Entrevista

Raíces que se hicieron canción

El dúo Lume viene con su primer disco a la Sala Camacuá

Lume. Foto: difusión
Lume. Foto: Difusión

El primer disco de Lume es, además de una carta de presentación para acercarse al público uruguayo, una metáfora de sus vidas. Ella, Luana Baptista, es uruguaya de padre brasileño que hace cinco años se mudó a Brasil, y allí, en la Escuela de Música del Estado de San Pablo, conoció a Gui Augusto, paulista que por amigos músicos escuchaba a Eduardo Mateo, Fernando Cabrera, Juan Quintero y otros sonidos rioplatenses.

Lume
Video de "Tarde entera", corte de difusión del primer disco de Lume

Se hicieron amigos y tenían gustos parecidos a los que, sin ningún proyecto en mente, fueron convirtiendo en canciones. “Ella tenía una melodía y yo armonizaba. O yo le mostraba algo y ella lo continuaba”, cuenta Augusto a El País.

Entonces se fueron a vivir juntos, y en la convivencia nacieron tantas canciones como para más de un disco, temas que a donde iban compartían, y después la gente se los pedía.

Eso se fue dando naturalmente, pero había algo que tenían claro: querían hacer canciones con la raíz folclórica latinoamericana, pero no composiciones que solo fueran comprensibles para músicos, así que le mezclaron un sonido más pop; “accesible, pero con fuerza”, remarca Baptista, y explica que si bien hay otros instrumentos de apoyo, el foco está en las voces, la guitarra y el bombo legüero.

Fue Lucio Freitas, el coproductor del disco e ingeniero de sonido, quien los convenció de agregar otros instrumentos, porque su trabajo viene más de lo orquestal, con temas que incluso incluyen violines y clarinetes, lo que genera una tercera mirada en el sonido del disco.  

Augusto cuenta que les gusta mucho la música instrumental, entonces usan las palabras para generar imágenes, sensaciones y energía. "Los dos tenemos una conexión con la música que va mucho más por el sonido que por las palabras, que escuches las frases y te imagines algo", dice.

Al trabajar en simultáneo con el folclore rioplatense y los ritmos brasileños, Augusto y Baptista encontraron muchos lugares comunes, puntos de encuentro entre las tradiciones musicales de las regiones, "células rítmicas muy parecidas". 

"Hay un músico brasileño, Roberto Mendes, que me gusta mucho porque hace transgresiones de ritmos típicos a la digitación de la guitarra, mucho de Bahía, entonces hay una canción ("Passarim") en la que hago eso, pero con un ritmo pernambucano conocido como maracatú, y también le agrego percusión vocal", detalla Augusto. El maracatú es, para su compañera, un ejemplo de ritmo que se cruza con el candombe uruguayo. 

"Son ritmos hermanos, con sus características, pero con lugares muy parecidos", dice Baptista. Esta hermandad se refleja de forma inconsciente en casi todas las canciones de Lume, pero hay una, "Dança da nova era", en la que hubo un cruce consciente; "una parte es con ritmos de Bahía y la siguiente es candombe, Brasil y Uruguay en una canción", cuenta Augusto.

Lume
"Dança da nova era"; ritmos bahianos con candombe, de Lume

Les importaba, además, darle al disco una calidez que creían que solo podía tener si lo grababan en el living de su casa, el mismo que varias veces a la semana se convierte en espacio abierto para conciertos intimistas o lecturas de libros. Y así como su casa cobra vida por los otros, su disco, además de que cuenta con invitados, salió al mundo gracias a otros, por financiamiento colectivo.

"También queríamos grabar así porque creemos mucho en los discos de los años 70, cuando se hacía una inmersión, las personas pasaban cuatro o cinco días en un estudio y grababan en vivo, con todos juntos en el proceso conviviendo y creando", dice Baptista. 

Ahora, que ya tienen disco y nombre y que pasaron por el Teatro Décio de San Paulo, están listos para traer sus canciones a Uruguay, este sábado a las 21.00 en Sala Camacuá (entradas en Tickantel).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º