Crítica

Queen halló el remplazo ideal para Freddie Mercury y lo demuestra en su nuevo disco

Con Adam Lambert como líder vocal, la banda inglesa editó "Live Around The World", un repaso a los últimos seis años de actuaciones en vivo

Queen
Brian May, Adam Lambert y Roger Taylor, la última formación de Queen mantiene viva la llama

Lo de Queen es a esta altura más un fenómeno de marketing al servicio de la supervivencia, que un hecho artístico. El año que viene se cumplirán 30 años de la muerte de Freddie Mercury, la mayor razón para la existencia de la banda y sin embargo sus sobrevivientes han podido mantener a Queen a flote.

De los originales quedan Brian May y Roger Taylor (el bajista John Deacon hace rato abandonó la cruzada), quienes le han encontrado la vuelta al negocio. El éxito de la edulcorada biopic sobre Mercury (Bohemian Rhapsody) les extendió la vida útil ahora con la presencia (y la voz) de Adam Lambert quien, como quien no quiere la cosa ya aporta desde hace 10 años como frontman.

Así, firmado como Queen + Adam Lambert, Live Around the World recopila los mejores momentos de más de 200 conciertos en los últimos seis años. Son todos masivos (a juzgar por el entusiasmo del público, por ejemplo, en la rutina de los Ay-Ohs que sigue a “Radio Gaga”) e incluyen locaciones en Brasil, España, Australia, Japón e Inglaterra, demostrando, también ahí, la permanencia de la banda en el gusto popular.

Una buena parte de esas versiones fueron tomadas de la actuación en febrero en un concierto a beneficio a a la lucha contra los incendios en Australia, donde recrearon su aclamada actuación en Live Aid, el show de 1985 que cierra la película Bohemian Rhapsody y es uno de los hitos de la banda.

Aunque Mercury es insustituible, acá están algunas de esas canciones que sabemos todos. Lambert, quien surgió el show de talentos American Idol y es el tercer cantante en ocupar el puesto (después de una fugaz participación de George Michael y una olvidable temporada con Paul Rodgers) y claramente había nacido para la misión. Su voz es potente y tiene la desfachatez y los aires de drama queen que requiere el cargo.

Eso ha hecho que, más allá de lo insustituible del malogrado Mercury, Queen esté ahora en su estado más presentable para repasar su amplio cancionero. Con un repertorio de ese porte no se precisa componer nada nuevo porque, después de todo, se sabe lo que la gente quiere escuchar.

Por eso acá están “Bohemian Rhapsody”, “Radio Ga Ga”, “Crazy Little Thing Called Love”, “We Will Rock You”, “Hammer to Fall”, “The Show Must Go On”, “Radio Ga Ga”, “Under Pressure” (con Taylor haciendo el papel de Bowie del original), “We Are the Champions”, “Don’t Stop Me Now, “Fat Bottomed Girls” y “I Want to Break Free”, entre otras. La lista incluye dos canciones de Mercury solista “Love Kills” y “I Was Born to Love You”, lo que es todo un reconocimiento.

La selección de 20 canciones es, claro, conservadora, porque ha quedado claro que el Queen después de Mercury ha sido consciente de que donde está la razón de su éxito. Sin embargo el disco funciona para comprobar que, por fin, la banda encontró un cantante a la altura del desafío. Sabiendo de antemano lo que van a hacer con sus partes May y Taylor (lo vienen haciendo así de igual por los últimos 50 años), la mayor sorpresa pasa por Lambert que consigue transmitir algo propio e interesante a lo que bien podría haber sido un karaoke en el que se copiaran clisés.

Eso lo deja bien claro en la rendición de clásicos con despliegue vocal como “Somebody to Love” o “Crazy Little Thing Called Love”, en los que consigue despegarse del antecedente. Hay quienes, con oído más cultivado que este cronista, aseguran que Lambert es capaz de llegar a notas que no alcanzaba Mercury.

En definitiva, no va a cambiar la opinión de muchos sobre las canciones de Queen, pero sí que Live Around the World puede renovar el interés: permite escuchar los viejos éxitos en versiones sutilmente distintas y, capaz, que con nuevo encanto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados