. Sus apariciones con la Filarmónica de Viena, la de Berlín o la de Nueva York a lo largo de una carrera plagada de éxitos lo han marcado como uno de los pocos uruguayos de trascendencia universal en la música clásica.

Finalmente volverá a presentarse en el país esta noche, cuando aparezca en el escenario del Teatro Solís junto a la Orquesta Filarmónica de Montevideo y acompañado de uno de los directores uruguayos más prometedores de la actualidad, el joven Diego Naser.

Para su retorno a Montevideo, el pianista uruguayo ha elegido el Emperador de Beethoven, un concierto que ha tocado muchas veces y con el que tiene gran afinidad.

Es que Francesch es un beethoveniano de fuste. Su primera vez con la Orquesta Filarmónica de Viena fue tocando la "Fantasía Coral Op. 80" de Beethoven con la batuta del emblemático director Leonard Bernstein; una de sus grabaciones con la Orquesta de la Svizzera Italiana y el maestro Serge Baudo fue también con el Emperador de Beethoven y varias de sus mejores noches fueron en el Festival Beethoven de Bonn, en Alemania.

Naser, por su parte, además del concierto para piano dirigirá dos obras más del célebre compositor: la Obertura Egmont y la Sinfonía Nº4.

Este concierto con la presencia destacada de Francesch es hoy a las 19.30 en la sala principal del Teatro Solís, y las entradas están en venta en Tickantel y boleterías a $ 200.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados