Totó La Momposina

"Yo estoy en un proceso de evolución constante"

Hace dos años recibió el Grammy Latino a la Excelencia Musical pero, lejos de jubilarse y disfrutar de los reconocimientos, Totó La Momposina sigue cantando.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Mi filosofía siempre fue que lo viejo es lo nuevo y lo nuevo es lo viejo", dijo.

La discográfica Real World de Peter Gabriel editó este año Tambolero, una recopilación que concentra lo mejor de su carrera. La pregonera de la música ancestral de Colombia, figura fundamental de la música sudamericana, conversó con El País.

—¿Hay algo del folclore uruguayo que le interese?

—Estoy en la tarea de estudiar las músicas del mundo, porque sí he oído la música uruguaya, pero resulta que uno tiene que hacer trabajito de campo porque hay cosas bastante modernas, y uno tiene que encontrar la esencia verdadera. Lo que sé es del concepto de carnaval, esa fiesta bien importante.

—En Tambolero aparecen dos canciones inéditas, "Gallinacito" y "Tambolero". ¿Por qué no habían aparecido hasta ahora?

—"Gallinacito" porque estaba escondida por ahí (se ríe), y cuando me di cuenta dije: "¡ay, no he cantado el Gallinacito!". Y "Tambolero" también estaba en el fondo, porque como tenemos bastante material hay mucho para reciclar en la memoria.

—¿Cómo surgió Tambolero?

—La Real World tiene bastante material mío con los tambores. Y ahora yo estoy en mi proceso de evolución constante, entonces te pones a escuchar las cosas que hiciste de joven y ves que hay un gran material virgen. Porque mi filosofía siempre fue que lo viejo es lo nuevo y lo nuevo es lo viejo. El resultado es un sonido universal, porque la música ancestral lo es. Estoy escuchando Mozart y me erizo, dan ganas de llorar.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—¿Se logra emocionar fácilmente con ese tipo de música, o con toda la música?

—Con todas, porque las músicas ancestrales son el reflejo de las civilizaciones de los pueblos, demostrada a través de los procesos de evolución.

—¿Qué tiene de especial la cultura colombiana?

—No es sólo la música. Pienso que las herencias ancestrales tienen que ver con la filosofía de vivir, de cómo comer, los parámetros de vida. Todas esas cualidades se adquieren a través de lo que se puede dejar de generación en generación en los pueblos. Cuando uno deja de tener la sensibilidad a través de las artes y se vuelve una persona que sólo quiere tener muchas cosas, entonces está grave.

—En alguna entrevista usted ha dicho que el pueblo que no respeta su música ancestral está herido, y que debe curarse.

—¡Pues claro! Está heridísimo (se ríe). Los pueblos que han conservado su cultura están haciendo su trabajo. En la China tienen su música, en África también; los tambores de Burundi son de Burundi. Y en Argentina escuchan el tango.

—Pero para eso también se necesitan referentes y en Colombia está usted. ¿Cómo es la relación del pueblo con las canciones de Tambolero?

—Bueno, ha ido evolucionando, pero los medios de comunicación influyen mucho. Si la televisión y la radio no pasa tu música eso se va olvidando, entonces en los países que están siempre en guerra no se habla ni de los buenos modales ni de la buena música.

—¿Es una motivación para que usted siga en actividad?

—Claro que sí, porque ahora es cuando más hay que mostrar la música ancestral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados