Controversia

El polémico funk brasileño baila entre violencia e identidad cultural

Defensores y detractores hablan de un género que cada vez gana más terreno. 

MC Kevinho - Olha a Explosão. Foto: difusión
Vea el video de "Olha a explosão" un funk brasileño de Mc Kevinho

"La joven caliente se pone loca y se nos tira" es una de las primeras frases de la canción de funk brasileño "Bum bum tam tam", que en español es algo así como "culo culo, tam tam" y que comenzó este año como una de las más escuchadas no solo en Brasil sino en toda América Latina.

"Ven con tu culo, ven tráeme tu culo", continúa el tema del joven de 23 años Mc Fioti, que junto a Mc Kevinho y su "Olha a explosão" (Mira la explosión) son los brasileños funkeros mejor situados en las listas de éxitos de América Latina de la plataforma musical Spotify en este comienzo de año.

El funk brasileño, que comenzó como un género limitado a las zonas marginales, vive una fuerte expansión de su cuota mercado e impacto económico y, según relató a Efe el director cultural de la Liga do Funk, Ricardo Sucesso, "mueve ciertamente millones de reales".

Su creciente éxito, agregó, se explica porque "hoy en día es el género en el que un mayor segmento de la juventud brasileña se identifica".

El funk gana terreno en el panorama cultural brasileño, creciendo con irreverencia y sin pedir permiso, pero siempre acompañado de gran controversia por sus letras.

El éxito del funk brasileño, también conocido como "funk de favela" por sus orígenes, es directamente proporcional a las críticas y polémica que suscita entre parte de la sociedad, que le acusa de ser un género pobre en creatividad y basado en un lenguaje soez y vulgar, centrado en sexo y violencia.

Esta misma semana la polémica volvió a salpicarle por la retirada de Spotify de la canción "So surbinha da leve", que en español puede traducirse como "Solo una orgía pequeña" y señalada de hacer apología a la violación, debido a letras como "Dale bebida/ después introdúcele el pene/ déjala en la calle".

El sexo y el cuerpo de la mujer es a este género musical lo que el saxo al jazz, el problema que le achacan muchos detractores es que sobrepasa los límites y sus letras se convierten en un relato obsceno y muchas veces misógino y machista, que abandera una excesiva promiscuidad y violencia.

"Algunas de estas canciones son machistas" reconoció Sucesso, "como lo es toda la sociedad", añadió al admitir que "algunas" están basadas en sexo o en el cuerpo de la mujer pero "no es diferente que los relatos de otros estilos más aceptados como rap, samba o forró".

"El funk americano creado por James Brown tenía como esencia la realidad del gueto, relatando situaciones cotidianas y exaltando otras como el olor de los cuerpos en el momento de una relación sexual" subrayó.

El funk brasileño nació en la década de los noventa en las favelas de Río de Janeiro, por eso en un comienzo recibió el nombre de "funk carioca" y era el ritmo y el relato de la vida de los jóvenes de las zonas más pobres y deprimidas de la Ciudad Maravillosa.

Es precisamente por este origen marginal por lo que muchos de sus seguidores afirman que está estigmatizado y se escucha con muchos prejuicios desde las clases acomodadas, ya que, según Sucesso, "retrata sin tapujos la cruda realidad de las periferias del país".

A sus admiradores les gusta establecer una analogía entre la situación actual del funk con la samba a principios del siglo XX, si bien ahora es muy aceptada y considerada como una de las principales manifestaciones de la cultura brasileña, en sus comienzos fue criminalizada por su origen negro y su esencia sensual.

En 2009, la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro aprobó por unanimidad el proyecto de ley que convertía al funk en "movimiento cultural y musical de carácter popular" y revocó la ley de 2008 que imponía restricciones a la realización de "bailes funk".

En los últimos años esta música traspasó las fronteras de la periferia y cada vez más adolescentes de todas las clases sociales bailan al son "de este envolvente ritmo", expresó Sucesso.

"Suena en las series de televisión y anuncios y a nivel internacional, hasta Madonna bailó el funk de Mc Kevinho", añadió en referencia a un vídeo que colgó la famosa cantante en sus redes sociales en octubre pasado, en el que la reina del pop ponía a sus hijas la canción de "Olha a explosao" para "trabajar el portugués" de las niñas.

"Se trata de una expresión musical que relata en sus letras la realidad, las historias, los deseos y anhelos de jóvenes de periferia", concluyó Sucesso.

Son los jóvenes que conviven con la violencia, el sexo temprano o las drogas en su día a día y que ven reflejada su vida en el funk.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)