Clásica

Una puesta de Otello que se hizo esperar y es excelente

Otello es la penúltima ópera de Giuseppe Verdi y fue estrenada en el Teatro Scala de Milán el 5 de febrero de 1887 bajo la dirección del maestro Franco Faccio con el tenor Francesco Tamagno como Otello, la soprano Romilda Pantaleoni como Desdémona y el barítono Víctor Maurel como Jago.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Elogiado: Uruguay demoró 35 años en ver a un Otello: ahora se ve uno de calidad excelente.

A diferencia de otras óperas que tardaron años en ser representadas en Montevideo Otellose estrenó en el Teatro Solís el 4 de agosto de 1888 e increíblemente el papel de Desdémona fue realizado por la misma soprano que estrenó la obra. En Monteideo se ha representado 35 veces, aunque en el Sodre esta es la tercera vez: la primera fue el 23 de agosto de 1932 y la segunda el 5 de octubre de 1980.

Si bien Tamagno fue el primer tenor que la cantó, nunca consiguió encarnar el difícil rol de Otello como el compositor deseaba. El 19 de febrero de 1889 canta Otello en la Scala el tenor uruguayo José Oxilia quien sería el intérprete que soñó Verdi. Así lo confirman sus palabras cuando en una de las representaciones exclamó: "Ecco il mio Otello".

El público montevideano tuvo la suerte de poder escuchar y juzgar a ambos tenores en ese rol, a Oxilia en 1890 y a Tamagno en 1896.

La Ossodre bajo la dirección musical del maestro chileno Pedro Pablo Prudencio concertó musicalmente muy bien el espectáculo y logró que la orquesta sonara con expresividad y calidades. El joven y talentoso régiesseur argentino Pablo Maritano hizo una puesta en escena excepcional cuidando al máximo todos los detalles, logrando un magnífico resultado.

El Coro Nacional del Sodre preparado por su director Esteban Louise rindió en excelente forma como nos tiene acostumbrados en este tipo de repertorio. Tanto la escenografía como la iluminación que ofreció Enrique Bordolini fue de una calidad pocas veces vista en nuestro país. El vestuario que presentó Sofía Di Nunzio sin ser de un lujo excesivo fue muy acorde a la época representada.

El tenor argentino Enrique Folger quien debió asumir a último momento el estreno de la ópera (por una faringitis del titular Carlos Ventre) y su debut como Otello lo hizo de brillante forma, con una excelente actuación y una potente voz en todo su registro que por momentos nos hizo recordar a las pocas pero inolvidables grabaciones del tenor José Oxilia.

Desdémona fue interpretada magistralmente por la soprano chilena Maureen Marambio. Desde su debut en Montevideo en el 2013 vaticinamos que estábamos en presencia de una voz única por su increíble volumen , por su timbre puro y cristalino por su perfecta dicción y su expresividad vocal. Y no nos equivocamos: fue indudablemente dentro de un estupendo elenco lo más destacado de la noche. Su Desdémona es digna de ser representada en los mejores teatros del mundo. El paulistano Rodolfo Giugliani encarnó al personaje de Jago, uno de los roles más difíciles de barítonos verdianos en forma estupenda . Lució su extenso registro vocal con admirables matices sobretodo en la zona aguda realizando con maestría hermosos filados. La interpretación escénica de su diabólico papel fue notable. La joven mezzosoprano peruana Bettina Victorero en el papel de Emilia tuvo un correcto desempeño escénico siendo superada vocalmente en ocasiones por el volumen de la orquesta y los demás solistas. El tenor compatriota Gerardo Marandino como Cassio está en su mejor momento de auge vocal .Con su clara emisión ,su timbre hermoso y brillante acompañado por un excelente dominio de la escena constituye sin lugar a dudas uno de nuestros mejores tenores de la actualidad. El bajo salteño Marcelo Otegui en el rol de Lodovico volvió a lucir su expresiva voz no obstante su corta participación. El barítono Álvaro Godiño como Montano,el tenor Javier Cordero como Roderigo y el bajo Marcelo Sosa como un heraldo se desempeñaron dignamente en sus respectivos roles.

Después de 35 años sin escuchar Otello el público montevideano tuvo el placer de asistir a una presentación marcada por la excelencia.

Otello.

De Giuseppe Verdi. Orquesta Sinfónica y Coro Nacional del Sodre. Director Musical: Pedro Pablo Prudencio. Director Escénico: Pablo Maritano. Director del Coro: Esteban Louise. Escenografía e Iluminación: Enrique Bordolini. Vestuario: Sofía Di Nunzio. Elenco: Enrique Folger, Maureen Marambio, Rodolfo Giugliani, Bettina Victorero, Gerardo Marandino, Marcelo Otegui, Álvaro Godiño, Javier Cordero y Marcelo Sosa. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: 6 de noviembre. Las próximas funciones son el 11, 13 y 14 de noviembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados