ENTREVISTA

Rada narra la historia de "Noites Do Rio", el disco en portugués que le dedicó a su madre

Ruben Rada habló con El País sobre "Noites Do Rio / Aerolíneas Candombe", el disco en portugués que le dedicó a su madre y que incluye la participación de Carlinhos Brown

Ruben Rada. Foto: Leonardo Mainé
Ruben Rada. Foto: Leonardo Mainé

Era una de sus grandes cuentas pendientes y ya le había adelantado la idea a El País en 2015. “Quiero dedicarle un disco en portugués a mi madre, Carmen Silva, que es brasileña”, dijo entonces. “Espero vivir para eso”. Pasaron seis años y unos cuantos discos, pero finalmente As Noites Do Rio / Aerolíneas Candombe llegó a las plataformas digitales.

“Siento que me saqué un peso de encima”, le comenta ahora a El País el músico de 77 años. “Ojalá sea cierto eso de que las almas andan volando por ahí y que mi vieja esté disfrutando de este disco, inspirado en el amor de su hijo. Me siento muy feliz”.

Y basta con escuchar “Chão da Mangueira”, esa mezcla entre samba y candombe que abre el disco y que grabó junto al brasileño Carlinhos Brown, para darse cuenta de que la espera valió la pena. Se trata de su mejor disco en años.

Basado en la unión entre la música brasileña y uruguaya, Rada entrelaza bossa-nova, candombe, baiao, tango y samba con total naturalidad y genera la sensación de que esas fusiones siempre hubiesen estado en la vuelta. Y no es una casualidad; la experimentación constante es la esencia de la obra del artista que siempre definió su estilo como world music.

Y As Noites No Rio muestra la nueva cara de una leyenda local que siempre está cambiando. Salvo la emotiva balada rockera “Nada Sem Seu Olhar”, las 11 canciones del álbum están cantadas en portugués. Y el desafío de abordar otro idioma le aporta nuevos matices a cada interpretación. “Es una música tranquila, y lo más importante es la armonía y la musicalidad para que se entiendan las letras y la emoción. Canto como si fuera Gilberto Gil, Chico Buarque o Tom Jobim”, define.

Esa delicadeza atraviesa las preciosas “A Menina Do Chapéu Azul”, “Baiâo é Água Espraiada” y “Día da Morena”. Los fanáticos de discos como Totem, Magic Time y En familia no tienen motivos para preocuparse. Noites Do Rio también presenta a ese artista que alcanza el grito desesperado cuando se compromete de verdad con el mensaje. Y es allí donde brillan “Carolina”, “Brasil” y su versión de “Travessia”, de Milton Nascimento.

Además del canto en portugués, la novedad está en el abordaje de las letras. Por primera vez en años, la mayoría de las canciones fueron compuestas por otro artista. Se trata de Ronaldo Bastos, el hombre detrás de clásicos de Milton Nascimento, Elis Regina y Gal Costa.

Bastos tiene un crédito extra en este proyecto porque, sin él, es posible que el álbum no se hubiese concretado. “Un angelito amigo de mi madre se posó en Ronaldo”, comenta Rada. “Él vino a Uruguay y la vida quiso que lo conociera”.

Es que en una visita de Bastos al país, los artistas se encontraron mientras el poeta se quedaba en la casa de Tamy, la cantante con quien Rada canta la relajada “Día da Morena”. “Le dije que estaba enamorado de sus letras”. Cuando le comentó que tenía pendiente ese disco en portugués, Bastos le propuso encargarse de las letras. Rada aceptó de inmediato.

“Lo apabullé porque él es lento para escribir”, reconoce ahora. “Le mandé las canciones tres meses antes, pero él se toma su tiempo para escribir. Tiene que tener la melodía y la canción aprendida para componer”. Tardó siete meses, pero cuando recibió el resultado, Rada quedó sumamente satisfecho. “Me encantó la dulzura de ‘A Menina Do Chapéu Azul’ y la letra comprometida de ‘Brasil’”.

Con las letras a mano, Rada se metió en su estudio junto a Gustavo Montemurro —“hizo un gran trabajo de producción”, asegura— para empezar a saldar su deuda. El álbum también incluye la participación de Matías, Lucila y Julieta Rada —la presencia de sus hijos le aporta aún más emoción al álbum—, Nacho Mateu, Federico Righi, Nelson Cedrés, Fernando “Lobo” Nuñez, Nicolás Ibarburu, Roberto “Palito” Elissalde y el cantante brasileño Silva, con quien grabó una dulce versión de "A Menina Do Chapéu Azul".

Para completar el homenaje, la portada del álbum presenta una foto de Rada junto a su madre. “Es la única que encontré en la que ella me tenía en brazos”, dice. “Estaba toda arruinada, pero es una alegría enorme porque ahora la mami va a estar en la casa de mucha gente”, comenta.

Este es un nuevo tributo a Carmen, quien llegó de Santana Do Livramento junto a su madre y sus cuatro hermanas para trabajar como empleada doméstica. En los últimos años ya le había compuesto las emotivas “Madre Carmen” y “Mamá Blues”. “Este es mi agradecimiento a ella porque, siendo una mujer muy pobre, me enseñó muchos valores y luchó para que sea una persona decente”.

“Yo me hice famoso por el apellido Rada, pero mi madre fue la que realmente se rompió el lomo por mí. Cuando estuve internado por tuberculosis entre los dos y los cuatro años, ella fue la única que me fue a ver”, dice.

As Noites Do Rio salió el viernes, pero Rada ya se entusiasma mientras habla de su próximo disco. Está grabando versiones de clásicos de Pablo Milanés, Fernando Cabrera, Tim Maia y José Luis Perales en clave de candombe. “Cuando lo escuches te vas a morir”, asegura.

El ritmo incansable de su trabajo también está influido por la edad. “Es el susto de estar viejo y de saber que te podés ir en cualquier momento”, comenta. “Cuando yo me vaya, va a haber cinco discos que nadie conoce. Quiero dejar mi música; alguno la va a encontrar”. Para Rada, el trabajo constante es parte del legado de Carmen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados