vea la fotogalería

El regreso de una artista completa

Julieta Venegas volvió a Uruguay tras cuatro años, y el Auditorio del Sodre agradeció su show impecable abandonando las butacas para bailar.

Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Julieta Venegas en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez

La uruguaya Eli-U tuvo la responsabilidad de poner en clima a los presentes. Acompañada de tres músicos, la cantante interpretó cuatro de las canciones más destacadas de su padre, Gustavo Pena (ente ellas "Mandolín" y "Cómo que no"), y la emoción quedó flotando, dándole paso a la artista principal de la noche.

Habían pasado cuatro años desde su última visita a Uruguay y Julieta Venegas estaba ansiosa por volver. Lo dijo varias veces anoche en el primero de los dos shows que dará en el Auditorio del Sodre de Montevideo (el segundo es hoy), ante un público afectuoso.

Es sorprendente la cantidad de hits que ha conseguido la mexicana en su carrera, y que logró agrupar en su presentación. Abrió con "Bien o mal" y predeciblemente cerró con "Me voy", y en el medio fue desempolvando aquellas canciones que hace 10 años o más la pusieron a sonar en las radios del Río de la Plata.

Venegas, acompañada de una buena banda, mostró su habilidad tanto en la guitarra como en el teclado y en el acordeón, y estrenó tres canciones de su nuevo disco, Algo sucede, que será editado en agosto. De que es una gran cantante, además, no quedaron dudas.

El público bailó espontáneamente hacia el final de la presentación, y se mantuvo de pie para un bis contundente en el que la mexicana incluyó una sensible versión de Eduardo Mateo. Se fue con una sonrisa, una ovación y con energías para repetir el show esta noche.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados